Archivos Mensuales: marzo 2021

CHINA ACELERA SUS RUTAS PARA TOMAR AMÉRICA LATINA Y A BOLIVIA

Con las secuelas de la pandemia del Covid-19 la influencia de China en el continente americano ya parece imparable / BBC

VISOR BOLIVIA / Redacción central.- Para 2022 China será la única economía recuperada y en crecimiento, porque según las proyecciones logrará superar el 8% del PIB para este año. Sus políticas de exportación de servicios y el manejo de las vacunas contra el Covid-19 también permiten al gigante asiático llegar a controlar como nunca a este hemisferio.

China fue el lugar donde brotó el coronavirus, en noviembre de 2019, pero logró controlar la pandemia con estrictas y herméticas decisiones, mientras la enfermedad se “exportaba” descontrolada hacia los otros continentes.

Además de la salud afectada de millones de personas, la economía fue la más dañada, pues se produjo un “reseteo” en varias esferas productivas, al punto que países como Brasil, India o Estados Unidos tuvieron que soportar una desaceleración inédita, por el confinamiento, la paralización del aparato productivo, comercio y las cuarentenas obligadas por la enfermedad.

El Centro de Investigación Económica y de Negocios (sigla original CEBR) proyectó que China superará a EEUU en 2028, cinco años antes de lo estimado, desplazando un nuevo eje de poder económico en el mundo.

“Durante algún tiempo un tema dominante en la economía mundial ha sido la lucha económica y la influencia diplomática entre Estados Unidos y China. La pandemia de Covid-19 y sus consecuencias económicas ciertamente han inclinado esta rivalidad a favor de China”, confirma un informe del CEBR, difundido por la cadena BBC Mundo.

300 barcos pesqueros chinos se adentraron en aguas internacionales en 2020, provocando tensión diplomática con Ecuador y Perú / LA VOZ CHILE

LAS RUTAS DE CHINA HACIA SUDAMÉRICA

A partir de 2013, el presidente chino, Xi Jinping, definió la iniciativa de la “Ruta de la Seda del siglo XXI” que tiene como objetivo desarrollar una franja de corredores terrestres entre países y una ruta de navegación para uso comercial que van desde Asia hasta África, pasando por Europa Oriental. Al principio América quedó al margen, pero la influencia de Pekín en sus aliados regionales abrió el paso a este proyecto.

En enero de 2018 China acudió a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), de tendencia castro-chavista, para señalar que los países integrantes “forman parte de la extensión natural de la ruta de la seda marítima y son participantes indispensables de la cooperación internacional del proyecto Cinturón y Ruta”.

Ante ese panorama, China no se detiene y busca controlar áreas estratégicas en la región, desde la electricidad, la tecnología, hasta la vacunación anti Covid-19.

En Chile y Brasil, empresas estatales chinas como State Grid ya controlan más del 50% de la distribución eléctrica en ambos países. En tanto, Three Gorges, va aumentado su participación en centrales hidroeléctricas y parques eólicos en el eje andino Ecuador, Bolivia y Perú.

Otra área es la tecnología, con la denominada “Ruta de la Seda Digital”, que prevé el ingreso masivo de productos Tencent y Alibaba, para sumarse a las ya conocidas marcas Huawei y Xiaomi, además de la implementación del sistema 5G que provocó la desconfianza del expresidente norteamericano Donald Trump.

“Latinoamérica tiene apetito de tecnología china y de tratados comerciales que le sean favorables”, explicó a BBC Mundo desde Shanghái, el miembro de la firma de abogados Diaz Reus, Xingjian Zhao.

El portavoz del Departamento de Estado de EEUU, Ned Price, dijo en febrero a Reuters, que la administración de Joe Biden está preocupada por el “comportamiento depredador” de China en el área de la tecnología, y adelantó que se analizarán las relaciones bilaterales para otorgar mejores condiciones a Norteamérica.

En ese marco geopolítico, no queda al margen la tensión generada con Ecuador y Perú en septiembre de 2020, por la presencia de unos 300 barcos pesqueros chinos que pasaron de navegar en las Islas Galápagos hacia aguas internacionales.

