Archivo de la categoría: LECTURAS LIBRES

SEDEM, EL ESTATISMO INMORAL QUE DESANGRA A LAS MAMÁS

“Señoras consumidoras, ustedes no saben qué es lo que les conviene comprar, en cambio nosotras las burócratas con tres maestrías y años de experiencia, tenemos el conocimiento de sobra para reconocer un producto de calidad superior”.

Con esa cita, el economista Carlos Armando Cardozo (https://cutt.ly/ULLD10V) se refiere a la prepotencia del sistema estatal que mira desde arriba a los ciudadanos para cualquier tema de la esfera social, en el caso concreto, el negociado dentro del SEDEM.

Los medios tradicionales y luego la feminista Galindo a su estilo, lograron amplificar las denuncias de las madres de familia que reciben ese subsidio de alimentos equivalentes a Bs 2.000, casi un sueldo mínimo nacional, cada mes y por todo el primer año del bebé recién nacido.

La pregunta siempre es ¿hay sobreprecios? La respuesta institucional y su gerente Fátima Pacheco es recurrente: “Lejos de lo que quieren distorsionar y hacer notar que hay un sobreprecio, no es así y nosotros vamos a demostrar, porque inclusive nosotros para esta gestión 2021-2022 hemos logrado reducir en un 20 por ciento los precios que estaban”, dijo el domingo, en publinota con el canal estatal masista.

Defensa del Consumidor, con el exconcejal masista que en su tiempo acopiaba azúcar en su departamento, también descartó sobre precio y dijo que pondrá personal para atender los reclamos de las mamás beneficiarias / consumidoras.

En actas no hay sobreprecio, porque si al masismo delincuente se le ocurre, puede justificar ante el mismo TCP, la Contraloría y la Procuraduría que el proceso de licitación se hizo bajo la norma y punto, caso cerrado.

Es decir, si el contrato cita que el proveedor “a)” propuso el yogurt probiótico en Bs 15 y el “b)” en 14, se eligió al más barato, sin importar el precio referencial del supermercado privado que es Bs 13 (y en las semanas de oferta 2×1 llega a Bs 25 dos botellas).

Diga usted, con el ejemplo, ¿se ahorró un peso o se perdió un peso? Centavo a centavo se hace una fortuna.

Sucede que el masismo inicia procesos por cualquier falla administrativa a sus opositores. “Que lo contrató sin cumplir requisitos” (cuando ellos contratan a informáticos sin título y les pagan 12 mil pesos); “que el contrato no era para servicios solo para servicios de consultoría” (cuando ellos adjudican hasta la limpieza de Bulo Bulo a una federación de sus aliadas); “que había barbijos más baratos” (pero ellos comparan precios de pandemia, cuando un kn95 valía Bs 20 en El Prado y luego rebajó a Bs 5). El resultado: juicio para quien no sea masista.

Pero ellos, los inmaculados siempre van a manipular las cifras, las leyes, los datos, los contratos. Ellos no fallan, ellos son socialistas inocentes siempre, y no hay juez que contradiga aquello.

El problema es el Estatismo Inmoral que siempre cree que puede manejar el destino de los ciudadanos y que aprovecha la disponibilidad de los recursos públicos para sacar su comisión, su diezmo, su mordida.

¿Billetera móvil para las mamás del SEDEM? ¿Y quién se encargará de su administración? ¿Algún ministerio? ¿Banco Unión? ¡Pero si la idea es eliminar al intermediario, señora! Sino es más de lo mismo nomás…  

Hace año y medio se demostró cómo se maneja el sistema de vales o boucher, cuando la corruptela municipal había manchado a un tal Leyes y amenazaba a Revilla. La propuesta de corte LIBERAL (que apela a la solidaridad para quien lo necesite de verdad) está registrada en pocos medios de comunicación (https://cutt.ly/ZLLFrmn).

La empresa contratante, “el patrón”, debería firmar convenios con los supermercados privados o pequeños productores independientes, para que los vales que se les entregue a las mamás sean canjeados por los productos de su preferencia. Que cada una decida la marca de su preferencia. Punto.

Sucede que no queremos soltar la mano paternalista de, justamente, “papá Estado”, porque en más de seis décadas de estatismo nos han hecho creer que no podemos vivir sin ellos, la clase política, o como llama Milei “la casta”.

Que el SEDEM sea la punta de lanza para liberar a Bolivia del estatismo inmoral. Y de paso, junto a ese nido de masistas bien pagados, que se cierre la Defensoría del Pueblo, el Ministerio de Justicia y la Procuraduría, cuya labor estéril, entrometida y fracasada, respectivamente, solo conflictúa y desangra las arcas públicas y a nosotros, los contribuyentes, a favor de los jugosos sueldos, bonos de té, aguinaldos y doble aguinaldo de miles de burócratas con puño arriba…

//*Iván Rada es periodista y asesor político de línea liberal / conservadora//

ELON MUSK CONTRA EL CARTEL WOKE

Por: Michael Rectenwald.- Se han formulado muchas críticas contra Elon Musk: que forma parte de la élite, que Tesla se ha beneficiado de ayudas y exenciones del gobierno, que su empresa transhumanista Neuralink es una operación de extracción de datos cerebrales. Sin embargo, su proyecto de compra de Twitter, su supuesto absolutismo de la libertad de expresión y su posterior renuncia al Partido Demócrata como «el partido del odio» han puesto a Musk directamente en el punto de mira del cártel del woke.

Tormentas vitriólicas en Twitter, una exposición biográfica del New York Times-Financial Times, una serie de artículos de opinión y segmentos alarmistas en los medios de comunicación tradicionales, y acusaciones de acoso sexual han perseguido al magnate del automóvil desde su oferta en Twitter. En respuesta, Musk anunció en Twitter que está reuniendo un equipo legal para demandar a los difamadores y defender a Tesla (y probablemente a sí mismo) contra las demandas.

Pero el mejor indicio de que el cártel de woke se ha vuelto realmente loco es su eliminación de Tesla del índice ESG (Environmental, Social, and Governance) del S&P 500. Este último desplante demuestra que «ESG es una estafa».

He argumentado que el ESG es un medio para dividir el trigo woke de la paja no despierta para montar un cártel monopolístico woke, pero esta exclusión es especialmente hipócrita y ridícula. Tesla ha producido más vehículos eléctricos que cualquier otro fabricante y, sin embargo, Exxon Mobil y JP Morgan Chase se encuentran entre las empresas con mejores resultados en materia de ASG del S&P 500 tras un reciente reajuste. JP Morgan es el mayor inversor del mundo en productores de petróleo y ExxonMobil ocupa el primer lugar entre ellos.

Las razones aducidas para eliminar a Tesla del índice también demuestran que la indexación ESG es política hasta la médula. Escribe Margaret Dorn, del blog Indexology:

Algunos de los factores que contribuyeron a su puntuación S&P DJI ESG de 2021 fueron un descenso en las puntuaciones del nivel de criterios relacionados con la (falta de) estrategia de bajas emisiones de carbono de Tesla y los códigos de conducta empresarial. Además, un análisis de los medios de comunicación y las partes interesadas, un proceso que busca identificar la exposición actual y potencial futura de una empresa a los riesgos derivados de su participación en un incidente polémico, identificó dos eventos separados centrados en las reclamaciones de discriminación racial y las malas condiciones de trabajo en la fábrica de Fremont de Tesla, así como su manejo de la investigación de la NHTSA después de que múltiples muertes y lesiones estuvieran relacionadas con sus vehículos con piloto automático. Ambos sucesos tuvieron un impacto negativo en el S&P DJI ESG Score de la compañía a nivel de criterios, y posteriormente en su puntuación global. Aunque Tesla puede estar desempeñando su papel en la retirada de los coches de combustible de las carreteras, ha quedado por detrás de sus pares cuando se examina a través de una lente ESG más amplia.

Lo que vemos a través de esta «lente ESG más amplia» es un espectáculo político. La calificación ESG, señala Bloomberg, es una medida de imagen de relaciones públicas, no de rendimiento medioambiental. Tesla se ha visto manchada por la mala prensa en relación con la supuesta discriminación racial, y la procedencia sudafricana de Musk se utiliza para respaldar tales acusaciones. En 2018, Business Insider afirmó que Musk era beneficiario de una mina de esmeraldas del apartheid propiedad de su padre, Errol, y trabajada por sudafricanos negros. Las turbas de Twitter y otros medios de comunicación han seguido repitiendo la acusación, a pesar de la convincente refutación de Musk.

Tesla y Musk se han sometido así a la de ESG: el cociente «social» o de «justicia social». «Diversidad, equidad e inclusión» significa la exclusión de lo políticamente incorrecto. Esto se aplica tanto a las empresas como a los individuos. Musk ha sido considerado un deplorable y, por tanto, su empresa no pasa la prueba de la «justicia social».

De este modo, Musk ha puesto de manifiesto las contradicciones del aparato de medición del cártel de Woke. Todo lo que se pueda utilizar contra una empresa, o sus propietarios, se utilizará, cuando el objetivo entra en conflicto con los árbitros woke. Eso es porque el ESG es una métrica impresionista y cualitativa que somete a las empresas a los caprichos de una dictadura woke.

No estoy sugiriendo que Musk sea un héroe del libre mercado o un libertario con minúsculas, pero no hay duda de que se ha convertido en el enemigo corporativo número uno para el cártel de woke respaldado por el Estado. La batalla que se perfila entre Musk y el régimen resultará importante, aunque sólo sea porque enfrenta el poder de este último con un fabricante de gran visibilidad y el reputado «hombre más rico del mundo». Lo que aprenderemos es lo poderoso que es el cártel de Woke y hasta dónde llegará para infringir los derechos de propiedad y erradicar cualquier criterio de mercado legítimo (basado en el consumidor) que quede, por mucho que sus movimientos apesten a hipocresía o sea evidente su vendetta.

En la economía política actual, satisfacer a los accionistas y a los clientes se ha convertido en algo menos importante que la congraciación con el cártel de Woke y el gobierno que lo apoya. La lealtad de las empresas a la camarilla, a los dictados del Estado y a las narrativas del Estado puede explicarse en términos de una economía totalmente politizada. Las corporaciones buscan congraciarse con la camarilla en el poder, y así se han convertido en órganos del Partido Demócrata y del gobierno federal que ahora dirige unilateralmente.

