“Don Fortunato y la Fortuna”

iad04(Por: Iván Arias Durán, 10 abril).- “En Bolivia te pueden perdonar todo menos tu esfuerzo y tu prosperidad”, me dice don Fortunato Maldonado que, a sus 71 años y con 1,59 de altura, es reconocido competidor  del Dakar y dueño de una de las empresas más modernas y exitosas de prospección, y exploración minera a través de sondajes en diamantina.

Don Fortunato nació en Uncía (1946). Su madre murió a los pocos meses y su padre, y abuelos cuando él era muy niño. Siendo huérfano, un tío que trabajaba en la mina Milluni se lo trajo para criarlo y que le ayude en los quehaceres del trabajo. “A mis 12 años tuve que escapar de mi tío porque en una caída rompí lo que en aquel tiempo era un lujo: una bicicleta. No me iba a perdonar, así que me escape a Perú, luego a Chile, donde trabajé de todo”, cuenta.

Para regularizar su situación en el vecino país, a sus 17 años retornó para hacer el  Servicio Militar y luego tramitar su pasaporte. “Trabajé en el norte de Chile con un gringo que tenía un almacén. Empecé de abajo y terminé llevando parte de su contabilidad”, dice.

Cuando llegó a Bolivia su tío era un reconocido dirigente minero de Milluni y de la otrora gloriosa Federación de Mineros. El volver a la casa familiar, aparte del cuartel, lo vínculo con las actividades políticas de su tío. “Eran tiempos en que la izquierda era fuerte y estaba de moda.

Jóvenes mineros nos reuníamos secretamente con un señor que nos hablaba sobre algo importante que iba a pasar y que para ser actores de ese hecho histórico debíamos irnos hacia el sur de Bolivia. Después comprobé – lo dice aún con asombro – que ese señor que se presentó con otro nombre, había sido el Che Guevara”.

Don Fortunato no fue a Ñancahuazú porque recién había empezado el cuartel. En sus  andanzas con el tío casi también se va al monte con Ernesto Paz, a Teoponte. “Los hijos del Che, murieron acribillados, sacrificados por una revolución que soñaron pero nunca vieron”, dice.

Antes que acabara la dictadura de Banzer conoció a un exiliado Chileno que le sentenció: “Pelao, no hay revolución, es una mamada. Morimos por una utopía que la corrompen los vivillos”.

Don Fortunato que admiraba a ese exiliado porque era bien formado políticamente, moralmente intachable y que vivía pobremente y  olvidado por su partido, y sus amigos, le preguntó por qué le decía eso. “Piensa en ti. La mejor revolución es la que harás en vos y ése es el mejor aporte que le darás a tu patria”. Mirándole fijamente a los ojos le dijo: “Agarra un fierro, trabájalo, luego otro, únelos y así con otros fierros haz escaleras, construí tu destino”.

Masticando y entendiendo el mensaje de su amigo exiliado que murió años después, don Fortunato empezó a comprar fierros y ahí se topó con su  destino. “Era  medianos del 85 – cuenta – fui a la feria 16 de julio. Ya había aprendido  harto sobre la calidad de los hierros, de las brocas y demás. Ahí, en medio de mil  hierros sucios, encontré una pequeña broca de diamantina. El del puesto no sabía que tenía algo muy valioso. Me lo vendió en 600 pesos bolivianos. La misma,  reciclada, la  vendí en Lima, Perú, en 7 mil dólares”.

Ahí empezó la travesía empresarial de don Fortunato, que bajo el lema “Bolivia es un país de oportunidades”, en 1992, fundó lo que hoy, en base a tecnología e innovación, es la mejor compañía de perforaciones de Bolivia: Maldonado exploraciones, que ofrece servicios en superficie como en interior mina en base a perforación a diamantina, orientación de muestras y alquiler de equipo pesado.  Sus servicios en Bolivia son vitales para los emprendimientos mineros, ya sean públicos o privados. También ofrece servicios en Chile, Paraguay y Argentina.

“En Chile se ha prospectado, explorado y  cuantificado el potencial minero para los próximos 100 años”, dice.

Padre de dos hijos y con 45 años de matrimonio dice que las necesidades son madres de la prosperidad. Su hijo Carlos, de formación administrador y gerente de la empresa, me dice que la base del éxito de su padre es la disciplina y el amor al trabajo. “No se puede perder el tiempo, siempre hay algo que hacer. Todos los días empezamos a las seis de la mañana, desayunando toda la familia, y acabamos a las 11 de la noche”.

