Archivo por meses: julio 2021

EL FRAUDE PORCENTUAL

Tabla de seguimiento al cómputo oficial de actas del TSE por cuatro días, con una tendencia que verifica el favorecimiento a un solo partido / RADA

Por IVÁN RADA.- Volvemos al punto de inicio. El fraude fue informático, porcentual y milimétrico.

Nadie desconoció la victoria de Morales la noche del 20 de octubre de 2019, pese a ser un candidato inconstitucional, como se evidenciará pronto con la resolución de la Corte-IDH. Sin embargo, con su habilitación por los magistrados del MAS en el TCP, luego las primarias “truchas” aprobadas por los vocales del MAS en el TSE y su posterior ratificación como candidato por esos mismos funcionarios, que llamamos en su momento “Pankarita y su pandilla”, el tirano se presentó y venció. ¡Pero no ganó la Presidencia!

Para ser reelecto por tercera vez para un cuarto mandato consecutivo, cuando la CPE solo admite dos, el jefe cocalero – colonizador necesitaba una diferencia de “al menos diez puntos” sobre el segundo candidato, en este caso Carlos Mesa. La Ley de Régimen Electoral 026 así lo dispone en su artículo 52, parágrafo II, inciso b).

El resultado final fue de 47,08% contra 36,51%. Se cumplía el requisito para que el candidato presidente sea declarado ganador en primera vuelta.

En números (para que vean que los porcentajes son engañosos) Morales obtuvo 2.889.359 votos y Mesa 2.240.920 votos. La diferencia fue de 648.439 de un total de votos válidos de 6.137.671 personas. Ojo, son los votos válidos los que cuentan y no los inscritos o el total del Padrón Electoral, que son cosas totalmente distintas.

Volviendo al porcentaje, que es lo que la Ley 026 toma en cuenta a efectos constitucionales, ese “al menos diez puntos” se traduce en los 648 mil votos de diferencia entre Morales y Mesa con 10,57%. Es decir, 0,57 le bastó al MAS para prorrogarse en el poder… o al menos eso trataron de hacer.

Es que el fraude fue tan milimétrico que por eso les salió mal. Ese 0,57% son 30.688 votos.

Resultados de las elecciones fraudulentas en Bolivia (leve detalle de diferencia en el porcentaje oficial) / WIKIPEDIA

Incluso otro “informe oficioso” de un think tank del MIT (Demócrata, EEUU) que trató de contradecir a la auditoría de la OEA, rebaja ese porcentaje y cita que “con alta probabilidad Morales pudo llegar a 10.49%”. El informe del “doctor phd” en Computación de la USAL (PS, España) también habla de negligencias y errores, aunque “no influyentes en el resultado”. Pero sí hubo toda una estructura disponible a la vulneración.

El fraude se dio en ese margen tan estrecho, que desde la paralización del TREP, el único que subía cada día su porcentaje era Morales. Mesa se mantenía estático y luego caía un par de puntos, suficientes para “perder” la elección. Lo vimos, no nos contaron.

El primer resultado publicado, con el TREP y las encuestadoras (ojo, el canal del MAS, ATB, también lanzó esa proyección al 100%), daba 43,9% para Morales y 39,4% para Mesa. Debía llamarse a balotaje para el 15 de diciembre de 2019.

El TREP se paró con esa tendencia al 83% y el cómputo oficial hasta las 6am del lunes solo llegaba al 18,5%. En la noche, ese cómputo oficial de actas despegó al 60%, el martes al 95%, el miércoles al 96% y el jueves al 98%. En esos tres días siete candidaturas se estancaron y no avanzaron ni una décima en sus porcentajes. Solo el MAS que había partido el lunes con 42,31% subió a razón de 46,33%; 46,49% y 46,76%. CC en cambio, arrancó incluso mejor con 42,55%, pero en las siguientes 72 horas bajo a 37,18%; 37,01% y 36,76%.

Nuestra proyección, al 98,5% de las actas, y con esa tabla de tendencia irreversible (y fraudulenta) daba a Morales 46,9% contra Mesa 36,6%. Entonces 10,30% era el techo de diferencia para el MAS, pero apareció con milagrosos 10,57%.

Infografía con los resultados del TREP al 83% y la encuestadora del canal pro masista al 100% la noche del 20 de octubre de 2019 / VISOR BOLIVIA

¿Cómo se explica tremenda diferencia? Estadísticamente, ¿cómo puede subir uno y bajar el otro hasta llegar de forma casi mecánica a esos 10 puntos de diferencia? ¿Cómo puede ser que las otras siete candidaturas no hayan subido ni una décima en tres días?

Como paréntesis, hay que recordar que Patzi denunció fraude contra su partido MTS (que en esa elección perdía la sigla con apenas 1,2%), porque en sus registros le daban 4,2%. El entonces gobernador paceño acusó al ente electoral de haber transferido 215.220 votos a favor del MAS en el área rural. Solo admitiendo la impugnación del Tercer Sistema, el MAS y Morales perdían de lejos su margen de «victoria».

En términos simples, fueron apenas 31 mil votos los que se alteraron punto a punto y día a día para que Morales no se arriesgue a una segunda vuelta. Fueron 31 mil votos con los que le robaron a Bolivia la democracia, la paz, decenas de vidas y hoy, hasta afrentan contra la libertad.

Tal vez, los masistas AGL, JRQ, Moldiz, Arce Zaconeta, etc. razonaron: “si el 21F ganó con una victoria “pírrica” y nosotros aceptamos, ahora ellos tendrán que someterse callados a nuestro 0,57%”.

Se equivocaron, otra vez, porque nadie se cansa y nadie se rinde…

//*Iván Rada es periodista y asesor político//