El corporativismo woke es lo que ocurre cuando la socialdemocracia o el socialismo democrático crecen hasta tal punto que es casi imposible obtener beneficios sin la aprobación política. Por desgracia, Elon Musk aprenderá mucho más sobre el capitalismo político woke en un futuro no muy lejano.

Michael Rectenwald es autor de once libros, incluidos Thought Criminal , Beyond Woke , Google Archipelago y Springtime for Snowflakes .

TOMADO DE MISES.ORG

https://mises.org/es/wire/elon-musk-contra-el-cartel-woke

EL GAMBITO DE TWITTER DE ELON MUSK Y LO QUE SIGNIFICA PARA LA «CAMARILLA EN EL PODER»

TOMADO DE: Miguel Rectenwald / MISES WIRE

El intento de Elon Musk de hacerse cargo de Twitter y convertirlo en una empresa privada aparentemente ha tenido éxito. Ahora comienza la verdadera acción. La compra de Musk expone el complejo de medios Big Digital a una competencia indeseada e inusitada, al tiempo que amenaza con aflojar su control casi total de la información y la opinión. Twitter ha representado un componente vital en una configuración de información que ha excluido competidores y participantes de la esfera digital mediante criterios progresistas, que incluyen el despertar, la lealtad política y la obediencia a los dictados y narrativas oficiales del estado.

La respuesta a la toma de control de Twitter por parte de los árbitros de la expresión aceptable ha sido tan histérica como rápida. El New York Times , la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU), Media Matters for America , miembros del profesorado establecido y otros “expertos” se han apresurado a fortalecer las fuerzas defensivas contra la libertad de expresión.

Angelo Carusone, presidente de Media Matters, describió la venta de Twitter a Musk como

«una victoria para la desinformación y las personas que la venden. Musk podría desatar una ola de toxicidad y acoso y deshacer los esfuerzos de Twitter para aumentar la participación de calidad y hacer que su plataforma sea más segura para los usuarios…

Este acuerdo potencial es mucho más que el futuro de Twitter. Una venta a Elon Musk sin condiciones contaminará todo el ecosistema de la información al abrir la compuerta del odio y la mentira. La junta directiva de Twitter debe tener esto en cuenta ahora antes de cerrar el trato».

A pesar de las súplicas especiales de espacios seguros, Carusone tiene razón en una cosa. El acuerdo va más allá del futuro de Twitter. Como si aún no fuera obvio, el intento anterior de la junta de Twitter de frustrar la incautación de la compañía por parte de Musk con una píldora venenosa traicionó la verdadera naturaleza del miembro del cartel Big Tech. No ha operado como un competidor de libre mercado con fines de lucro, sino más bien como un componente vital en una burbuja de información monopólica cuidadosamente curada que ha ayudado a cultivar y mantener, y dentro de la cual no ha necesitado competir.

El compromiso de Musk con la libertad de expresión ha levantado los pelos de punta de los guardianes del establecimiento, quienes irónicamente consideran la libertad de expresión como una «amenaza para la democracia». Aludiendo a las funciones estatales de Twitter, el profesor de comunicación e historia del estado de California en East Bay, Nolan Higdon, dijo que la adquisición de Musk hace que «la democracia sea cada vez menos probable que funcione como está diseñada». La democracia aquí no significa una representación equitativa en la esfera pública, sino más bien la dominación predeterminada de una ideología “democrática” particular. Esta ideología se define por los imperativos de “diversidad, equidad e inclusión”, que se expresan en términos de identidades y políticas aceptables y protegidas.

Los grupos de derechos humanos temen que el compromiso de Musk con la libertad de expresión ponga en peligro a los grupos de identidad supuestamente asediados, que se verán perjudicados por el discurso de otras personas dada la posibilidad de que se sobrescriban los algoritmos restrictivos de Twitter. “Independientemente de quién sea el propietario de Twitter”, escribió Deborah Brown, investigadora y defensora de los derechos digitales de Human Rights Watch, “la empresa tiene responsabilidades en materia de derechos humanos para respetar los derechos de las personas de todo el mundo que dependen de la plataforma. Los cambios en sus políticas, características y algoritmos, grandes y pequeños, pueden tener impactos desproporcionados y, a veces, devastadores”.

La afirmación de que el discurso puede “dañar” a otros por sí solo es ahora el pretexto típico del totalitario especial del copo de nieve para cerrar el discurso de aquellos considerados intolerables. Mientras tanto, el New York Times difama implacablemente a Musk y FT ha anunciado una exposición oportuna sobre el magnate del automóvil. Y corre el rumor de que los anunciantes despiertos pueden orquestar un boicot a gran escala de Twitter.

Pero hay mucho más en juego que controlar la opinión errada o disciplinar a un capitalista supuestamente renegado como Musk. Las grandes empresas digitales como Twitter han asumido funciones de supervisión y control que antes se otorgaban a los gobiernos. Estas funciones han sido delegadas a activos corporativos como Twitter, Facebook, Google, YouTube y otros, convirtiéndolos así en agentes del estado mientras aumentan el poder y la penetración del estado. Estas funciones gubernamentales incluyen la configuración del propio campo político. (1)

Twitter ha operado como un aparato político-estatal, un agente de propaganda, censura y (des)información para el estado, el estado definido por Henry Hazlitt como “la camarilla en el poder”. Permitir que uno de estos principales activos caiga en las manos “equivocadas” pone en peligro esas funciones y arroja nuevas dudas sobre la capacidad del régimen para aplastar la disidencia y controlar a la población.

(1) El término “campo político”, definido por el sociólogo francés Pierre Bourdieu, se refiere a un tipo particular de terreno social: un espacio delimitado de lucha por el poder político que está estructurado por reglas de acceso, donde los recursos se distribuyen diferencialmente entre los jugadores y el conjunto. de posiciones legítimas sobre cuestiones de gobierno está restringida, es decir, algunas posiciones políticas están más allá de los límites del discurso legítimo. (Stephanie Lee Mudge, “EL ESTADO DEL ARTE: ¿Qué es el neoliberalismo?”,  Socio-economic Review  6 (2008): 703–31, especialmente 707.)

NUESTRAS RIN Y EL PRÍNCIPE DEL SALMÓN

Las Reservas Internacionales Netas (RIN) del país volvieron a caer, según datos oficiales del Banco Central de Bolivia (BCB) a 4,5 mil millones de dólares.

El récord histórico registrado fue de 15,1 mil millones en 2014, cuando el régimen del tirano activó los famosos dobles aguinaldos con base al crecimiento del PIB de 4,5% anual. Era la época dorada del despilfarro.

Hoy, el país ve sus arcas (ahorros) cada vez más vacías aunque todavía no llega al fondo de 1,7 mil millones de la «era neoliberal».

Las RIN son los ahorros de la casa, en dólares y euros, que maneja el BCB. De ahí, el banco tiene facultad para hacer inversiones y con ello lograr ingresos que luego son gastados, por ejemplo, en bonos, según lógica socialista de la «redistribución» y/o «estado de bienestar». Asimismo, las RIN sirven para cubrir las importaciones, como una «garantía» ante el mundo de que «podemos comprar y endeudarnos».

¿Qué tiene de malo? Malo es gastar y cubrir los gastos del Estado obeso cada mes y cada año, además de mezclar esa plata con otros recursos (privados) como son las AFPs para aparentar la sostenibilidad del modelo económico social comunitario productivo, inventado por el coyuntural presidente desde sus días como cajero estatal.

En términos simples, estamos gastando los ahorros, sacando del otro bolsillo y endeudando a un par de generaciones aún no nacidas.

Pero ¿cuánto significan las RIN en plata, cash, colque?

Googleando, las RIN de 4,5 mil millones de Bolivia son comparables a la cuenta bancaria de Gustav Magnar Witzøe, el joven noruego, magnate y accionista de Salmar, la empresa de cultivo de salmón más grande de Europa.

Gustav, de 29 años, recibió el 53% de las acciones de su padre, el fundador de la empresa, y pasa su vida entre el modelaje, la vida del jet set y esporádicas inspecciones al negocio familiar. Así, el príncipe del salmón tiene en su billetera lo mismo que el BCB en sus bóvedas subterráneas.

Esa es nuestra realidad financiera en el mundo.

La diferencia entre el Estado plurinacional y el tercer veinteañero más rico del mundo, según Forbes, es que el estatismo socialista apunta a redistribuir la riqueza, vivir de impuestos e inyectar circulante interno (bonos) para mantener a las masas quietas; mientras el joven noruego y su empresa generan riqueza, generan trabajo y oportunidad desde los pescadores vikingos hasta los vendedores de salmón en algún supermercado dentro de la UE, y aportan al catalogado como «mejor sistema público de salud», pues los impuestos de Salmar sirven para la atención al ciudadano y no para el pago de suculentos sueldos a miles de burócratas improductivos, entre otros detalles a comparar en estas visiones opuestas del mundo.

*IVÁN RADA es periodista y asesor político

BOLIVIA 100 AÑOS DE SOCIALISMO

POR ANDRÉS ORTEGA.- El 12 de Julio de 1920 los militantes del Partido Republicano SOCIALISTA asestan un golpe de Estado al Presidente Constitucional José Gutiérrez Guerra (LIBERAL) luego de 21 años de Democracia y crecimiento económico nunca antes visto en Bolivia, que además jamás volvió a repetirse.

Y fue el 28 de Enero de 1921 que se consolida el Golpe dándole una careta Democrática luego de la amañada Convención Nacional que no fue otra cosa que un acto de manipulación grosera y profundamente inconstitucional, donde se «eligió» al Abogado Socialista Bautista Saavedra.

Desde entonces hasta hoy hemos pasado por 56 gobiernos y presidentes, todos de Izquierdas, todos Socialistas.

La única diferencia entre ellos es de grado no de clase, desde tibios socialdemócratas como Goni, Jaime Paz, Hernando y Hernán Siles o Jeanine Añez, furibundos y atrabiliarios Nazis como German Busch o Gualberto Villarroel, otros tantos fascistas como García Mesa, pésimos gobernantes como Salamanca y Carlos Mesa, o astutos Comunistas como Víctor Paz o Evo Morales, TODOS DE IZQUIERDAS.