Con orgullo, Carlos señala que su padre “vivió muchos años en el norte de Santa Cruz, con los primeros colonizadores  japoneses que llegaron a Bolivia”. “Esas personas vinieron con las manos vacías y hoy  son prósperos empresarios. Su éxito radicaba en el amor al trabajo y a las ganas de superarse. Mi padre lo aplicó para él y lo aplica para nosotros”, asegura.

Don Fortunato, que no salió siquiera bachiller, considera que al profesional boliviano le falta dejar su zona de confort y mostrar mayor actitud, y aptitud. “No es bueno que a todo le busquemos pretextos para no hacer. No es bueno tenerle miedo a lo desconocido. Cuando se trabaja no hay fiestas ni feriados como pretexto. Es lo peor posponer las soluciones. Un deseo no cambia las cosas, sí una  decisión con acción, Si el profesional no asume la crítica como instrumento para  superarse y sólo la ve como insulto está perdido. No hay que vivir por lo que dicen,  sino por lo que haces”, afirma.

El dolor siempre ha sido el compañero de don Fortunato pero también su motor para  impulsarse. “Uno de mis hijos, se suicidó a los 11 años como resultado de lo que hoy llaman bullyng escolar.

Esa tragedia me enseñó el valor de los hijos y de la familia, y que, si bien trabajamos para que no sufran como uno, es más valioso el  amor que les damos”, expresa.

Me despido de este hombre ejemplar – que el próximo año volverá a competir en el Dakar – con una frase que revolotea en  mi mente y que la dijo , mientras tomábamos un café: “El juicio llega en vida, no hay que esperar la muerte”.

 

/*Iván Arias es ciudadano de la República de Bolivia/

//**Los textos reproducidos en este espacio de opinión son de absoluta responsabilidad de sus autores y no comprometen la línea editorial plural – liberal de este medio de comunicación/

“Memes y corrientes de opinión”

vvbb

(Por: Andrés Gómez Vela, 9 abril).- Desde la llegada de las redes sociales a nuestras vidas, los memes se han convertido en generadores de corrientes de opinión pública. El éxito de uno se mide en la cantidad de veces que es compartido, reproducido, reenviado o en el número de opiniones que genera.

Y para tener el pulgar levantado de la sociedad que habita las redes sociales un meme debe contener filosa ironía y fino humor entre la grafía y la fotografía. Su texto, imagen y contexto componen una unidad comunicacional que subraya paradojas, resalta incoherencias, destaca lo insólito o revela lo increíble de un ceremonioso evento. Son virales cuando desde la ficción reflejan sin ambages la realidad o la verdad de un hecho.

Un meme cumple su propósito cuando la realidad virtual que está en sus elementos informativos y comunicacionales tienen un ancla en la vida real, entonces, son bombas lingüísticas que causan estallidos de sonora risa popular, o cuando menos causan la sensación de un edulcorado sarcasmo en la consciencia pública, donde cada uno termina con una apretada risita en su intimidad.

Un meme sin correlato en la realidad o inventado para calumniar, difamar e injuriar causa rechazo popular. Aunque, con un poco de suerte puede tal vez generar dudas en la comunidad de internautas, pero difícilmente (mas no imposible) será exitoso como aquellos que han surgido del humor espontáneo de la sensibilidad colectiva.

Los mejores memes casi nunca nacen en los gabinetes de comunicación del poder, preocupados de descalificar periodistas, adversarios, dirigentes sindicales, analistas o librepensantes. Nacen en las charlas de café, en los bares, en las plazas, en las calles, en el minibús y en los grupos de WhatsApp, que, a estas alturas de la ciberhistoria, se han convertido en la antesala de lo público. Nacen en libertad y no bajo férreas líneas ideológicas.

El poder es muy serio como para divertirse con memes. Está más preocupado en infundir temor a sus acólitos, enemigos y librepensantes que en la risa popular. El poder casi siempre disfruta con el sufrimiento del otro y se enerva cuando se ríen de él y encima en su cara.  Por sus características imperiales no se ríe de sí mismo y no acepta ser objeto de burla, cuando sucede algo así no paga humor con humor, sino con violencia o represión.

En verdad, es contranatura la risa en los labios del poder; no cuenta chistes, menos hace memes, pero su exagerada solemnidad o ridiculez suele desternillar de la risa a la sociedad.

Justo estos días y en estas nuevas circunstancias recordé a mi profesor Carlos Suárez que, en una de las clases en la Universidad Católica Boliviana, dijo que la opinión pública no existía, sino sólo la opinión publicada de unos cuantos letrados.