Por otro lado, está la llamada “Ruta de la Seda de la Salud”, que inundará los mercados locales con tecnología médica, equipamiento para laboratorios así como los productos para la toma de test y las vacunas Sinopharm que ya llegaron a países como Bolivia, con un primer lote de 500.000 dosis.

Bolivia firmó inversiones por 7 mil millones de dólares y contrajo réstamos por más de $us 2.500 millones durante la administración de Evo Morales / CANCILLERÍA BOLIVIA

LA DEUDA DE SUDAMÉRICA CON EL BANCO CHINO

China tiene control económico en la región, sobre todo en cinco países, donde el Banco Industrial y Comercial de China (ICBC) se ha convertido en “el banquero” de Latinoamérica.

El Ranking de países de América Latina con mayor deuda con China, elaborado por el Centro de Estudios Diálogo Interamericano a fines de 2019, concluyó que entre Venezuela, Brasil, Ecuador, Argentina y Bolivia se suma 133.000 millones de dólares.

Venezuela ocupa el primer lugar de deudores a China, sobre todo por los contratos desarrollados por Petróleos de Venezuela (PDVSA). El país caribeño adeuda $us 67.200 millones.

Le sigue Brasil con $us 28.900 millones; Ecuador con $us 18.400 millones y Argentina con $us 16.900 millones.

En esos casos, la influencia no solo se destina en préstamos sino en contratos de infraestructura que van “casados” con la contratación de personal administrativo y trabajadores chinos.

“China te presta el dinero, pero a cambio de que compres materiales a empresas chinas (maquinaria, satélites, trenes, equipos de telecomunicaciones…) o de que determinadas obras de infraestructuras las realicen empresas chinas (presas, carreteras, túneles, líneas de tren, centrales nucleares)”, explica el periodista Daniel Méndez, autor del libro “136: el plan de China en América Latina”.

Cierra Bolivia con una deuda al banco estatal chino con $us 2.500 millones en nueve préstamos aprobados durante el régimen de Evo Morales.

Unos 1.500 trabajadores se desplazaron en territorio Tacana y se dañó el bosque de castaña con el proyecto Nueva Esperanza / MONITORES SOCIOAMBIENTALES

LA RUTA DE LA DEPREDACIÓN EN BOLIVIA

La apertura de Morales con su par Xi Jinping se consolidó en 2018, cuando el entonces mandatario boliviano viajó a Pekín para la firma de convenios bilaterales que incluían la exportación de café y quinua de Bolivia hacia China.

Sin embargo, en Bolivia las denuncias por la labor del gigante asiático en el tema de recursos naturales y las relaciones laborales han provocado denuncias de todo tipo.

Una de ellas se dio en 2015 con el asentamiento de la empresa BGP Bolivia, filial de la estatal China National Petroleum Corporation (CNPC), en el proyecto Nueva Esperanza, a cargo de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB). Entonces la comunidad indígena Tacana denunció la invasión a su territorio y el incumplimiento de los estudios de impacto ambiental en la zona. Para 2016 se sumó la denuncia de avasallamiento al recién contactado pueblo Toromona.

En el ámbito laboral, China también provoca polémica por el constante maltrato a los obreros bolivianos desplazados en las obras de infraestructura, como la construcción de carreteras.

En 2018 una comisión del Senado, encabezada por Jeanine Añez y Yerko Nuñez, que luego serían presidenta de Bolivia y ministro de la Presidencia, recogió testimonios de los obreros de la empresa china Railway en la ruta Rurrenabaque a Riberalta. Los trabajadores denunciaron malos tratos y pocas condiciones para trabajar, además del escaso adelanto de la obra que inició en 2015 con un avance de solo 11% en tres años.

380 colmillos de jaguar fueron incautados en dos años. Chinos compraban cada pieza en 400 dólares y lo revendían en su país en $us 2.500 / EL DEBER

MINERÍA ILEGAL Y TRÁFICO DE FAUNA

Asimismo, el tema de la minería ilegal es asociado a la actividad china en Bolivia. En 2018, un reportaje de la Agencia de Noticias Fides (ANF) comprobó la actividad de la empresa Jin Kang S.R.L, que además de no contar con matrícula de comercio, incumplía el Código de Minería y a la Ley de Minería y Metalurgia, al explotar oro en los ríos Kaka y Beni.