Aunque hubieron algunos intentos para restablecer el orden y la paz, como en los gobiernos del Gral. René Barrientos o el Gral. Hugo Bánzer Suarez, nunca se pudo retomar un sistema liberal en Bolivia.

Tanto partidos políticos como actores políticos y caudillos construyeron una oferta política basada en los 10 puntos del capítulo II del Manifiesto Comunista o en su caso con los principios del Partido Nacional Socialista de los trabajadores Alemanes, (con pocas variantes del primero).

Apenas a 10 años del derrocamiento de los Liberales, los Socialistas destruyeron la economía nacional con sus medidas en contra de la libertad y el capitalismo, y no tuvieron otra mejor idea de llevarnos a la más absurda de las guerras como lo fue la Guerra del Chaco, un descalabro de destruyó aproximadamente el 33% del PIB nacional.

Los bolivianos tratamos de recuperarnos de esa brutal destrucción de la economía, pero las fuerza socialistas más radicales se reagruparon al son de banderas Nazis y Germán Busch nos convirtió oficialmente en un país Nacional Socialista el 30 de octubre de 1938 proclamando la «Nueva Constitución Política» cuyo espíritu liberticida y atentatorio a la propiedad privada y a la libertad individual rigen hasta hoy.

Desde entonces hasta 1952 una serie de cambios, derrocamientos y cuartelazos propiciados por las diversas pugnas entre partidos y fuerzas de izquierda de todos los colores, desencadenaron la REVOLUCIÓN COMUNISTA del MNR que luego de su victoria bañada en sangre, dieron al país un giro a la izquierda más recalcitrante y cruenta de la historia moderna boliviana, con más de 5.860 muertos y desaparecidos, casas de tortura, violaciones y campos de concentración se llevaron por delante el 36% del PIB creando el segundo ciclo de caída de la economía de Bolivia en el siglo XX.

Esto terminó gracias a Barrientos que en medio de la Guerra Fría mundial intentó retomar la salida del comunismo, fue asesinado.

Nuevamente las fuerzas de izquierda pugnaron por el control del estado, hasta que de casualidad encontraron en la palabra Democracia una especie de pretexto para alcanzar el poder, curiosamente cuando la izquierda llegaba al poder gracias a las fuerzas militares como Ovando y JJ Torres no convocaban a elecciones, ya para qué, así que los falsos paladines de la Democracia como el infame comunista de Marcelo Quiroga Santa Cruz, no hablaban nunca de democracia sino de revolución pese a controlar el poder del estado, él como ministro.

El Gral. Hugo Banzer, asumió el poder en medio de la Guerra Fría en una lucha abierta contra el terrorismo comunista pero fue presionado a renunciar por el Presidente Socialista de los Estados Unidos Jimmy Carter, sin haber logrado los cambios necesarios en el sistema.

Al volver la democracia, el FRENTE DE UNIDAD DEMOCRÁTICA Y POPULAR (MNR de izquierda y el MIR) llegó al gobierno y sufrimos el Tercer golpe a la Economía Nacional con la caída de casi el 38% del PIB, producto de otros 20 años de políticas de izquierda en la administración del Estado, que la UDP no supo componer.

A partir de ahí, mediante una alianza política y con un pequeñísimo arreglo de orden capitalista Decreto 21060, se retomó un proceso algo más libre, en términos relativos que nos llevó a una serie de gobiernos social demócratas (centro izquierda) que no entendieron nunca que de la crisis y la pobreza de 80 años de Socialismo, para entonces, solo cabe una salida y es por la derecha.

Obviamente el chip socialista instalado en 1938 nos hizo exigir a estos gobiernos socialistas deslactosados, soluciones mágicas a los problemas, y como estas nunca llegan la gente en Bolivia decidió elegir al más socialista, entre el pusilánime socialista caviar de Tuto Quiroga y el «Verdadero» Socialista radical de Evo Morales.

El resto ya lo conocen.

100 años de Socialismo, resultado: estar entre los último países del mundo en cuanto a libertad y progreso y uno de los más pobres del mundo, superados ya por varios países del Africa.

¡Ah! y Jeanine Añez, solo fue un mal chiste, un gobierno que quiso hacer Evismo sin Evo, ridículamente progre, torpe, miope e ignorante, que hoy paga las consecuencias de su propia torpeza.

Ahora podemos entender que luego de 100 años de socialismo la única salida es por la derecha, hacia el liberalismo.

//*Andrés Ortega es político de derecha, exdiputado nacional, forjador del Partido Liberal Conservador de Bolivia//

CENSURA DE LAS BIG TECH: EL NUEVO ORDEN MUNDIAL PARA 2021

Por: Iván Rada.- ¿Libertad de expresión? Parecía plena y reforzada con la aparición de las redes sociales (social media) y el fenómeno de la primavera árabe, luego con todos los movimientos colectivos que se enfrentaron al establishment.

El activismo logró lo impensado desde EEUU, Colombia y hasta Bolivia. Luego, las corporaciones adquirieron tanto poder, que se dieron cuenta que pueden colocar o deponer presidentes a su antojo. La big data y lo viral se tornó político y con ello la sociedad entró a una vorágine de clicks y fake news.

Las grandes corporaciones de Silicon Valley no solo manejan billones de dólares o encabezan la cuarta revolución industrial post Covid, sino que ahora se han convertido en los censores del mundo libre, en la policía cibernética, a cual mejor que Interpol, la CIA o la KGB.

Orwell y su 1984 llega a este 2021 como un guión adaptado a la realidad tangible. Ni el hombre más poderoso del planeta se ha salvado de la censura y con ello Zuckerberg y compañía toman vendeta de aquellas nerviosas interpelaciones en el Capitolio. Ironías de la vida, o giros, como diría la canción.

Trump no se queda a llorar. No le interesa ser víctima y nos abre otro mundo de oportunidad y competencia, dos palabras del léxico capitalista puro. Trump migra a otras redes y con él nosotros, hasta que un «FreeBook» sea inventado, tal vez por el mismísimo magnate y (ex)presidente en corto plazo. Trump es un peleador por naturaleza.

En medio queda la polémica, pero también el debate legal. Polémica porque somos testigos de la primera censura a gran escala, con móviles políticos e ideológicos, de nuestro tiempo pos moderno. Legal, porque si bien la Primera Enmienda prohíbe que el Gobierno y el Congreso de EEUU intervengan en la libertad de expresión, existe jurisprudencia que limita proclamaciones que atenten al orden constitucional o que generen desestabilización en los estados de la Unión.

Entonces, los argumentos de las Big Tech tienen por ahora legalidad (jamás legitimidad, pues cortar el derecho a expresarse es inaceptable), más allá del libre albedrío corporativo que algunos liberales esgrimen. Me refiero a eso de: dejad que la empresa privada obre…

En tanto y en cuanto Trump o los activistas de la libertad de expresión, incluidos liberales y conservadores (¿será libertarios?), no logren demostrar en la Suprema Corte que se han violado los derechos constitucionales y humanos de los ciudadanos (individuos), el tema quedará con saldo a favor de Facebook, Twitter, Amazon, Apple, Microsoft y sus cómplices progresistas.

Así de profundo es el tema, casi como ese Deep State del que se habla sin miedo hace un lustro.

Hacer comparaciones baratas y miopes con nuestra realidad boliviana («Trump es igual a Evo”, “Trump es igual a Camacho”, “Trump es igual a Mesa») son estupideces caseras. Acá se ha enfrentado la cabeza del mundo libre versus el proyecto hegemónico del globalismo. Punto.

¿Cuánto tardará tu red social en censurarte? ¿Acaso no te restringen algunos comentarios «políticamente incorrectos»? ¿Acaso no te obligan a morderte la lengua y hasta aguantarte un chiste porque puedes herir susceptibilidades?

No es Trump la víctima de la censura, lo somos todos.

La buena noticia es que nacen Parler, Gab o Telegram y con ellas el debate, al menos entre entendidos, para eliminar el monopolio tecnológico, las patentes indefinidas y la «sección 230» de la Ley de Decencia en las Comunicaciones, del cual gozan Zuckerberg, Bezos, Gates y otros multimillonarios.

Este 20/01/21, para poner una fecha exacta, cambiará el mundo, sea para bien o para mal, y eso incluye al mundillo de la tecnología y las redes sociales donde nos hemos recluido el último año al no poder salir más a las calles en busca y goce de nuestra libertad.

Señores, cibernautas todos, la nueva era ha iniciado…

//*Iván Rada es periodista y asesor político//

//Foto: Captura FOX NEWS//

EL COMERCIO EXTERIOR BOLIVIANO EN LA ACTUAL COYUNTURA ECONÓMICA

La economía boliviana vivió 14 años de espejismos / VISOR BOLIVIA

VISOR BOLIVIA / Lecturas Libres.- Hugo Balderrama y Carol Canales realizan un análisis de la coyuntura financiera boliviana, para desmitificar el milagro de la era de bonanza que pintó el MAS, además de los riesgos de las políticas estatistas que se aplicaron durante 14 años y que hoy vuelven a perjudicar el desarrollo del comercio nacional.

La primera parte titulada “Seamos honestos: La economía no va bien”, es escrita por el economista conservador Hugo Marcelo Balderrama y la segunda parte denominada “El 80 – 20 – 10. La triste realidad exportadora” llega de la mano de la licenciada en Comercio Internacional y docente universitaria Carol Canales Villarroel.

PRIMERA PARTE

SEAMOS HONESTOS, LA ECONOMÍA NO VA BIEN

Por: Hugo Marcelo Balderrama

La gestión económica de Evo Morales se sostenía sobre todas las falacias keynesianas. De ahí, que el Gobierno haya impulsado el mayor programa de gasto público de los últimos setenta años, promulgara una regulación absurda sobre las tasas de interés, y haya multiplicado por cincuenta la deuda externa. Sí señores, en Bolivia jamás existió crecimiento económico, sino un engorde del aparato político.

Existe un viejo refrán que dice: “Las mentiras tienen patas cortas”. Y en el caso de Bolivia, las patas eran mucho más cortas. Por ejemplo, LACTEOSBOL, ENATEX, ECEBOL y ENVIBOL son empresas sumamente deficitarias. Solamente para el año 2019, se proyectó un gasto de 76,5 millones de bolivianos para todas las empresas estatales. Y aunque las autoridades del área económica hayan intentado justificar los números rojos, la realidad nos dice que nos encontramos frente a una masiva destrucción de capital.