Estoy seguro que ahora no diría lo mismo porque la opinión pública no nace ya solamente en las tertulias radiofónicas, los sets de televisión, las páginas de opinión de los diarios, sino fundamentalmente en los creadores de memes, que con unas palabras y una buena composición fotográfica o gráfica pueden voltear una forma de pensar y hasta cambiar el humor de la comunidad.

No es la parte neurálgica de la opinión pública, pero cada vez más es un enorme caudal alimentado por personas que no necesariamente han leído 30.000 libros, pero sí están bien informados y tiene un innato talento de humor.

Ahora, si asumimos que la democracia es nada más que el gobierno de la opinión pública y entendemos a la opinión como la expresión entre la ignorancia y el conocimiento, podemos concluir que los memes gobiernan la opinión pública.

 

/*Andrés Gómez es periodista/

//**Los textos reproducidos en este espacio de opinión son de absoluta responsabilidad de sus autores y no comprometen la línea editorial plural – liberal de este medio de comunicación/

“Lo que le duele, lo que nos duele”

sello-opinion(Por: Iván Arias Durán, 4 abril).- “Duele abandonar el país”, decía el Presidente, cuando, este jueves, subía a su avión para irse a curar a Cuba de un nódulo en la garganta. Pero más duele que en 11 años de Gobierno no haya sentado las bases de una atención médica moderna y universal.

Nos duele que los jerarcas puedan gastar miles de dólares y frondosas comitivas para hacerse operar de los chasquidos en su garganta, y el pueblo no pueda salir al exterior a hacerse curar de enfermedades mucho más críticas.

Duele que en 11 años de bonanza económica no tengamos hospitales de tercer nivel dignos y que, el otrora destructor de imperios y luchador de la dignidad nacional  termine en manos de médicos extranjeros, en desprecio de los propios médicos bolivianos, a los cuales repudia.

El régimen de Maduro, al anular al Congreso, borra el último vestigio de democracia, convirtiéndose en dictadura, y duele que los detentadores del poder, sin mediar análisis, a nombre de todos los bolivianos, a través del Canciller, experto en artes orientales de la meditación antes que en diplomacia internacional, salga a defenderlo y apoyarlo incondicionalmente: “A nombre del Gobierno y del pueblo boliviano, expresa su solidaridad e incondicional apoyo a la hermana República Bolivariana de Venezuela ante un nuevo ataque y acoso político que intenta fracturar la democracia, desestabilizar al gobierno del presidente Nicolás Maduro y desconocer la Constitución Venezolana”.

Punza escuchar cómo los caciques de las organizaciones pretorianas del Chapare respaldan el comunicado del Gobierno y reiteran que la revolución bolivariana jamás será vencida. ¿Qué nos están diciendo con esto? Que los bolivianos nos vayamos haciendo la idea que de aquí tampoco los moveremos. Que aprendamos de Venezuela, que ése es el camino que van a seguir y que nadie los va a sacar de la plaza Murillo. En nuestras caras pálidas y oscuras nos están machacando que ése será el derrotero de la política boliviana.

Duele que los bolivianos veamos en el espejo lo que nos espera. Es decir, al igual que los venezolanos, los bolivianos debemos empezar a diseñar escenarios en los que el actual Gobierno no va convocar a ningún acto electoral nacional en el que la victoria de su candidato no les esté asegurada. En Venezuela, desde el año 2015, no se realizan, bajo pretextos inverosímiles, elecciones a gobernadores, ni alcaldes porque saben que en un 90% de ellas, a pesar del montado fraude, el gobierno las pierde.

Con muy buen criterio Puka Reyes Villa planteó (3/02/17) que en Bolivia deberíamos tener una necesaria “pausa electoral” para certificar los procesos y dar curso a la auditoría al padrón, que tiene más de 80 observaciones realizadas por la Unión Europea y la OEA. Pero duele que la fábrica de votos, el TSE, insista en llevar adelante referendos autonómicos en más de 30 municipios, en julio de este año. ¿Cuál el objetivo? ¿Profundizar la autonomía? ¡Winflas! Es aceitar al máximo el mecanismo que garantice, en caso verse forzados de ir a elecciones, la victoria del candidato oficialista.

No les importa el padrón y tener un proceso electoral limpio y transparente. Los referendos autonómicos son el pretexto para preparar la maquinaria del fraude y por ello deberíamos pararlos, y denunciarlos como tales.