Pese a las denuncias, el entonces ministro de Minería, César Navarro, firmó un acuerdo con el embajador de la República Popular China, Wu Yuanghan, para “establecer un mecanismo de coordinación y consulta para la ejecución de proyectos en el área minera”. Se confirmó también la existencia de diez empresas chinas mineras operando en Bolivia hasta 2019.

Finalmente, en 2020 también se reveló un caso de tráfico de fauna que confirmó los antecedentes de súbditos chinos que fomentan la caza ilegal de jaguares y otras especies en la Amazonía boliviana, para comprar las piezas y revenderlas en su país, donde se paga muy bien por estos “adornos” o “pócimas” naturales.

El reporte del New York Times, difundido en Bolivia por el portal La Región, cita el rescate de un jaguar sin cabeza en Belice, país centroamericano que serviría, junto a Surinam, de puente para el tráfico de especies desde Sudamérica.

“Los expertos en tráfico de vida silvestre también vieron que muchos de los casos sobre los jaguares estaban relacionados con ciudadanos chinos o destinos en China. En Bolivia, por ejemplo, las autoridades interceptaron paquetes con destino a China que contenían cientos de caninos de jaguar, que se convierten en joyas”, señala el reporte.

Del primer operativo de 2018, que dio con 185 colmillos de jaguar que iban a ser traficados desde Santa Cruz, el entonces embajador chino Liang Yu pidió a sus compatriotas y empresas “obedecer las leyes de protección de animales” en Bolivia.

“El Gobierno chino castiga fuertemente estas actividades ilícitas y delitos que dañan a los animales; hace falta un fuerte castigo a esos delitos (…). China castiga más fuertemente esos delitos”, declaró el diplomático a ANF.

Con estos antecedentes se comprueba la versión de la fundación ambientalista Catapa, que en un informe de 2017 adelantaba que: “La expansión china en el continente se extiende cada vez más rápidamente y concierne sobre todo a sectores con efectos negativos en el medio ambiente: hidrocarburos, minería y agroindustria (…) Dichos proyectos causan daños a nivel social y ecológico y causan muchos conflictos”.

//@VisorBolivia con datos de BBC Mundo y agencias//

SUBNACIONALES DEJA SIETE ALCALDÍAS CONSOLIDADAS Y CINCO PROBABLES BALOTAJES EN LAS GOBERNACIONES

El proceso electoral de este domingo todavía tendrá una última fase en abril para volver a las urnas / RRSS

VISOR BOLIVIA / Redacción central.- Las elecciones subnacionales de este domingo 7 de marzo, dejó siete alcaldías capitales más El Alto consolidadas, y cinco gobernaciones que perfilan la segunda vuelta para el 11 de abril, según los datos de boca de urna difundidos por encuestadoras. El conteo rápido del Tribunal Supremo Electoral (TSE) y los resultados oficiales concluirán en una semana.

De las diez ciudades capitales, incluida la urbe alteña, quedaron resueltas por la tendencia de porcentajes al menos siete alcaldías. La Paz con Iván Arias que obtuvo 48% de los votos; El Alto con Eva Copa (67%); Cercado en Cochabamba con Manfred Reyes Villa (56%); Sucre con Enrique Leaño (33%); Tarija con Johnny Torres (51%); Potosí con Johnny Llally (28%); y Trinidad con Christian Cámara (32%).

Copa, entre sollozos, dijo a las redes televisivas que es un importante paso en su vida y aseguró que “no defraudará a su pueblo”. Desde el valle, el “Bombón”, que regresa al mando de la Alcaldía de Cercado, señaló que “más que un triunfo de Manfred, es un triunfo del pueblo cochabambino”.

En La Paz, el alcalde electo Iván Arias, se pronunció desde la plaza San Francisco mostrando unos zapatos desgastados como símbolo del camino avanzado. “Venimos desde abajo y vamos por más. Vamos a trabajar para todos los colores”, señaló.