Por otro lado, regular la tasa de interés es una política mucho peor que la anterior. Veamos:

La tasa de interés establece la preferencia que existe entre consumo presente y futuro. Si el Gobierno, como en el caso boliviano, decide intervenir la tasa de interés, la lógica a seguir será la siguiente: a) el crédito extra genera un «espejismo» en donde las personas beneficiadas creen tener más ahorros, b) fruto de esa ilusión los agentes económicos harán inversiones que antes parecían no rentables, c) después de esta etapa, la economía experimenta un crecimiento, d) pero como los bienes producidos por las nuevas inversiones en realidad no tienen demanda, el crecimiento inicial no puede ser sostenido, comienza e declive y muchas inversiones deben ser liquidadas –el sector de la construcción en Bolivia se encuentra en esta etapa-, e) finalmente, el mercado corregirá estos problemas, la tasa de interés buscara un nuevo equilibrio, y se establecerá a un nivel más alto que el inicial.

En síntesis, el Título I Capítulo V de la Ley de Servicios Financieros debe ser inmediatamente abolido, e impedir que el Ministerio de Economía vuelva a usar el crédito como un instrumento de clientelismo político, porque al final solo perjudica a los sectores más pobres.

Por otro lado, y aunque el régimen de Morales nos vendió la fantasía del “oasis económico de Sudamérica”, nuestra imagen ante el mundo no es de las mejores. Verbigracia, desde el 2007 la inversión extranjera viene cayendo a ritmos acelerados en el país. El economista Mauricio Ríos García, en su artículo titulado “Evo Morales deja una economía destruida en Bolivia” presenta algunos datos muy preocupantes:

• PIB 2019, según Bloomberg antes del fraude: 3,8%
• Déficit fiscal por sexto año consecutivo: 8%, $3.300 MM
• Déficit comercial: $722 MM
• PIB per cápita: $3.841
• Calificación de riesgo (Fitch, S&P) antes del fraude: perspectiva negativa.

Pero a pesar de una cruda realidad golpeando la puerta, Luis Arce Catacora -hombre fuerte de Morales desde el 2006-, en julio del año 2019, manifestó lo siguiente: “la economía va bien, el único sector que presenta problemas es el de hidrocarburos”. Esto lo es lo mismo que decir: “la vaca está viva, sólo que ya no da leche”.

Dentro ese contexto tan desfavorable, es que debemos comprender lo complicado que tienen su gestión las empresas exportadoras.

SEGUNDA PARTE:

EL 80 – 20 – 10. LA TRISTE REALIDAD EXPORTADORA

Por: Carol Canales Villarroel

Hacer empresa, crear trabajos y generar riqueza en Bolivia es igual de duro que afrontar una Pandemia. La excesiva burocracia institucional, falencias en los servicios de apoyo y un mercado incipiente exigente en precio, pero nulo de exigencias de calidad, son el panorama que actualmente un empresario boliviano encuentra. Si llevamos esto a una esfera internacional, nuestro sector externo las lleva difíciles.

El Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE) en su Boletín Informativo de noviembre 2019, plasmaba el desempeño de ese año de nuestro sector exportador. Ninguna novedad en el frente. El 80% de nuestras ventas al mundo son materias primas o commodities y el escaso 20% productos no tradicionales. Este porcentaje ha sido como un karma que representa nuestra poca objetividad y diversificación como país hacia el mercado internacional, es decir, la actitud que se tiene en el país frente a todos los asuntos importantes.

Composición de Exportaciones Bolivianas 2019 / IBCE

El keynesianismo vive presente en cada esfera de este país y obviamente las exportaciones no se libran de este mal. Ese 80% exportador, el que controla el Gobierno, el que está poco elaborado, el que requiere gastos fuertes de mantención, el que está sujeto a las variaciones del precio internacional, es el que mantiene muchas políticas gubernamentales y tristemente nos han metido a la cabeza que esa fórmula es la que nos sacara de la pobreza. Aún más triste es pensar que quieren rifar el Litio y meterlo en el mismo baile, un baile cargado de corrupción, ineficiencia y GASTO.

¿Qué pasa con el otro 20%? Ese 20 representa al empresariado que primero decide hacer frente a las trabas nacionales e incursionar en el mercado internacional. Pero no todo es color de rosa, si bien hay esfuerzo, inversión privada y riesgo de por medio, esa intervención estatal también llega a estas esferas. Si se analizan las cifras, el primer producto de exportación no tradicional es la soya, catalogada como el “grano de oro”. Según el IBCE los productos derivados de este producto son el 22% grano, 24% aceite vegetal y 54% harina y torta de soya, denotando una evolución favorable en cuanto a productos con valor agregado. Los principales destinos para las exportaciones de soya son: Colombia (48%), Perú (30%), Ecuador (14%) y Chile con (6%). En estos países los productos exportados por Bolivia forman parte de la industria alimenticia, es decir las utilizan como materia prima para la producción de otros alimentos.

El control gubernamental entra dentro de este rubro -porque se aplica un cupo para la exportación-. Aunque el argumento es sustentar el mercado interno, esta medida ha sido utilizada por el gobierno del MAS, en sus primeras instancias, para controlar al sector agropecuario cruceño y generar favoritismo con la dotación de cupos, así como modificaciones a la legislación para utilizar tierras designadas cómo zonas protegidas para ser cambiadas a zonas agrícolas. Muchos de los productos agroindustriales cruceños, tienen este comportamiento, basado en una estrategia de producción en grandes cantidades, centralizando la transformación en algunas empresas industriales que compran sus cosechas a pequeños productores -que en la mayoría de los casos carecen de estrategias de negociación frente a los grandes-.

Productos estrella (que con suerte son un 10%, pero implican mayor valor agregado) como café, cacao, almendras amazónicas, joyas de oro, singani, vinos de altura, maní, etc., son los rubros que representan el verdadero rol del sector exportador.

Durante la gestión del MAS no existieron políticas o medidas que beneficien realmente a este 10%, pisoteando también en esta esfera a las minorías.

La gestión gubernamental que se requiere debería estar basada en la facilidad de trámites, coordinación de acceso a información, trabajo conjunto con cámaras y agrupaciones de comerciantes y medidas de “Diplomacia Comercial”. Durante el gobierno transitorio, se vieron esfuerzos importantes en esta área. Sin embargo, al volver la cúpula masista, todos estos esfuerzos corren serio peligro.

El 80% implica tener al partido de turno controlando las empresas estratégicas y sentarse a esperar los precios internacionales, para poder tener al 10% agroindustrial peleando por pugnas de exportación y al 10% olvidado, bregando con creatividad, entusiasmo y esfuerzos privados el verdadero potencial de Bolivia a tener presencia en el mercado internacional. Mientras tengamos un gobierno empecinado en el extractivismo, el sindicalismo y persecución de sus oponentes, la única opción confiable, como siempre, serán los esfuerzos privados.

Pedir al Gobierno ayuda, no significa que participe activamente en estos rubros. Lo único que se le exige son medidas promotoras de riqueza, asegurar las inversiones privadas, un nivel de negociación gubernamental en las instancias supranacionales y acuerdos comerciales beneficiosos para este 10% creativo, pero mientras se promueva el cuoteo en instancias OPERATIVAS del Estado, no habrá vacuna, ni bonos que salven a este sector y por consiguiente a los demás.

//@VisorBolivia//

FUSIONISMO EN DEFENSA DE LA VIDA, LA LIBERTAD Y LA PROPIEDAD

ALBERTO MANSUETI.- Las preguntas para comenzar son: ¿de quiénes nos defendemos? ¿Quiénes son los enemigos de la vida, la libertad y la propiedad? ¿Podemos identificarlos? ¿De dónde vienen los ataques, en cuáles terrenos y frentes, y con qué armas y estrategias?

Vienen de la izquierda. Hoy tenemos duros ataques de parte del marxismo cultural; pero que no ha roto con el marxismo clásico. No hay una “nueva” izquierda; es la misma de siempre, es aquella que (1) en el siglo XX logró conquistar plazas decisivas en todos los terrenos de la economía, la política y la educación, e imponer el estatismo, siguiendo las pautas antiliberales del marxismo clásico, el de 1848. Esa misma, la de siempre, desde esas fuertes posiciones que tiene tomadas y aferradas, y que no piensa ceder porque les son harto ventajosas, (2) en este siglo XXI se lanza ferozmente a la conquista de otras plazas vitales, en los terrenos de la familia, la cultura y la religión, siguiendo las pautas anti conservadoras del marxismo cultural, el de la Escuela de Frankfurt. Pero… ¡es la misma!

En el siglo XX, los marxistas políticos nos impusieron los 10 puntos del “Manifiesto” Capítulo 2, por la violencia los bolcheviques, y por el engaño los socialdemócratas, “fabianos” y laboristas. Mientras tanto, los de Frankfurt, junto con Gramsci, Luckacs y los marxistas intelectuales, delinearon estrategias para extender su poder, atacando la familia, la cultura y la religión con ideas nada nuevas, pues seminalmente ya estaban en las obras juveniles de Marx, y en la de Engels “El origen de la familia, la propiedad privada y el estado” de 1884. Es lo que en el siglo XXI pretende decretarnos la misma izquierda, nada “nueva”.

¿Y la derecha? Salvo honrosas excepciones, está profundamente dividida entre sedicentes liberales y conservadores. Y en ambos campos hay dos enormes y monstruosas incongruencias: (1) en un extremo, “libertarios” que defienden el libre mercado y la propiedad privada, pero en temas “morales” van contra la vida y la familia, y en muchos casos contra la cultura judeocristiana y la religión. (2) En el otro extremo, los “pro vida y pro familia” que son estatistas en temas de Economía Política y educación (los que también son morales), o sea, contra el libre mercado y la propiedad privada.

En tiempos de la Revolución Americana de 1776, Thomas Jefferson y James Madison fundaron el “Partido Demócrata-Republicano” en los principios del liberalismo clásico. Y en la España de la “Restauración”, en 1875, cien años después, sobre esas premisas, Práxedes Mateo Sagasta fundó el Partido llamado “Liberal Fusionista”. En los EE.UU. de los años ’50, el ideólogo Frank Meyer desarrolló esta misma doctrina liberal conservadora durante la “Guerra Fría”, como su aporte para la revista “National Review”, que nutrió a las bases y líderes del Partido Republicano y otros movimientos afines.