También duele, señor Presidente, que use la noble causa del retorno al mar que todos apoyamos para sus fines mezquinos y que nos pueden llevar a perder más que a ganar. Con muy buen apunte, el doctor Ronald Torres Armas hizo conocer un exhorto a todos los bolivianos en sentido que “la impertinencia y el triunfalismo oficial están provocando una agudización de la confrontación con Chile, tan inútil como imprudente”. Y es que las bravuconadas tienen límites. Torres nos recuerda que  Chile “en su afán disuasorio refuerza permanentemente su potencial militar. Recientemente ha comprado más de 500 tanques Leopard II, más de 50 aviones F-16, submarinos scorpene con lanzadores de misiles contra objetivos aéreos y ha cambiado todos los fusiles de asalto de su Infantería de Ejército  y Marina. Dispone de 15.000 nuevos fusiles de asalto heckler & koch (hk) G36C; la infantería de Ejército es íntegramente blindada en porta tropas a orugas; su marina de guerra ha construido, en Concepción y Talcahuano, bunkers y refugios antiaéreos. La pregunta es: ¿para qué y contra quién?”

Duele cómo la mesura, que debía ser la norma en nuestras relaciones diplomáticas, ha estado caracterizada por la improvisación y declaraciones altisonantes, que en vez de ayudar a nuestras justas causas, las perjudican. “No provoquemos. Que los políticos se abstengan de opinar lo que no saben, por sólo ‘aparecer’, o por reforzar una opinión desfachatada. No hagamos, pues, demagogia. Evitemos palabras sediciosas, podemos desencadenar la tragedia. Debemos aprender la lección histórica de que nuestros optimismos terminan siempre en desilusiones. Ha quedado claro que aún si el fallo de la CIJ fuera enteramente favorable no ‘entregara’ soberanía a Bolivia, lo máximo que podría determinar es que se ‘negocie’ la cesión de soberanía comprometida y que la forma, los alcances, y los plazos de esa eventual negociación es algo que tienen que negociar los dos países de forma bilateral”.

Como podrá comprobar Su Excelencia, sus dolores están muy lejos de los dolores de los que amamos la vida, la democracia y la patria. Que se sane y súmese a combatir los dolores de todos los bolivianos. Lo esperamos.

/*Iván Arias es ciudadano de la República de Bolivia//

//**Los textos reproducidos en este espacio de opinión son de absoluta responsabilidad de sus autores y no comprometen la línea editorial plural – liberal de este medio de comunicación/

 

PREPARANDO FORMATO MULTIMEDIA: http://www.visorbolivia.com

vvbb

LA NACIÓN HUARCAS

huarcas-03

(Por: Boris Bernal Mansilla, 4 abril).- El Pachakuti o el retorno a la tierra en este tiempo conlleva recuperar la memoria de nuestros ancestros, materializada en nosotros (Estantes y Residentes del Municipio de Mocomoco) en la reconstitución del territorio de la región del Collao que comprendía antiguamente la mitad norte del Qullasuyo de Vilcanota hasta la Marka Pakajaqi de Qaraqullo, este territorio estaba constituido por una pluralidad de naciones (K´anas, Qanchis, Qullas, Lupacas,  Pakajaqi, Kallawaya, Uru y Huarcas) con una diversidad de saberes, prácticas y conocimientos.

Es en ese marco que venimos caminado tras las huellas de la cultura y Nación Huarcas del norte del departamento de La Paz hace más de siete años, su territorio actualmente comprendería los municipios de Mocomoco, Humanata y Puerto Acosta de la provincia Camacho.

Hasta la fecha no existe una investigación o publicación que haya podido profundizar sus estudios sobre la Nacion Huarcas, es por eso que tenemos hoy el privilegio y la responsabilidad de Dirigir el “Proyecto Huarcas” y presentar algunos de nuestros avances de investigación.

Si bien su ubicación cronológica no está bien definida, nuestros recientes estudios develan que los restos encontrados en Huarcamarca serían de los años entre el 200 a. C. al 500 d. C. aproximadamente. Es decir, que la cultura Huarcas emergería en el periodo del Intermedio Temprano  comprendido desde la descomposición del Formativo (decadencia de la Cultura Chavín) hasta el surgimiento de la Cultura Huari.