“No nos vamos a dormir, empezamos una nueva gestión, un nuevo periodo e inmediatamente nos pondremos a trabajar. Mañana tomamos un descanso, el martes saldremos a agradecer a la población en una caravana y el miércoles inauguramos la oficina del alcalde electo para preparar la transición”, declaró el “Negro” Arias.

En el caso de la capital del Estado, Leaño lleva cinco puntos a Horacio Pope, y en el caso de la Villa Imperial, el candidato Lllally sobrepasa con seis puntos a René Joaquino. En ambos casos, los segundos lugares tienen un margen escaso para revertir la tendencia.

Quedan en suspenso las alcaldías de Santa Cruz de la Sierra, donde Gary Áñez y Johnny Fernández disputan voto a voto el cargo edil, pues entre ambos existe apenas 1% de diferencia, según CiesMori. El periodista tiene 32,9%, mientras el exalcalde lleva 31,9%.

Áñez fue el primero en salir al frente con su militancia. Luego de una breve oración, el candidato citó: “Podemos decir con toda claridad y absoluta certeza que hemos ganado esta noche”.

A su turno, el jefe de UCS aseguró que su partido “va a ganar la elección”, porque cuenta con los datos oficiales del centro de cómputo que le da mayoría de votos. “Les hemos dejado que ellos hablen, pero que no canten victoria”, dijo.

En Oruro se disputan la Alcaldía Marcelo Medina de SOL-Oruro con 26,9% y Adhemar Wilcarani del MAS con 25,2%. Cobija es la otra ciudad capital que tiene una pugna voto a voto entre Erick Mollinedo del MAS con 34% y Ana Lucía Reis del Movimiento Tercer Sistema (MTS) con 32%.

GOBERNACIONES EN BOCA DE URNA

De las nueve gobernaciones, en las que aplica la Ley de Régimen Electoral para elegir al Gobernador con 50 por ciento más uno de los votos o bajo la fórmula de al menos 40% y diez puntos sobre el segundo lugar, son cuatro las autoridades electas, según el boca de urna.

En Cochabamba es gobernador electo Humberto Sánchez del MAS con 51%. En Santa Cruz es gobernador electo Luis Fernando Camacho de la alianza Creemos con 55%. En Potosí también logra el cargo Jhonny Mamani del MAS con 41%, lo suficiente para aventajar a su seguidor, el excívico Marco Pumari, que apenas llegó a 17%.

El cuarto candidato que ya puede sentirse gobernador es Jhonny Vedia del MAS con 39,9% frente a Paola Pinaya de SOL-Oruro con 17,2%. En este caso, solo un bajón en la tendencia que impida al masista redondear 40 puntos, activaría la segunda vuelta.

Donde sí se perfila el balotaje del 11 de abril, son los departamentos de La Paz, Chuquisaca, Tarija, Beni y Pando.

En La Paz, al diferencia entre Franklin Flores del MAS y Santos Quispe de Jallalla es de diez puntos con 37% a 27%, respectivamente, pero el exdiputado oficialista tiene el margen suficiente para ganar en primera vuelta.

El tercero en votación, Rafael Quispe, asumió al desventaja que le impide pensar en llegar a la segunda vuelta, y declaró que el voto “antimasista” es el que ganó este domingo. “Como candidato quiero agradecer al pueblo paceño, hay que esperar y sea el que sea el resultado vamos a respetar la decisión del pueblo”.

En Chuquisaca Damián Condori de CST lleva 43% y Juan Carlos León del MAS 40%. En Tarija Oscar Montes de UNIR con 37% y Alvaro Ruiz del MAS con 36% perfilan el balotaje. En Beni la figura se disputaría entre Unzueta y Ferrier. Finalmente, en Pando son Miguel Becerra del MAS con 40% y Regis Ritcher del MTS con 33% los que aspiran al cargo departamental.