Por lo común la derecha pierde cuando se escinde en dos campos separados y opuestos: conservador y liberal; ahí es cuando siempre gana la izquierda. La “fusión” de las dos vertientes casi siempre da el triunfo a las derechas; así se explican los éxitos de Thatcher y Reagan en los años ‘80. Ronald Reagan siguió las enseñanzas del senador Barry Goldwater, e hizo “fusionismo” en cada una de sus campañas electorales victoriosas: para gobernador de California, en 1966, reelecto en 1970, y luego para la Presidencia de EE.UU., en 1980, reelecto en 1984.

Otro error garrafal

Además de jugar divididos, los de nuestro campo jugamos mal: un juego puramente defensivo. Rara vez hacemos avances con propuestas e iniciativas propias; casi siempre eso lo hace el equipo contrario, y nos limitamos a atajar los pelotazos, lo cual no siempre logramos. ¿Y qué pasa en el fútbol si los jugadores de un equipo se concentran todos atrás, y nadie ataca? Pierden, así de simple. Por eso las derechas hasta ahora hemos perdido el juego político. Y la gente sale dañada, por la incompetencia nuestra.

Los marxistas clásicos y sus “compañeros de ruta” llevan más de 100 años en un plan de juego ofensivo, con todas sus políticas antiliberales, o sea los 10 Puntos del “Manifiesto Comunista” de 1848, cap. 2: la reforma agraria (1); impuesto progresivo a los ingresos (2) y a la herencia (3); estatización de empresas extranjeras y activos privados (4); Banco Central (5); ferrocarriles y transportes estatales (6); fábricas, comercios, tierras y fincas estatales (7); las leyes laborales (8); retenciones a las ganancias en minería y energía, y haciendas agropecuarias (9); educación socializada (10).

Los marxistas culturales llevan a lo menos 20 o 30 años en un plan de juego también ofensivo, con todas sus políticas anti-conservadoras, o sea “los 4 jinetes”: (1) ambientalismo radical, contra la industria; (2) la “perspectiva de género” y la Agenda LGBTIQ+; (3) “multiculturalismo”, exaltando el afroindigenismo y las “plurinacionalidades”; (4) el relativismo posmodernista: no existe la verdad objetiva.

En el campo enemigo, hoy los marxistas culturales no rompen con los marxistas clásicos; lo que hacen es continuar su labor destructiva, disparando sobre el matrimonio, la familia y la sexualidad ordenada, que son las bases y fundamentos del capitalismo liberal, la propiedad privada y el desarrollo económico. En nuestro campo jugamos a la defensiva, y divididos: los liberales tratan de atajar los tiros en la economía casi exclusivamente; y los conservadores igual, en la cultura y la ética. Pero solos, cada uno por su lado, salimos derrotados a menudo.

La vida, la libertad y la propiedad tienen demasiados enemigos. ¿Cuáles son? ¿Es la corrupción?

No; ese es sólo un síntoma: el problema es el estatismo, nuestro enemigo primordial, del cual la corrupción desbordada es una simple consecuencia. ¿Y cuáles son los otros enemigos? Todos ellos se relacionan con el estatismo, clásico y/o cultural. Son estos 12, principalmente:

Los enemigos comunes de la vida, la libertad y la propiedad

(1) Los IMPUESTOS excesivos, que a todos nos empobrecen, y como nunca alcanzan, nos llevan al endeudamiento estatal descontrolado. (2) El DESEMPLEO, y los obstáculos a las libertades de trabajo y contratación de recursos humanos, y a la creación de empleo. (3) El DINERO inorgánico, la causa del deterioro en el poder adquisitivo de la moneda; es decir, en el poder de compra de nuestros salarios e ingresos. (4) Los MONOPOLIOS, todos, ya sea estatales o ya sea privados, en la economía, y en muchas otras esferas de la vida social. (5) La DES-EDUCACIÓN o degradación notable en la enseñanza, a todos los niveles. (6) El “ECO-ROJISMO” o ambientalismo radical, claramente contrario al desarrollo.

(7) El FEMINISMO RADICAL, que incluye la “ideología de género” la cual motoriza la muy amplia Agenda LGBTIQ+. (8) El “MULTICULTURALISMO”, lo que es decir, el ataque virulento a la religión cristiana, y a la cultura y civilización occidentales, sumados al poco disimulado racismo antiblanco, tan absurdo, injusto y cruel como cualquier otro (9) “POSMODERNISMO”, fuerte ataque contra la verdad, la razón, la lógica y el sentido común, ocultos tras un relativismo ético, conceptual y ontológico. (10) NARCOTRÁFICO, que corrompe mucho de nuestra política, sobre todo a nivel local, y el problema se agrava con la fracasada “Guerra a la Droga” y las medidas “antilavado de dinero”, que a todos nos torpedea las transacciones comerciales y bancarias. (11) El CRIMEN desbordado, con una visión centrada en la policía y la autoridad como entidades “represivas”, y el delincuente como “víctima social”. (12) INJUSTICIA, que es la justicia separada de la verdad y la moral, y que se expresa en los jueces y tribunales ideologizados, politizados o corruptos.

En estos 12 temas, casi no se oyen nuestras voces opuestas. Casi todas las posturas que se expresan son las de izquierda, que dominan la conversación nacional. Nuestra política debe ser esta:

CAMBIAR LA CONVERSACIÓN NACIONAL con 12 TIROS DIRECTOS contra el ARCO ENEMIGO para MOVER LA OPINIÓN PÚBLICA HACIA LA DERECHA al estilo del Tea Party (2009) en EE.UU.

En todos nuestros países latinoamericanos, actualmente hay:

— Temas prohibidos, de los que no se habla, o muy poco. HAY QUE HABLAR, Y EN VOZ ALTA

— Temas que se hablan, pero con la opinión de la izquierda. HAY QUE EXPONER OTRAS POSTURAS, ¡LAS NUESTRAS!

En estos rubros: (1) Impuestos. (2) Empleo. (3) Dinero. (4) Monopolios. (5) Educación. (6) Ambientalismo. (7) Feminismo. (8) Multiculturalismo (9) Posmodernismo. (10) Narcotráfico. (11) Crimen. (12) Justicia. En estos 12 temas, cuando se tratan (y no siempre), ya sabemos las visiones y propuestas que están sobre la mesa, en los medios de prensa y redes sociales, siempre las mismas.

Nuestros temas y posturas NO SE CONOCEN, porque no tienen “dolientes”. Aquí tenemos una lista, no exhaustiva, en el mismo orden anterior. En cada caso, ¿cómo se exponen y se introducen, rompiendo el monopolio comunicacional de la izquierda? Van algunos ejemplos de varios países, con los actores y sus acciones comunicacionales en defensa de la vida, la libertad y la propiedad (ver los links):

(1) IMPUESTOS. En EEUU, las organizaciones anti-suba de impuestos lograron LIMITAR EL PODER IMPOSITIVO mediante una “Carta de Derechos del Contribuyente”, Taxpayer Bill Of Rights. Y más aún, ellas siguen luchando por ampliarla y profundizarla, en beneficio de los contribuyentes.

https://www.irs.gov/taxpayer-bill-of-rights

(2) EMPLEO. Las cámaras empresariales de muchos países financian estudios en pro de la desregulación y flexibilización laboral, para CREAR MÁS EMPLEO, y hacer la producción nacional más competitiva, ante los desafíos asiáticos. Aquí un ejemplo:

(3) DINERO. ¿Es recomendable la DOLARIZACIÓN? ¿Hay opciones alternativas como el retorno al Patrón Oro? En EEUU, el Instituto Ron Paul recibió un merecido reconocimiento por su lucha en favor de un dinero honesto y sano.

http://www.ronpaulinstitute.org/archives/peace-and-prosperity/2016/january/11/a-tribute-to-ron-paul-s-work-for-austrian-economics-and-against-the-federal-reserve/

(4) MONOPOLIOS. Sabemos de los altos precios por ej., de los medicamentos, y la izquierda denuncia cartelización. Pero ¿cómo andamos en IMPORTACIONES y libre comercio? En Hanoi se acaba de firmar el RCEP, que es el mayor tratado comercial del mundo, con una fantástica REDUCCIÓN DE ARANCELES. En nuestros países latinoamericanos, ¿seguimos con el mal llamado “proteccionismo” y las trabas a los bienes y servicios extranjeros? En México por ejemplo se aprestan a “aprovechar las gangas”

(5) EDUCACIÓN. ¿Por qué no se habla del BAJO RENDIMIENTO ESCOLAR? ¿Y la DEGRADACIÓN de la curricula escolar? Las organizaciones que defienden los derechos de los homeschoolers siempre explican las RAZONES por las que RETIRAN A SUS HIJOS DE LAS ESCUELAS, por ej., en España.

(6) AMBIENTALISMO. Cada año tenemos cifras crecientes sobre desempleo, desinversión, cierre y éxodo de empresas, por las cada vez más rígidas y restrictivas “LEYES VERDES” contra la industria y el desarrollo económico.

