SEDEM, EL ESTATISMO INMORAL QUE DESANGRA A LAS MAMÁS

“Señoras consumidoras, ustedes no saben qué es lo que les conviene comprar, en cambio nosotras las burócratas con tres maestrías y años de experiencia, tenemos el conocimiento de sobra para reconocer un producto de calidad superior”.

Con esa cita, el economista Carlos Armando Cardozo (https://cutt.ly/ULLD10V) se refiere a la prepotencia del sistema estatal que mira desde arriba a los ciudadanos para cualquier tema de la esfera social, en el caso concreto, el negociado dentro del SEDEM.

Los medios tradicionales y luego la feminista Galindo a su estilo, lograron amplificar las denuncias de las madres de familia que reciben ese subsidio de alimentos equivalentes a Bs 2.000, casi un sueldo mínimo nacional, cada mes y por todo el primer año del bebé recién nacido.

La pregunta siempre es ¿hay sobreprecios? La respuesta institucional y su gerente Fátima Pacheco es recurrente: “Lejos de lo que quieren distorsionar y hacer notar que hay un sobreprecio, no es así y nosotros vamos a demostrar, porque inclusive nosotros para esta gestión 2021-2022 hemos logrado reducir en un 20 por ciento los precios que estaban”, dijo el domingo, en publinota con el canal estatal masista.

Defensa del Consumidor, con el exconcejal masista que en su tiempo acopiaba azúcar en su departamento, también descartó sobre precio y dijo que pondrá personal para atender los reclamos de las mamás beneficiarias / consumidoras.

En actas no hay sobreprecio, porque si al masismo delincuente se le ocurre, puede justificar ante el mismo TCP, la Contraloría y la Procuraduría que el proceso de licitación se hizo bajo la norma y punto, caso cerrado.

Es decir, si el contrato cita que el proveedor “a)” propuso el yogurt probiótico en Bs 15 y el “b)” en 14, se eligió al más barato, sin importar el precio referencial del supermercado privado que es Bs 13 (y en las semanas de oferta 2×1 llega a Bs 25 dos botellas).

Diga usted, con el ejemplo, ¿se ahorró un peso o se perdió un peso? Centavo a centavo se hace una fortuna.

Sucede que el masismo inicia procesos por cualquier falla administrativa a sus opositores. “Que lo contrató sin cumplir requisitos” (cuando ellos contratan a informáticos sin título y les pagan 12 mil pesos); “que el contrato no era para servicios solo para servicios de consultoría” (cuando ellos adjudican hasta la limpieza de Bulo Bulo a una federación de sus aliadas); “que había barbijos más baratos” (pero ellos comparan precios de pandemia, cuando un kn95 valía Bs 20 en El Prado y luego rebajó a Bs 5). El resultado: juicio para quien no sea masista.

Pero ellos, los inmaculados siempre van a manipular las cifras, las leyes, los datos, los contratos. Ellos no fallan, ellos son socialistas inocentes siempre, y no hay juez que contradiga aquello.

El problema es el Estatismo Inmoral que siempre cree que puede manejar el destino de los ciudadanos y que aprovecha la disponibilidad de los recursos públicos para sacar su comisión, su diezmo, su mordida.

¿Billetera móvil para las mamás del SEDEM? ¿Y quién se encargará de su administración? ¿Algún ministerio? ¿Banco Unión? ¡Pero si la idea es eliminar al intermediario, señora! Sino es más de lo mismo nomás…  

Hace año y medio se demostró cómo se maneja el sistema de vales o boucher, cuando la corruptela municipal había manchado a un tal Leyes y amenazaba a Revilla. La propuesta de corte LIBERAL (que apela a la solidaridad para quien lo necesite de verdad) está registrada en pocos medios de comunicación (https://cutt.ly/ZLLFrmn).

La empresa contratante, “el patrón”, debería firmar convenios con los supermercados privados o pequeños productores independientes, para que los vales que se les entregue a las mamás sean canjeados por los productos de su preferencia. Que cada una decida la marca de su preferencia. Punto.

Sucede que no queremos soltar la mano paternalista de, justamente, “papá Estado”, porque en más de seis décadas de estatismo nos han hecho creer que no podemos vivir sin ellos, la clase política, o como llama Milei “la casta”.

Que el SEDEM sea la punta de lanza para liberar a Bolivia del estatismo inmoral. Y de paso, junto a ese nido de masistas bien pagados, que se cierre la Defensoría del Pueblo, el Ministerio de Justicia y la Procuraduría, cuya labor estéril, entrometida y fracasada, respectivamente, solo conflictúa y desangra las arcas públicas y a nosotros, los contribuyentes, a favor de los jugosos sueldos, bonos de té, aguinaldos y doble aguinaldo de miles de burócratas con puño arriba…

//*Iván Rada es periodista y asesor político de línea liberal / conservadora//

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s