//@VisorBolivia// 

LA AUTONOMÍA Y EL COGOBIERNO UNIVERSITARIO ESTÁN EN DECADENCIA TRAS 90 AÑOS DE IMPLEMENTACIÓN EN BOLIVIA

La tragedia de la UPEA quedará dentro de las páginas de dolor y luto de esa casa de estudios superiores / UPEA TV

VISOR BOLIVIA / Iván Rada.- Con la muerte trágica de siete estudiantes de la Universidad Pública de El Alto (UPEA), por pugnas sindicalistas muy alejadas de la formación académica, se ha comenzado a cuestionar al sistema de las autonomías y el cogobierno. Esa figura, vigente desde 1930, está en decadencia y las voces de revisar su función en la sociedad se han activado hoy.

Siete universitarios perdieron la vida al caer del pasillo de un cuarto piso el pasado martes, cuando participaban de una asamblea estudiantil, convocada por el Centro de Estudiantes del Área (Facultad) de Ciencias Económicas, Financieras y Administrativas. El motivo, el intento de un grupo de dirigentes para tomar el control de las cuatro carreras y, posiblemente, dar lineamientos políticos para las elecciones subnacionales del domingo en El Alto y la próxima elección interna del Decanato.

Siete también son los dirigentes identificados por la Policía, que la noche del viernes fueron derivados en calidad de detención preventiva al penal de San Pedro y el Centro de orientación Femenina de Obrajes en La Paz, bajo sospecha de homicidio culposo y lesiones culposas.

La sociedad, aún de luto, apunta a la universidad y sus autoridades, pero el propio Rectorado ha explicado que en la UPEA existe el “cogobierno” y rige la autonomía; por tanto, la convocatoria a una asamblea de universitarios fue responsabilidad exclusiva del estamento estudiantil. Otros sectores reiteran que había una prohibición expresa del Honorable Consejo Universitario de no generar aglomeraciones por el tema de la pandemia de Covid-19, por tanto, el rector Freddy Medrano debió ordenar que no existan este tipo de reuniones multitudinarias.

Los dirigentes estudiantiles que convocaron a la asamblea ya están en detención preventiva y podrían enfrentar cargos por homicidio / FELCC

EL NEGOCIO DE LA AUTONOMÍA UNIVERSITARIA

¿Por qué unos estudiantes se animaron a convocar a una asamblea, desafiando incluso a la emergencia sanitaria? La respuesta parece ser el poder que conlleva ser dirigente de un centro de estudiantes, con influencia política y réditos económicos.

Estos espacios estudiantiles reciben recursos públicos para becas, atención de comedor y su manutención institucional, este último ítem que debe ser descargado con simples informes y tal vez alguna factura por la compra de material, cartulinas o computadoras. El resto se va en viáticos para los dirigentes que logran un ingreso mensual fijo por meses e incluso años.

“La autonomía básicamente es un pretexto para que las universidades sean un gran centro de despilfarro de recursos del Estado. Bajo el pretexto de autonomías tenemos estudiantes que están décadas como dirigentes, como el caso de Cochabamba, donde hay personas que pasan los 40 años y siguen como dirigentes desde la década de los años 90”, explica el académico y economista Hugo Balderrama.

El docente universitario cochabambino señala que en el sistema actual existen varios espacios de influencia desde los centros de estudiantes, consejos de carrera, consejos facultativos, consejos universitarios, hasta la Federación Universitaria Local (FUL), donde los estudiantes, que deberían cursar cinco años por una carrera, se eternizan en cargos de representación sindical como un “modus vivendi”.

Las siete víctimas de la UPEA podrían marcar sus nombres en la historia al abrir el debate sobre la autonomía que hoy es calificada como abusiva y decadente / ANF

REPLANTEAR EL COGOBIERNO UNIVERSITARIO

La tragedia tuvo que desnudar la situación del sistema universitario, hoy carcomido por cúpulas dirigenciales que obligan a los estudiantes, sobre todo a los primeros años de carrera, a participar, aportar e incluso tener una línea política, so pena de sanción económica e incluso una mala nota académica.

El caso de la UPEA se politizó por facciones que hoy disputan la Alcaldía de El Alto, con la agrupación Jalllala y la exsenadora Mónica Eva Copa, otrora estudiante de la carrera de Trabajo Social, que llegó a postular a la Asamblea Legislativa en 2014, precisamente desde esa palestra de dirigente “contestataria y revolucionaria”, además de “comprometida con el proceso de cambio” de Evo Morales.