(7) FEMINISMO. En Gran Bretaña, Justice for Men & Boys, & the women who love them es un movimiento que DESEMASCARA al feminismo radical, denunciando los daños a los varones, sobre todo a los niños y jóvenes, y asumiendo su defensa en una serie de rubros

https://www.youtube.com/channel/UCKhX1c3ow6BrzdzP3ydpeZQ

(8) MULTICULTURALISMO Ben Shapiro ha escrito Bullies: How the Left’s Culture of Fear and Intimidation Silences Americans, una propuesta de agenda contra toda forma del racismo, en especial del “racismo antiblanco”, tan absurdo y repugnante como el racismo blanco

(9) POSMODERNISMO, una nueva forma de relativismo. El filósofo Roger Scruton hizo toda una crítica de las humanidades posmodernas y algunos elementos del arte posmoderno, con sus implicaciones en ética, filosofía, cultura, religión. En español se ha traducido “El Alma del mundo”

(10) NARCOTRÁFICO. Ciertas figuras como el ex presidente Fernando H. Cardozo de Brasil, que hasta hace poco apoyaban la “Guerra a la Droga”, han dejado de hacerlo, para promover algo MUCHO PEOR: la estatización de la oferta. O sea que el Estado sustituye al drug-pusher. ¿Por qué no se puede hablar de alternativas mejores, como la despenalización gradual en un marco de ampliación de todas las libertades, y no sólo la de endrogarse? ¿Es “tabú”?

https://www.americaeconomia.com/politica-sociedad/politica/diez-razones-para-legalizar-las-drogas

(11) CRIMEN. En Chile y en todo el mundo, la izquierda desata una feroz campaña de descrédito contra la policía y fuerzas del orden. El Círculo de Amigos de Carabineros de Chile es una organización de carácter privado, sin fines de lucro, dedicada a REIVINDICAR esa injustamente maltratada institución.

https://www.alguaciles.cl/web/mostrar_articulo/MTA=

(12) JUSTICIA. En EEUU, Prison Fellowship, fundada por el legendario Chuck Colson, es la mayor de las organizaciones que aboga por otro modelo de justicia, “restitutiva y compensatoria”, mejor que las políticas punitivas y/o “reinsercionistas”. Este punto de vista cristiano, ¿se conoce acaso?

OBJETIVOS

¿Qué debemos hacer en defensa de la vida, la libertad y la propiedad? Muy simple: UNIR ESFUERZOS, RECURSOS Y MEDIOS humanos, políticos, mediáticos y de influencia, entre todos quienes defendemos esos tres principios y valores, contra nuestros enemigos. Salvo casos muy puntuales y excepcionales, todos están unidos y se apoyan mutuamente en los diversos temas, todos con las mismas posturas.

Nosotros apreciamos enormemente el valor que tienen diversas organizaciones, grupos, partidos e instituciones en combatir por una u otra de todas estas buenas causas; pero no podemos triunfar en solitario. Lo que proponemos es: FUSIONISMO de conservadores y liberales; al estilo del Tea Party en EE.UU., cuando surgió. ¿Cómo es eso? Muy simple quienes prioritariamente defienden la vida, deben apoyar a quienes prioritariamente defienden el libre mercado; y viceversa. De otra forma, la vida y la familia no pueden ganar las batallas; y tampoco el libre mercado y las libertades comerciales y económicas. La izquierda gana; y todos perdemos.

LA VIDA, LA LIBERTAD Y LA PROPIEDAD son atacadas todas conjuntamente, por los mismos enemigos. El dilema es: se defienden juntas, o perecen juntas.

//*ALBERTO MANSUETI ES POLITÓLOGO, FUNDADOR DEL CENTRO DE LIBERALISMO CLÁSICO//

//**Informe para el VI Foro Liberal de América Latina//

DERECHA CONTRA IZQUIERDA: PRINCIPIOS, VALORES Y ESTRATEGIAS

Por: Alberto Mansueti

El Movimiento por las Cinco Reformas es de naturaleza política; y la buena política comienza por declarar y precisar con claridad los principios y valores que la guían, sirviendo como IDENTIFICADORES, tanto de sus fines, como de los medios conducentes a su logro.

                                                                              I

Los principios y valores no son sólo para libros y declaraciones; son para concretarse en la práctica. Y es mediante acción política inteligente, antes que todo con un programa, como nuestras Cinco Reformas, en el contexto de un proyecto político, la Gran Devolución. Con partidos o movimientos, grupos y activistas, adhesiones y líderes. Y estrategias adecuadas. Los “tigres” de Asia y los “leones” de África están en el proceso de transición de socialismo a capitalismo, algunos desde hace tiempo, siguiendo los pasos de los países de la Europa excomunista; y de todos ellos tomamos lecciones.

Una de las más valiosas es que a la izquierda se le combate con la unidad de las fuerzas contrarias; pero la unidad firme y duradera no es en torno a personalidades, o a “las ideas de la libertad”, sino a un programa concreto y un proyecto específico para conquistar la libertad. Así hemos logrado con éxito la unidad de liberales, “libertarios”, conservadores, “patriotas”, etc., y de católicos, evangélicos, judíos y no creyentes, gentes de muchos matices; salvo con quienes no desean adherir al proyecto. De tal modo nos evitamos las interminables, estériles, y agrias controversias y disputas. Si te gusta el proyecto, adhieres; y podemos mejorarlo entre todos, pues no es perfecto ni inmejorable. O no adhieres; y no hay problema alguno. Así todo es más fácil.

Aunque si tienes un mejor proyecto, tiramos 5 R al cubo de la basura y adoptamos el tuyo; pero de momento el nuestro es único en su género. Y claro que tenemos líderes, y excelentes todos; pero el protagonismo no es de personas, sino del proyecto compartido, que no voy a repetir ni a resumir aquí, porque puedes verlo en las Webs del Foro Liberal de América Latina, y de nuestros partidos Familia de Guatemala y Devolución de Perú; e información adicional en nuestros Blogs personales.

Otra lección que aprendimos: tras la II Guerra Mundial, ciertos países prohibieron los partidos comunistas, socialistas y nazis por decreto; y al poco tiempo volvieron con otros nombres y símbolos. De nada sirvió. Hoy en día, esta parece ser la única estrategia de las derechas convencionales; pero está probado que no funciona.

                                                                              II

Orden, justicia y libertad son nuestros PRINCIPIOS. En esa misma secuencia; porque sin orden no hay justicia, y sin justicia no hay libertad.

ORDEN es la ubicación de las cosas en sus lugares propios que les corresponden. El orden garantiza la buena disposición de las partes en un todo. JUSTICIA es vivir honestamente sin hacer daño a nadie, y dar a cada uno lo suyo propio. LIBERTAD es la facultad de una persona individual, empresa o entidad social para decidir algo, y por lo cual es responsable de sus actos.

Son los axiomas políticos “clásicos” en lo que una vez fue el mundo libre, “occidental y cristiano”, por muchos siglos. Pero desde el siglo XIX el socialismo se hizo cada vez más influyente, y nombró como “capitalismo” al sistema de “economía natural”, pero sin distinguirlo del capitalismo mercantilista; y nombró como de “derecha” a tales principios, e instituciones en ellos inspiradas. Y son términos de amplia aceptación, más vale reconocerlo.

A su vez, los socialistas se identificaron a sí mismos como de “izquierda”, prometiendo una gran felicidad universal que nunca llegó. Y se adueñaron de los gobiernos, aplastando tanto el orden como la justicia y la libertad; e imponiendo sus contrarios: desorden; injusticia; y opresión, tiranía cruel y absolutista. Somos de derecha, naturalmente, sin importar que esa palabra, como “capitalismo” y otras, fueron demonizadas. Es urgente reivindicarlas, des-satanizarlas, quitarles el estigma, o sea el veneno; pues negarlas de nada vale, porque somos lo que somos: impulsores del capitalismo liberal, y por tanto de derecha.

No tenemos vergüenza. Lo que hacemos es resignificar los términos como “socialismo” e “izquierda” por lo que son realmente, para que sean ellos quienes se avergüencen. Recuerda: en el reino animal, comes o eres comido; en el reino social humano, defines o eres definido. Vamos a definir y a redefinir entonces, poner nuestros rótulos a los distintos actores, por cuanto no hay de otra.

Las fuerzas de derecha, no todas y no siempre permanecieron fieles a sus principios, especialmente las mercantilistas. Las que llamamos las “derechas malas” traicionaron, se confundieron, o se acobardaron y se rindieron, muchas veces adoptando conceptos e ideas de izquierda, funcionando como “pseudoderecha”; y así muchas desaparecieron, lo que permitió el avance y dominio de los socialistas.

Otras se mantienen en pie, pero sin vocación de cambios: no hacen reformas de fondo; por eso fracasan, como ha sido en los gobiernos de P. P. Kuczynski (Perú), Macri (Argentina), los “designados” de Uribe (en Colombia), Piñera (Chile) y similares. Por otro lado, están los “tanques de pensamiento” y los “influencers” liberales o conservadores, que también carecen de un programa y un proyecto político para conquistar la libertad, porque se mantienen al margen de la actividad política. ¿De qué vale entonces toda esa retórica anticomunista? Los unos son “politiqueros”, y los otros son casi todos antipolíticos: en conjunto la derecha “reaccionaria” o puramente negativa; nosotros somos la derecha “accionaria” o positiva.

                                                                              III

Nuestros VALORES son los tres pilares del capitalismo y del liberalismo clásico, a veces llamado “conservador”, la mejor expresión de la derecha: GOBIERNOS LIMITADOS, MERCADOS LIBRES, y respeto a la PROPIEDAD PRIVADA. Porque son única vía idónea para tener orden, justicia y libertad.

Combatimos las tres negras realidades que las izquierdas, más allá de sus discursos, nos imponen con todas sus “revoluciones”; y que son las antípodas: Gobiernos “totalitarios” que todo lo esclavizan bajo su dominio; mercados controlados, interferidos, obstaculizados o anulados; y propiedad estatal en economía y en toda esfera privada de la vida social.

Eso es lo que hoy padecemos; y nos han causado desempleo, pobreza, miseria, ignorancia, y absoluta dependencia del “estado”; entre otros males. Porque las izquierdas gozan de total impunidad: sin una derecha competente, escapan a su responsabilidad por estas calamidades, empleando habilidosos engaños y perversas estrategias, que crean confusión por doquier, y con palabras torcidas manipulan las emociones y sentimientos de los desinformados. Instalan mentiras que muchos creen ingenuamente.

                                                                              IV

Veamos las FALSEDADES más dañinas, en sus contextos: las realidades.

1) La madre de todas las mentiras: que el capitalismo reina, no el socialismo; y es el culpable de todos nuestros males. Socialistas y “progresistas” se ven como adalides de la “justicia social” y defensores de los pobres, débiles y oprimidos; pero la realidad es otra. Y no hay izquierdas buenas: las hay blandas que aplican la mentira, y duras que agregan la violencia.

2) Segunda: que socialismo y capitalismo son “opciones” que puedes escoger; incluso combinar piezas de uno y otro. Por eso dicen los curas marxistas que el socialismo es “la opción preferencial por los pobres”; y los “terceristas” se proclaman heraldos de una “opción intermedia”. No; no son dos equipos de fútbol: son absolutamente asimétricos, y la elección es entre vida o muerte, entre el bien y el mal, sin “modelo mixto” ni “tercera vía”.