Sobre la Nación Huarcas la investigadora Ximena Medinaceli en su libro “¿Nombres o Apellidos? El sistema nominativo aymara. Sacaca S. XVII” publicado por el IFEA, describe: “Warqha = Nombre que en la Provincia Muñecas se da a los pobladores Aymaras”. Cabe aclarar que el actual territorio de Mocomoco e Italaque pertenecían a la provincia Muñecas hasta el año 1911. Por otro lado Homero Elías en su libro “Cuentos e Historia de Italaque”, menciona: “Una de las secciones del pueblo de Italaque se llama Huarcas por que las tribus Huarcas formaban parte del Curacazgo kallahuaya al que pertenecieron los antiguos moradores de Italaque”

A la llegada de los españoles: “En 1596 Charazani forma una parroquia, Mocomoco otra, Carijana y Camata se reúnen en la misma, Umanatta debe unirse a los indios Canchis de Usadca para formar la nueva reducción y la parroquia de Italaque”, así lo registra el Archivo General de las Indias en Sevilla España (AGI, 532). Las nuevas reducción de Italaque y Mocomoco se constituyen bajo la forma de la parcialidad y los ayllus: “Italaque se forma con tres parcialidades, Huarcas, Canchis y Pacaures; Mocomoco con las parcialidades de Huarcas e Ingas” (Archivos parroquiales de Italaque – AP LF1p.21v). En una publicación próxima detallaremos los ayllus que las constituían.

Sobre los legados ancestrales de esta nación ahora solo mencionaremos cuatro de relevancia ubicadas en el municipio de Mocomoco del departamento de La Paz:

1.- La Ciudadela Arqueológica de Huarcamarca ubicada en el distrito de Wilacala del Municipio de Mocomoco. Al respecto el arqueólogo Max Portugal Ortiz, comenta: “Warkamarka ya desde los primeros estudios que mereció se lo consideró como establecimiento ligado a los señores de habla aymara, acierto que anda bien encaminado por todo lo visto hasta ahora. Por otra parte aún persiste en la región de Mocomoco la tradición de una antigua división territorial, con áreas de influencia Warka que abarcaría hasta Mocomoco y otra inca que se orienta hacia los dominios de la comunidad actual ingas que no era otra cosa que un trasplante social efectuado seguramente durante la expansión cuzqueña. Las excavaciones en este sitio serían sumamente fructíferas para historiar su trayectoria cultural.” (Revista Arqueología Boliviana No 2 -1982)

2.- El Complejo Arqueológico y Espiritual  “Amaypatxa” (cerro de los muertos) que se encuentra en la comunidad de Taypi Ayca – Italque: “El complejo arqueológico de Taypi Ayca de aproximadamente seis Hectáreas cuenta con calles empedradas, plazas, cercos, construcciones de piedra de diferente tamaño y forma de las cuales sobresalen una centenar de chullpares junto a lo que posiblemente fueron viviendas y el complejo de wak´as (lugares sacrados) o deidades representadas en algunas edificaciones de piedra pero sobre todo varias formaciones rocosas típicas de la cultura Huarcas. Estos lugares de despacho y ofrenda nos dice el hilacata Edgar Espinal son: Wakituma, Mallku Antaña, Kumukullu, Saywa, Jacha kurusa, Piñito y Tumauyu este último despacho dedicado a las Ispallas y la Pachamama” (La Razón 26 de febrero de 2017)

3.- El Parque Agrícola y Arqueológico de Huatascapa, lugar que concentra una serie de Andenes o Terrazas Agrícolas perfectamente conservas y en funcionamiento.

4.-  La música y danza del Sikuri como menciona Garcilaso de la Vega en sus “Comentarios Reales”: “De música alcanzaron algunas consonancias, las cuales tenían los indios collas, o de su distrito, en unos instrumentos hechos de cañutos de caña, cuatro o cinco cañutos atados a la par, cada cañuto tenía un punto más alto que el otro, a manera de órganos”.

Es así que presentamos esta pequeña síntesis del legado de la Nación Huarcas, estamos consientes de que queda mucho camino por recorrer y que hasta ahora solo hemos intentado caminar en la investigación. Queda el compromiso y la responsabilidad de todos los seres vinculados a este territorio para trabajar por conocer y reconstituir de esta nación ancestral.

/* Boris Bernal es descendiente del cacicazgo kutipa de Italaque y Delegado de Interculturalidad Gobierno Autónomo Municipal de Mocomoco//

//**Los textos reproducidos en este espacio de opinión son de absoluta responsabilidad de sus autores y no comprometen la línea editorial plural – liberal de este medio de comunicación/

//Foto: Marisol Díaz//

“¿Bolivia contra los cocaleros? ¡NO!”