Copa respondió a las alusiones con habituales lágrimas “no de debilidad sino de rabia”, porque cree que sus excorreligionarios mienten y usan la tragedia con fines políticos.

Del otro lado se denuncia que fueron dirigentes de las juventudes del Movimiento Al Socialismo (MAS), quienes provocaron la tragedia, vinculando a los siete representantes estudiantiles con ese partido político.

Consultado por los medios de cobertura, el presidente del Senado, Andrónico Rodríguez, lamentó los sucesos de la UPEA y abrió la posibilidad de revisar la autonomía universitaria e incluso reunirse con el Comité Ejecutivo de la Universidad Boliviana (CEUB), máxima entidad de coordinación del sistema estatal de universidades.

“Habría que revisar la autonomía universitaria. A título de autonomía no se puede tocar, es una vaca sagrada, definitivamente, las autonomías del sistema universitario. En todo el país sería importante pues una reunión, tal vez con los rectores y, por supuesto, con la CEUB a ver cuán posible es que esto para que pueda ir mejorando”, declaró Rodríguez, el jueves.

Al día siguiente, el presidente de la Confederación Universitaria Boliviana (CUB), Max Mendoza, conocido por ser unos de los dirigentes fieles a Evo Morales al punto de haberlo buscado en Argentina a través de la joven pareja del expresidente, salió a responder, casi minimizando al tragedia.

“¿Para qué quieren modificar? ¿Para qué quieren debatir? ¿Cambiando la autonomía universitaria, vamos a hablar para que los muchachos resuciten? No es un tema que, por un accidente, tengamos que ver el tema de la autonomía universitaria o querer politizar”, cuestionó.

Hugo Balderrama va más allá y plantea una revisión a la universidad pública bajo tres ejes de decadencia: el político, el económico y el educativo, este último el que mayor crisis provoca por el daño que se hace a los estudiantes con adoctrinamiento en vez de formación profesional de excelencia.

“Hay que repensar seriamente la labor de las universidades públicas, porque a nivel político son un desastre, a nivel económico son un despilfarro para el Estado y centros de corrupción, y a nivel educativo responden a paradigmas del siglo XIX o de mediados del siglo XX, porque se prepara a los estudiantes bajo la lógica de que el Estado debe controlar todo y puede generar riqueza, y se forma a los estudiantes para ser funcionarios públicos en vez de ser profesionales, lo cual no genera ningún valor real para la sociedad”, concluye.

El germen socialista de la autonomía y cogobierno estudiantil nació en Argentina / SCIELO.ORG

LA AUTONOMÍA DE CÓRDOBA

La autonomía universitaria en Bolivia tiene sus antecedentes en la Reforma Universitaria de Córdoba, que derivó en el movimiento universitario argentino de 1918 que rechazaba los postulados “anacrónicos, escolásticos y colonialistas” sobre la educación superior. Luego vendría el Manifiesto Liminar de la Reforma Universitaria, elaborado desde el anonimato por Deodoro Roca, bajo la frase: “La juventud de Córdoba a los hombres libres de Sudamérica”.

Con el respaldo de los sectores obreros y fabriles argentinos, el movimiento universitario de izquierda convocó al Congreso Nacional de Estudiantes donde germinó la autonomía universitaria, concebida en la esfera política, académica y presupuestaria.

Otras determinaciones fueron: gobierno tripartito de docentes, graduados y estudiantes; asistencia libre; docencia libre, entendida como libertad de cátedra y régimen de concursos docentes; periodicidad de la cátedra; publicidad de los actos universitarios, tanto académicos como administrativos; bienestar estudiantil como servicio social; extensión y orientación social universitaria; y libertad de juramento.

Caricatura de la realidad de la cultura del sindicalismo tan arraigada en Bolivia en cada una de sus esferas sociales / JORGEX

LA UNIVERSIDAD BOLIVIANA

La influencia de ese movimiento llegó a Bolivia y en la década de 1920 desde la Universidad Mayor Real y Pontificia San Francisco Xavier de Chuquisaca, se promueve el Manifiesto a la Nación por la Autonomía Universitaria, hasta llegar al Congreso de Estudiantes Bolivianos de la Universidad Mayor de San Simón de Cochabamba, que tomó parte del documento de Córdoba.