3) Es evidente que no funcionan las empresas estatales, la educación y la salud públicas, y toda la parafernalia legislativa y burocrática del “Estado de Bienestar”; pero nos dicen es por culpa de “la corrupción” inherente al capitalismo. Y nos distraen con escándalos de “histeria anticorrupción”.

4) Los partidos de izquierdas y sus organizaciones dependientes han aplicado el marxismo clásico y controlan la economía y la educación. Esto les da inmenso poder para imponer por la fuerza todas las mentiras del marxismo cultural: ideología de género; ambientalismo rojo; racismo antiblanco; y relativismo posmodernista. No es una ruptura ni discontinuidad con el marxismo clásico; es una continuación. E implica una “huida hacia adelante” para arrasar con las bases y fundamentos de la cultura y la civilización. Por eso todas las izquierdas, duras y blandas, aplican ambos marxismos.

5) Pero hay otros objetivos estratégicos en el marxismo cultural, como impedir el “fusionismo” de los conservadores y los liberales; y ponernos a todos a discutir sobre asuntos sexuales y transexuales, o la “salvación” del planeta y las bolsas de plástico, el “genocidio” del Almirante Cristóbal Colón y las estatuas, o si la verdad es una “construcción social”, no absoluta, ni puede ser objetiva, etc. Y que así no se hable de privatizar, desregular, y abrir los mercados; por cuanto para ellos esas son “obscenidades” indecibles.

6) Han establecido que el estatismo actual, con su “Estado de Bienestar”, son cosas inamovibles e incuestionables. Si los dejamos, jamás van a salir del poder. Y así la “batalla cultural” la ganan ellos, como estamos viendo todos los días; nosotros no, porque ellos tienen el poder y nosotros no. En un terreno tan desnivelado y desfavorable, la de la cultura es batalla perdida ya de antemano, a menos que se vea que es de naturaleza política, y que se pelea con armas políticas. Lo aconsejable en estrategia es despojarles del terreno alto y ventajoso para ellos; por eso vamos por las Cinco Reformas: para quitarles el poder.

Y con nuestros partidos, que son los más eficaces agentes de cambio cultural, como han sido los marxistas, que nos han cambiado la cultura (para mal) desde sus partidos, aunque operando encubiertos bajo las máscaras de sus “organizaciones de fachada” (Lenin), las ONGs y sus minorías activistas, gritonas e incendiarias. Siempre sus partidos políticos fueron los que manejaron a periodistas, jueces, profesores y maestros, y otros elementos de la “pequeña burguesía”: en directo o usando sindicatos, en secreto o a la vista. Y lo siguen haciendo; hasta peor que antes, porque esos profesionales ya están tan ideologizados (adoctrinados), que accionan “en modo automático”, sin esperar mucho a que se les “baje la línea” o las consignas, como en los viejos tiempos. Y nosotros, como tontos, creemos que “los tiempos han cambiado”. Los tiempos pueden haber cambiado; ellos no.

                                                                              V                           

7) Otras falsedades más: “ya no hay izquierdas ni derechas”; esas palabras son “viejas”, del tiempo de la revolución francesa, así que no tienen valor. Con esta estratagema las izquierdas de todas las variedades y colores consiguen tres objetivos muy bien trazados: disimular o esconder su identidad; intimidar y desarmar a las derechas; y confundir a los poco espabilados y desprevenidos.

8) Otra mentira eficaz: acusar de “ultraderecha” y “fascista” a toda clase de opiniones políticas “centristas”, o de izquierda blanda, es decir no violenta; o de esa derecha que se autonombra como “moderada”, admitiendo tácitamente que hay algo malo en el capitalismo y la derecha.

9) “¡No es socialismo; es populismo!” Es una cobertura muy mañosa que disfraza y oculta el socialismo. “Populismo” no es una corriente ideológica sino un estilo, que sirve como condimento para corrientes de izquierdas o derechas, así como la sal o el picante sazonan el pollo o la chuleta de res o de cerdo. Pero el populismo sí es una amenaza seria pues va contra las elites, sean reales o imaginarias; y apela al “pueblo” directamente, por encima y en contra de las instituciones, sean malas, regulares o buenas. Ahora bien: el pollo al curry sigue siendo pollo; y el socialismo populista sigue siendo socialismo. Como el “democrático”, al igual que el “moderno”, etc. Las izquierdas tienen muchos condimentos, y diversos rótulos y disfraces.

10) Las izquierdas están tan seguras en el poder, que se dan el lujo de competir entre ellas, aunque siempre se acusan unas a otras de falsificar encuestas y hacer fraude electoral. Sus actores no tan radicales se presentan como “mal menor”; y no pocas “centroderechas” juegan este juego. Pero “el mal menor” no hace las cosas bien; y sólo es una antesala a toda clase de males mayores.

11) Por fin sus dos fraudes más perniciosos y a la vez más exitosos, a juzgar por sus pésimos estragos. El primero: reemplazo de la política, que trata sobre las políticas públicas, buenas, regulares y malas, por la politiquería, que trata sobre el poder, quién lo tiene y quién no, y los personajes en el circo de la ruidosa diatriba politiquera. Los politiqueros, estatistas de izquierdas o de la derecha mala, no tienen principios. Abundan en chismes y detalles sin importancia, como los escandaletes de corrupción o de tipo sexual, las trapisondas, triquiñuelas y chicanas judiciales que se lanzan unos a otros para disputarse a mordiscos lo que les interesa: sus cuotas de poder.

12) El segundo: culpar a la política y los políticos, en general, cuando la culpa es del estatismo y los estatistas; y de la politiquería. Se presentan como “ciudadanos” y representantes de “la ciudadanía”, escondiendo su naturaleza obviamente política, y de la peor. Con el vendaval “antipolítico” sus partidos siguen intactos, pero ocultos, manejando los hilos en la oscuridad. Y los de derecha se amilanan, debilitan y degeneran hasta desaparecer. Las continuas marchas y protestas callejera no son sustitutos idóneos para nosotros, que somos gente de trabajo y familia; no “de calle”. Y menos con consignas tontas, como ¡sueldos de los diputados; y su reelección! Lo grave no es lo que gana un diputado, ni si es reelecto, sino lo que hace: ¡leyes malas! Estos dos fraudes tramposos son los mayores obstáculos en nuestro trabajo: culpa mucha gente a “la política” de todos sus males, cuando lo que hay no es tal sino politiquería; y el culpable es el estatismo.

¿Algunas de todas estas mentiras se contradicen unas con otras? Por supuesto sí; pero las izquierdas disfrutan de la ausencia de una derecha fuerte, firme y efectiva, que les ponga en evidencia.

                                                                              VI

No tememos a las izquierdas; ni nos amedrentan las palabras demonizadas. Conceptos claros y precisos de izquierda y derecha nos sirven como potentes luces en la vía, para no perdernos, y alumbrar a otros. No usamos subterfugios inútiles como ponernos adjetivos “moderadores”, o el de “ni izquierda ni derecha”.

Uno de los peores de los muchos fallos de la derecha mala es denunciar siempre a los jefes de las izquierdas con epítetos alusivos a sus personas: ladrones, corruptos, pedófilos, borrachos, “narcos”, asesinos, delincuentes, sicópatas, “dictadores”; y no por socialistas. Pero son algo peor que dictadores, son “tiranos”; y muchos de sus crímenes son reales, pero atribuibles al socialismo como sistema, más que a las tales personas. Nosotros denunciamos los crímenes del sistema, más que a sus caudillos.

Señalar cada una de las falsedades, mostrando y describiendo las realidades, sin temer a las palabras, más bien resignificarlas; y abordando lo medular: las políticas públicas en juego, sin perdernos en tristes minucias o en ataques y descalificaciones personales, son las TÁCTICAS idóneas. Otra es, por ejemplo: si un comunista dijo algo cierto, reconocerlo; eso los desconcierta, y la derecha mala nunca lo hace, y por eso tantas veces se tropieza con la realidad y se cae. Aplica tácticas equivocadas y contraproducentes; como el “triunfalismo”: en las elecciones siempre cantan victoria antes de los comicios; y en los gobiernos se jactan de éxitos que no tienen, porque no hacen las reformas que deberían. Sin embargo, las mentiras tienen patas cortas; y las realidades asoman la cabeza, tarde o temprano, y entonces cunde el desaliento.

Otras veces, como en Cuba y Venezuela desde hace seis y dos décadas, hacen lo opuesto, pero igual de ineficaz: “mostrar las heridas”, pasando fotos de activistas torturados, apaleados y sangrantes; creen que así llaman la atención, y mueven a la piedad. Pero la verdad es que no pasa nada.

Vamos ahora nuestras grandes líneas de acción política: las principales ESTRATEGIAS. Las diseñamos principalmente para contrarrestar las socialistas, que proceden en su mayor parte de Lenin y Stalin las del marxismo clásico, y de Gramsci, Lukacs y las Escuelas de Frankfurt y Birmingham las del marxismo cultural. Fueron buenos estrategas todos, debemos admitir. Veamos:

1) Criticamos duro a la derecha mala, por incompetente y cobarde, e ineficaz siquiera como contención a la izquierda; por eso nuestro primer gran objetivo estratégico: TERCIAR en el cuadro político presente, por lo general bipolarizado entre izquierdas y derechas malas, o entre socialistas duros y blandos. Eso es poniendo parlamentarios 5 R en el Congreso, para ser “la otra oposición”, y cuestionar las leyes malas, que impiden las reformas. El juego político no siempre es bilateral; suele ser multilateral. En ajedrez hay variantes para tres competidores. ¡Eso queremos! Se nos increpa a veces: “¿por qué Uds. critican a las figuras de la derecha, que están bajo ataque de la izquierda?” Porque ser blanco de la izquierda no es mérito en sí mismo; las izquierdas se dan otro lujo: elegir al contrincante, como si un buen boxeador escoge a uno torpe y lo sube al ring.

2) Si logramos terciar y ser “la otra oposición”, después toca ser “la oposición”. Segundo objetivo estratégico, una vez crecidos y fuertes, es SUSTITUIR a las derechas malas, y funcionar como primera oposición a los gobernantes de turno, sean de izquierdas, duras o blandas, o de pseudoderecha.