(Por: Iván Arias Durán, 6 marzo).- Con base en textos de la biblioteca http://www.cervantesvirtual.com y otros documentos queda claro que en tiempos del incario la hoja de coca tenía fines rituales y no estaba permitida para todos sino sólo para las castas del imperio.  Con la derrota de los incas, los conquistadores generalizaron el empleo de la coca entre los indios, pues, los españoles, que en un principio despreciaban su consumo, comprobaron que la coca,  por sus propiedades anestésicas y sus efectos estimulantes, les permitía a los indios trabajar varios días sin comer ni beber en las minas explotados por los españoles.   Así, la coca pasó a ser el mayor instrumento de dominación y explotación contra el indio.

Pedro Francisco de Arizmendi, partidario de la supresión de la mita, con relación a los mitayos de Potosí decía: “Son los desventurados que labran nuestras fortunas, los pobres que nos hacen ricos, los infelices que nos vuelven dichosos y que con el vigor de tan recomendables títulos están en el derecho de exigir nuestro reconocimiento y gratitud”. En la Colonia un rol fundamental lo tenían los curacas o caciques (apelativo que los españoles trajeron de México y el Caribe), pues eran los intermediarios del poder entre los españoles y los indios. Se identificaron tanto con la administración española que incluso imitaron la vestimenta peninsular y los malos hábitos de rapiña, si no los tenían ya.

Matienzo decía sobre ellos: “Su oficio es holgar y beber y contar y repartir, que son muy diestros en esto, más que ningún español… ni ellos labran heredades ni se alquilan para trabajar, antes se mantienen del tributo que les dan los indios de su ayllu. La tiranía es notoria, porque, después que los caciques se libraron de la opresión de los Incas, aprendiendo cada uno se ha hecho otro Guayna Cápac, o poco menos”.

Han pasado 525 años de la conquista española y la coca, ya no sólo como hoja sino también como clorhidrato, sigue jugando un rol preponderante en nuestra sociedad y economía. Sería totalmente erróneo no entender que el poblamiento del Chapare es producto de una migración de gente pobre que huía de sus campos deprimidos y secos del altiplano en busca de nuevas oportunidades. Y encontró, especialmente entre finales de los 70 y principios de los 80, en el círculo coca-cocaína una de las alternativas para salir de la pobreza denigrante.

El narco-gobierno de García Meza fue el más grande impulsor de la economía coca-cocaína en el trópico cochabambino y Bolivia en general. Desde que recuperamos la democracia (1982-2005) y nos liberamos del lastre de narco-Estado, fue una asignatura de todos los gobiernos cómo rescatar a los colonizadores del Chapare del círculo perverso  coca-cocaína que lleva a la  criminalidad.

Ya con violencia o ya con desarrollo alternativo se intentó y se fracasó. El MAS hizo de la región su núcleo de poder local hasta conquistar al país como los nuevos liberadores de los cocaleros y de la patria. Somos los nuevos Túpac Katari, decían. El país fue ganado a la propuesta emancipadora del MAS. Pero ya han pasado 11 años (2006-2017) y comprobamos que su principal caudillo, cual Rey Felipe IV de España, y sus líderes de las siete federaciones, cual caciques de la Colonia, han sumergido más y más al campesino del trópico en el círculo coca-cocaína. En vez de liberarlos los han convertido en mitayos del narcotráfico y del poder masista.

Después de 11 años, vemos que los jerarcas del MAS son como los césares romanos que tenían sus tribus pretorianas dispuestas a morir por el César a cambio de ciertas ventajas.

En 11 años de poder absoluto, habiendo manejado como nunca tantos millones de dólares, ¿qué han hecho para sacar al cocalero del negocio de la droga? ¿Por qué el MAS no convirtió al Chapare en el emporio de la industria, no de la de droga, sino del software o de la fruticultura?

En el Chapare todos los colonos tienen sus tierras tituladas, pero ningún cocalero posee su título ni puede hacer con él nada. Los tienen los sindicatos y federaciones. Así, los cocaleros son los neo-mitayos de los neo-caciques sindicales federados que los tienen amarrados a sus designios.

Los jerarcas masistas (Rey, Virrey, Curacas y caciques), con la aprobación de la narcótica ley de la coca, han ratificado ser los peores enemigos de los hombres y mujeres que los llevaron al poder y para ello han construido un Estado anticampesino y colonial.