De esa etapa de reforma universitaria se pasa a la reforma constitucional de 1930, en el gobierno del general Carlos Blanco Galindo, incorporando la autonomía universitaria al marco jurídico boliviano.

El Decreto Ley del 23 de febrero de 1931 cita: “Los términos del Estatuto de la Educación Pública, establecido el 25 de Julio de 1930 y la Reforma Constitucional promulgada mediante el Decreto Ley de 27 de Noviembre de 1930, determinan que las universidades: “nombrarán sus rectores, profesores y funcionarios”, a diferencia de las designaciones vigentes hasta entonces, hechas por el propio gobierno, a través del Ministerio de Educación, del cual dependían las universidades. Asimismo, dan por constituidos los Consejos Universitarios formados por los decanos y por la mitad de delegados alumnos con real número de profesores concejales. De esta manera se instituían la Autonomía y el Cogobierno docente-estudiantes, en la Universidad Nacional”. (Campohermoso – Rodríguez y otros. Scielo, 2019)

El Estatuto Universitario de 1932, entra en vigencia con 94 artículos y XII capítulos, y, según el autor Juan Guerra Mercado, “se ocupa de sentar las bases de la organización de la Universidad Autónoma, sus finalidades que están principalmente dirigidas a la capacitación profesional, cultural y científica de los estudiantes y a contribuir, a través de estos elementos formados, al desarrollo nacional”.

El pensamiento marxista se plantó desde 1970 en el sistema universitario boliviano con una visión hegemónica de izquierda / MEMORIA UMSA

BANZER Y LA “REVOLUCIÓN UNIVERSITARIA”

Entre 1952 y 1971, la autonomía tiene constantes confrontaciones e intervenciones con los gobiernos de turno, de la era de la Revolución Nacional a las nacientes dictaduras militares, hasta que el gobierno de facto del entonces coronel Hugo Bánzer Suárez llega a clausurar el sistema universitario, con dos intervenciones armadas y fatales de por medio, en la Universidad Gabriel René Moreno de Santa Cruz y la Universidad Mayor de San Andrés de La Paz.

En 1970, en medio de la ebullición militar, se produce en La Paz la “Revolución Universitaria” para construir una “nueva universidad”. El manifiesto de Bases ideológicas de la Revolución Universitaria se consideraría base para pasar del universitario “tecnócrata” a ser un “revolucionario del socialismo”, y desde ese año se perfila al estudiante como un sujeto de adoctrinamiento “antiimperialista”. 

Ya con Banzer en el mando del país, se crea entonces el Consejo Ejecutivo Nacional de Educación Superior (CNES), para controlar al sistema universitario, con Mario Rolón Anaya como director. Se redacta además la Ley Fundamental de la Universidad Boliviana de 1972 y la Nueva Ley Fundamental de la Universidad Boliviana de 1975 en las que se establece “respetar la autonomía y cogobierno”.

Con la salida de Banzer, el movimiento universitario logra que la Constitución de 1967 vuelva a tener vigencia y con ello se reconozca la autonomía. Con las siguientes dictaduras se mantiene la tensión de los “estudiantes revolucionarios” con marcada formación marxista, hasta entrados los años 1980.

Sin embargo, es el golpe militar de Luis García Meza el que crea la Confederación Nacional de las Universidades Bolivianas, con Luis Felipe Hartmann como presidente, lo que obliga a todas las universidades a agruparse para enfrentar no solo a la dictadura, sino a la crisis institucional generada por la nueva entidad reguladora que se extendió hasta el retorno a la democracia.

Tres congresos universitarios entre abril y junio de 1982, así como movilizaciones callejeras y huelgas de hambre, definen la línea de regreso pleno a la autonomía y el cogobierno, así como el pedido de amnistía general, la liberación de todos los universitarios y docentes detenidos durante la dictadura y el pronto retorno a la democracia, hecho que se produciría en octubre de ese año.

//@VisorBolivia//

(Nota publicada originalmente el 4 de febrero de 2021)