3) Y luego, el tercero, para cuando estemos en capacidad de hacerlo, dar jaque mate: DESALOJAR del poder a las izquierdas. En los tres casos, contamos con tu apoyo y el de personas decentes, mentalmente claras y bien decididas, en número suficiente para ir logrando con éxito nuestros objetivos. Desde ya sabemos: sin esa condición, ninguno será posible, y nuestros países seguirán en la deriva cuesta abajo.

Una vez en el poder, lo que sigue es tomar distancia de las agencias de la ONU, sus pactos, tratados y acuerdos que nos imponen las leyes malas; luego derogar o reformar radicalmente esas leyes, para poder concretar las Cinco Reformas. Y de este modo empoderar a los particulares, empresas y entes privados con funciones, libertades y recursos devueltos, a fin de que tengan poder como para hacer sus “reformas particulares” en sus entornos inmediatos. O sea: nosotros deshacemos las obras del marxismo clásico, y la gente podrá mejorar su nivel de vida, y deshacer las obras del marxismo cultural por sí misma.

En estos días se juntó casi toda la derecha reaccionaria en Madrid, convocados por Vox de España. Estaban los politiqueros “centristas” abrazados con los “influencers” antipolíticos, esos “batalladores culturales” de Youtube y redes sociales, de la mano con los “tanqueros de pensamiento”, para quienes la «batalla cultural» parece una excusa para evadir la batalla política. Y los devotos de Trump, el mesías que vino a traer salvación. La «Carta de Madrid» habla de “frenar el avance comunista”; pero no se frena con socialistas democráticos, como la mayoría de sus firmantes, ni con pura retórica; sino con prosperidad y bienestar. Y es con reformas estructurales para la transición al capitalismo liberal.

Sin embargo, las bases de la derecha mala son buenas. Tenemos que «jalarles el piso» a sus jefes, atrayendo a la buena gente común que les apoya, en tanto vayan abriendo los ojos. Eso ya ocurre a diario: gracias a Dios las bases de la derecha mala ya empezaron a sentirse frustradas, decepcionadas y desilusionadas.

Somos su única esperanza: la derecha liberal; la derecha buena, auténtica, positiva y afirmativa, “accionaria”. Aspiramos a ser fieles a nuestros principios, sin traicionar. Sin confundirnos, ni confundir a nadie. A no ser cobardes, para así crecer y ser fuertes, con tu indispensable apoyo, a fin de hacer al menos contrapeso a las izquierdas por ahora. Y más adelante revertir sus leyes y políticas, decretadas por la fuerza, el engaño, o ambos medios combinados.

Sabemos que en la política sentimientos y emociones pesan más que argumentos y razones; sin embargo, una comunicación estratégica inteligente, bien informada y habilidosa de nuestra parte puede reorientar los sentimientos y emociones, que ahora se encuentran en función de la retórica marxista y “progresista”, y reencaminarlos hacia nuestros principios, valores y proyecto. No es fácil; pero tampoco imposible.

                                                                              VII

Con todo respeto, pero con firmeza y claridad, decimos a cada cual lo suyo. A los socialistas de buena fe, que el socialismo es antisocial; a los cristianos socialistas, que es anticristiano; a los ateos, que vamos por la separación no sólo de las iglesias y el estado, sino también de la enseñanza; a los “anarcocapitalistas”, que el caos y el desorden son ajenos al capitalismo; a los “tanques de pensamiento” y a los “influencers”, que la pelea es política; a las derechas malas, que las “reformitas” no sirven. A quienes pretenden que no existimos, les decimos: que sí existimos y aquí estamos, gracias a Dios, muy activos, sumando gente y trabajando. Y a todos les pedimos: que nos escuchen y que nos conozcan bien antes de juzgarnos.

Sabemos que en la vida todos tenemos legítimos anhelos y proyectos personales; seamos sinceros: todos queremos destacarnos, e incluso sobresalir. Pero quienes nos sumamos a esta empresa política, sabemos que eso no colide, como algunos erróneamente parecen suponer, con nuestras aspiraciones: al contrario: como partes destacadas de un proyecto tan ambicioso como es el de cambiar por completo y radicalmente la faz de nuestros países, nuestros nombres y apellidos se inscriben, y desde ya, en la historia del futuro.

A menudo nos preguntan si descartamos alianzas con otras fuerzas, acuerdos para postular en otros partidos, o incluso el alquiler de partidos taxis para llegar al Congreso. En principio no descartamos nada de eso; pero siempre y cuando no nos haga perder nuestra IDENTIDAD propia, la del proyecto, nuestro más valioso capital y activo político.

Un trabajo que hacemos a diario es educación política: enseñar, capacitar y entrenar. Si algo no entiendes de nuestra aventura, puedes acercarte a nosotros a través de las redes sociales con tus preguntas o tus dudas, y también con tus comentarios u observaciones.

No tenemos el dinero ni el poder comunicacional de la derecha reaccionaria; pero sí un arma muy poderosa: LA VERDAD. Con los argumentos; y el proyecto. Podemos perder escaramuzas, incluso una batalla; pero la guerra no está perdida. Para ganarla, ¡contamos contigo!

//*ALBERTO MANSUETI ES POLITÓLOGO, FUNDADOR DEL CENTRO DE LIBERALISMO
CLÁSICO//

BOLIVIA: ENTRE LA ESPADA Y LA PARED

Por: Pablo Añez.- Estamos a pocos días de las elecciones (18 de Octubre), en Bolivia se vive y se siente una incertidumbre como pocas veces se ha visto, ya que según encuestas, el Movimiento Al Socialismo (MAS) se muestra como líder de dichas encuestas, y en la oposición hay una grieta, entre quienes van a votar por Comunidad Ciudadana (CC) y Creemos.

El panorama está muy complicado, ya que muchos están optando por el famoso <<voto útil>> (Votar por Comunidad Ciudadana). Hablando de la oposición por supuesto, aunque está de más decir lo contradictorio, ya que luego del fraude de las últimas elecciones del 20 de Octubre del 2019, el posterior paro nacional y la inesperada renuncia de Evo Morales luego de 21 días, llegamos a sacar a un socialista, para tener que votar por otro, que dicho sea de paso, en su plan de gobierno pretende traer al progresismo de manera más fuerte, instalando cosas como: Feminismo, Aborto, Ideología de Género, Ecologismo, etc.

Sin embargo ¿Por qué la oposición al MAS está dividida? Porque la mentalidad en su mayoría es “anti-masista” y esto no sería un problema si en consecuencia de eso se tenga que votar por otro socialista, ya que ahí radica el problema, el pensar que el MAS es el enemigo (o al menos el único), porque es bien sabido, y la evidencia empírica me dará la razón (Venezuela, Cuba, y el experimento actual en Argentina, entre otros), que el socialismo es la gran piedra de tropiezo para que el país progrese; entonces, habiendo dicho eso ¿Mesa realmente es una opción en la que se pueda confiar y esperar un verdadero progreso? Los dejo reflexionar al respecto.

Ahora bien, ¿Por qué Carlos Mesa (aparte de ser un socialista) no sería alguien de fiar? Para responder esto, tenemos que ir años atrás, más concretamente a octubre de 2003, cuando se empiezan a ver ciertos indicios de vinculación del entonces vicepresidente de Bolivia, Carlos Mesa, con Evo Morales, y cómo este último pedía que se haga efectiva la “sucesión constitucional” y por consiguiente, Carlos Mesa se convierta en el primer mandatario del país, todo esto con el fin de derrocar al gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada. No olvidarse de que Mesa fue quien en aquella época, fue quien dio amnistía a Morales.

Una vez consumada dicha sucesión, Carlos Mesa hizo efectivo el plan del Foro de Sao Paulo en el país. Hemos escuchado constantemente el eslogan que perdura hasta hoy en día de “un gobierno de ciudadanos”, pero con algo más grande detrás, hablamos de un co-gobierno con el MAS (algunos miembros del MAS y del Movimiento Bolivia Libre, este último es un partido boliviano del Foro de Sao Paulo) en el que, por ejemplo, se bloqueó las autonomías regionales, y de ahí la conocida y criticada negación de Mesa para darle autonomía a Santa Cruz, aparte de calificarnos como “provincianos”.

Desde ahí se iba viendo la clara alianza con el MAS, aunque también se puede mencionar algo más reciente, sin ir más lejos, el año 2014, como “vocero de la causa marítima”, Mesa pasó a formar parte de la planilla de funcionarios del entonces gobierno de Evo Morales, ya que gracias a eso, fue ganando más simpatía para su posterior candidatura a la Presidencia.

Llegando a estos tiempos, más precisamente a las pasadas elecciones presidenciales, Mesa fue el único que asumió la posición de ir a segunda vuelta (a pesar del fraude del tamaño del sol por el MAS) y no contento con eso, luego de los 21 días de paro, sale con el cinismo y el descaro de adueñarse de la lucha que se hizo en las calles, autoproclamándose como “la mejor opción” para derrotar al Movimiento Al Socialismo, y siendo alabado por periodistas de ser un “intelectual” cuando no deja de responder de manera mediocre y desviar las preguntas “incómodas”.

Hablamos de alguien que plantea bajar impuestos, pero no el gasto público; es decir, una contradicción andante, o querer recurrir al financiamiento externo para enfrentar el déficit fiscal. Como diría el economista Hugo Balderrama: “Una total locura que equivale a hipotecar tu casa para pagar tu tarjeta de crédito”.

Aún después de mencionar todo esto (y eso que hay todavía más evidencia de vinculación con el MAS y el Foro de Sao Paulo), hay una gran cantidad de personas que harán efectivo el “voto útil”, creyendo que el MAS es el gran problema, cuando no ven todo el panorama y, gracias al adoctrinamiento y el consiguiente resentimiento con el oriente boliviano, prefieren vender sus principios a un abortista, izquierdista y progresista, que votar por un candidato cruceño, como lo es Luis Fernando Camacho de la  alianza Creemos.

Estamos a un paso de volver al socialismo del que hemos querido salir, todo gracias a la ignorancia de mucha gente “anti-masista”, pero no “anti-socialista”. En definitiva, estamos entre la espada y la pared.

//Pablo Añez es miembro de la Escuela de Líderes LIBRE-Mente//