Las inversiones en aeropuerto, estadio, en la planta de urea, o en la planta procesadora de la hoja de coca son los espejitos españoles y pigricias para que el negocio coca-cocaína siga corrompiendo las bases cocaleras. Ahora, con esta narcótica ley, nos quieren poner a Bolivia contra los cocaleros y NO es así. Es Bolivia contra un gobierno anticampesino y colonial que convierte a los indios en su fuerza de trabajo y base de su poder. Bolivia está contra un gobierno Virreinal que sólo busca cómo mejorar el mitanaje en vez de la liberación de sus mandantes y de la patria.

Los cocaleros y Bolivia, siguiendo la analogía retrógrada a la que nos han conducido, no necesitamos virreyes ni caciques, requerimos con urgencia un Fray Bartolomé que inicie nuestra liberación de la condición de servidumbre y humillación a la que nos han llevado.

/* Iván Arias es ciudadano  de la República de Bolivia//

//**Los textos reproducidos en este espacio de opinión son de absoluta responsabilidad de sus autores y no comprometen la línea editorial plural – liberal de este medio de comunicación/

“Aymuray: Simplemente complementariedad”

aymuray-03

(Por: Boris Bernal Mansilla, 1 marzo).- Fue un 2 de septiembre de 2016 cuando conocí a Marisol Díaz, una chola cochabambina, mujer simple y con mucha energía.

Vi en ella a la mujer de comunidad y pueblo, y fue sus ojos de miel que cautivo mi estadía. “Aymuray se llama su grupo” músicos con mucho conocimiento y trayectoria que comparten con la “cholita”

En ese escenario conocí a los Aymuray, seres comprometidos con la cultura y la identidad constituyen esta pléyade: Freddy Mendizabal que nos delita con las melodías de su teclado, Roberto Morales y su flauta o saxofón, Andy Burnett con su bajo de seis cuerdas y el maestro Daniel Zegada (Zegadex) en la batería.

Sobre Aymuray nos dicen: “Siempre hay algo nuevo y bueno que escuchar en la música boliviana. Esta vez el jazz dio un paso importante hacia formas populares de la cultura mestiza. Se creó una agrupación en la que la protagonista principal es una “chola valluna” que compone bellas canciones y canta con una voz excepcional. Es una muestra de que la interculturalidad se va reconfigurando bajo la influencia de las tendencias globales y de la emergencia de manifestaciones de origen indígena o mestizo que en el pasado eran excluidas de los espacios culturales del país”, Marcelo Guardia.

Más allá de las apreciaciones de clase media; Aymuray se posesiona como un colectivo que trabaja en el campo y la ciudad, buscando la complementariedad “rural – urbano”, erradicando las clasificaciones de estrato o clase.

Es así Aymuray una propuesta nueva, pero ancestral, que llevan en su Ser los conocimientos de épocas milenarias que se complementan con ritmos y melodías de otros espacios y tiempos.

“No es solo la Chola, Aymuray somos cada uno, con su personalidad y Ser, todos nos complementamos”, afirma Andy Burnett.

Así se constituye Aymuray, un puente y complementariedad necesaria en los tiempos  y  culturas.

Como conclusión, si pudiéremos realizar esta complementariedad en los campos de la política, economía y el derecho, podríamos generar más puentes y no murallas.

/*Boris Bernal es Delegando Municipal de Culturas, Interculturalidad y Turismo; Gobierno Autónomo Municipal de Mocomoco.

//**Los textos reproducidos en este espacio de opinión son de absoluta responsabilidad de sus autores y no comprometen la línea editorial plural – liberal de este medio de comunicación/

“21F Bolivia en vivo”

sello-opinion(Por: Iván Arias Durán, 27 febrero).- Así se llama la página del Facebook que abrimos para transmitir en directo todo lo que ocurrió el 21F en los nueve departamentos de Bolivia a propósito de las concentraciones que pedían el respeto a la Constitución Política del Estado y ratificaban el NO a la reelección. Un equipo de 35 hombres y mujeres, jóvenes la mayoría de ellos, nos constituimos en reporteros ciudadanos. Mauricio Fernández, que tuvo a su cargo la parte técnica, relata que ha sido una grata experiencia que muestra la versatilidad de la comunicación con tecnologías disponibles.

Lo innovador estuvo en el concepto de armar una red de corresponsales ciudadanos en todo el país compartiendo sus imágenes. Gracias a ellos pudimos mostrar los festejos en todas las capitales y algunas ciudades intermedias. Armar el concepto e implementar su base tomó algunas horas. Y aquí viene lo sorprendente: al comenzar la transmisión, alrededor de las 17:00, nos conocíamos sólo nosotros. Al final, llegamos a casi 92.000 personas, nuestros videos fueron reproducidos 63.000 veces, 56.000  interacciones y 2.000 likes en un solo día.

Éstas algunas de las impresiones de nuestros corresponsales ciudadanos: “fue la mayor satisfacción ver nuevamente el coraje del pueblo ratificando el NO sin miedo y con mucha convicción democrática”, Rudolph Argandoña. “Cada vez son más las herramientas que las redes sociales brindan para el desarrollo democrático. En esta ocasión tuvimos la posibilidad de transmitir en vivo los diferentes festejos del NO que se dieron en los distintos puntos y ciudades del país. El uso de esta herramienta fue muy valioso, no sólo para aquellos que no pudieron asistir sino también para dejar una marca en la historia”, Sergio Beltrán.

“La sensación de unidad, fuerza y esperanza fue del NO. Mientras el SÍ se mostró débil, forzado y sin norte. Aunque autoridades del Gobierno no lo acepten, estamos viviendo los brotes de un cambio de ciclo político. Quizá eventos mediáticos, como el caso Zapata, ocultan ante sus ojos este nuevo tiempo de hacer política en forma más personal y visible, cualidades de las que han mostrado carecer en ejercicio de mandato”, Andrés Gutiérrez.

“Vamos entrando en la parte más dura compañeros. Un gobierno narco-corrupto no se irá si no es por la fuerza. Ellos mismos lo dijeron ayer en Miraflores: por la razón o la fuerza. Nos queda aprender a manejar mejor las redes y no sólo Facebook sino Periscope, y otras, porque tendremos mucho que hacer. Es bueno saber que aunque no nos conozcamos estamos acá para trabajar. Sigamos practicando hasta llegar a manejar esto muy bien”, Ale Prado.

“Poder transmitir en vivo lo que ocurrió en las calles de toda Bolivia logró que podamos transmitir los sentimientos a aquellos que no pueden salir a las calles por distintas razones, para que éstos puedan sentir por lo menos un poco de lo vivimos los que estábamos entre las multitudes. La democracia la siembra la gente, la cosecha el pueblo y debe reforzarla todos los días cada ciudadano. Estoy orgullosa de ser joven boliviana, de haber vivido días de lucha y de celebración como el 21F. Gracias a este tipo de experiencias puedo asegurar que sí hay posibilidades de crear una Bolivia mejor, una Bolivia para todos, una Bolivia soberana. Gracias a este tipo de experiencias estoy feliz de decir que no pertenezco a ningún color político, solamente mi corazón late por el rojo, amarillo y verde. Soy joven, mujer, boliviana y creo en la democracia, y en la alternancia política para una Bolivia saludable y libre”, Vania Carrasco.

“El continuismo corrompe a las personas y a los gobiernos. Es lamentable que los que hicieron las leyes sean los primeros en burlarse y corromperlas. Nuestra Constitución es la ley más importante de Bolivia. La única ley aprobada en referendo en que participamos y votamos todos. Por eso, mi amada Tarija y Bolivia, pensemos en nuestro futuro y el futuro de las próximas generaciones. Por eso digo NO a las mentiras de farsantes, a la codicia, corrupción y violación de mis derechos”, Daniela Rojas.

“El ser parte de la transmisión en vivo me permitió involucrarme más con los ciudadanos y conocer sus opiniones. Mi conclusión de la marcha es que los bolivianos somos muy inteligentes. Es un insulto decir que votamos con la cabeza caliente y que nos dejamos engañar por ‘falsas acusaciones’. El pueblo ya le dijo NO al re reelección y un año después lo rectificó”, Melissa Carrasco.

“Oruro es sentimiento. No había presenciado una participación ciudadana contundente después de la defensa al nombre del Aeropuerto Juan Mendoza. Sin embargo, este 21 nuevamente la ciudadanía se mostró indignada para congregarse y unirse contra el abuso, la prepotencia, y el excesivo poder que sienten los que hoy están de inquilinos en Palacio de Gobierno. Gran iniciativa conformar una plataforma de transmisión en vivo, en estos tiempos donde el acceso a la información se ve limitada, nos armamos de valor para mostrar una unidad, una misma sintonía, gran experiencia no sentirnos solos o esperar llegar a casa para ver que sucedió más allá de nuestro departamento. Los sentimientos, las energías coincidieron en toda Bolivia y pudimos utilizar las redes para mostrar esto”, Ingrid Barrientos.

/*Iván Arias es ciudadano de la República de Bolivia/

//**Los textos reproducidos en este espacio de opinión son de absoluta responsabilidad de sus autores y no comprometen la línea editorial plural – liberal de este medio de comunicación/