Archivos Mensuales: diciembre 2020

EL COMERCIO EXTERIOR BOLIVIANO EN LA ACTUAL COYUNTURA ECONÓMICA

La economía boliviana vivió 14 años de espejismos / VISOR BOLIVIA

VISOR BOLIVIA / Lecturas Libres.- Hugo Balderrama y Carol Canales realizan un análisis de la coyuntura financiera boliviana, para desmitificar el milagro de la era de bonanza que pintó el MAS, además de los riesgos de las políticas estatistas que se aplicaron durante 14 años y que hoy vuelven a perjudicar el desarrollo del comercio nacional.

La primera parte titulada “Seamos honestos: La economía no va bien”, es escrita por el economista conservador Hugo Marcelo Balderrama y la segunda parte denominada “El 80 – 20 – 10. La triste realidad exportadora” llega de la mano de la licenciada en Comercio Internacional y docente universitaria Carol Canales Villarroel.

PRIMERA PARTE

SEAMOS HONESTOS, LA ECONOMÍA NO VA BIEN

Por: Hugo Marcelo Balderrama

La gestión económica de Evo Morales se sostenía sobre todas las falacias keynesianas. De ahí, que el Gobierno haya impulsado el mayor programa de gasto público de los últimos setenta años, promulgara una regulación absurda sobre las tasas de interés, y haya multiplicado por cincuenta la deuda externa. Sí señores, en Bolivia jamás existió crecimiento económico, sino un engorde del aparato político.

Existe un viejo refrán que dice: “Las mentiras tienen patas cortas”. Y en el caso de Bolivia, las patas eran mucho más cortas. Por ejemplo, LACTEOSBOL, ENATEX, ECEBOL y ENVIBOL son empresas sumamente deficitarias. Solamente para el año 2019, se proyectó un gasto de 76,5 millones de bolivianos para todas las empresas estatales. Y aunque las autoridades del área económica hayan intentado justificar los números rojos, la realidad nos dice que nos encontramos frente a una masiva destrucción de capital.

Por otro lado, regular la tasa de interés es una política mucho peor que la anterior. Veamos:

La tasa de interés establece la preferencia que existe entre consumo presente y futuro. Si el Gobierno, como en el caso boliviano, decide intervenir la tasa de interés, la lógica a seguir será la siguiente: a) el crédito extra genera un «espejismo» en donde las personas beneficiadas creen tener más ahorros, b) fruto de esa ilusión los agentes económicos harán inversiones que antes parecían no rentables, c) después de esta etapa, la economía experimenta un crecimiento, d) pero como los bienes producidos por las nuevas inversiones en realidad no tienen demanda, el crecimiento inicial no puede ser sostenido, comienza e declive y muchas inversiones deben ser liquidadas –el sector de la construcción en Bolivia se encuentra en esta etapa-, e) finalmente, el mercado corregirá estos problemas, la tasa de interés buscara un nuevo equilibrio, y se establecerá a un nivel más alto que el inicial.

En síntesis, el Título I Capítulo V de la Ley de Servicios Financieros debe ser inmediatamente abolido, e impedir que el Ministerio de Economía vuelva a usar el crédito como un instrumento de clientelismo político, porque al final solo perjudica a los sectores más pobres.

Por otro lado, y aunque el régimen de Morales nos vendió la fantasía del “oasis económico de Sudamérica”, nuestra imagen ante el mundo no es de las mejores. Verbigracia, desde el 2007 la inversión extranjera viene cayendo a ritmos acelerados en el país. El economista Mauricio Ríos García, en su artículo titulado “Evo Morales deja una economía destruida en Bolivia” presenta algunos datos muy preocupantes:

• PIB 2019, según Bloomberg antes del fraude: 3,8%
• Déficit fiscal por sexto año consecutivo: 8%, $3.300 MM
• Déficit comercial: $722 MM
• PIB per cápita: $3.841
• Calificación de riesgo (Fitch, S&P) antes del fraude: perspectiva negativa.

Pero a pesar de una cruda realidad golpeando la puerta, Luis Arce Catacora -hombre fuerte de Morales desde el 2006-, en julio del año 2019, manifestó lo siguiente: “la economía va bien, el único sector que presenta problemas es el de hidrocarburos”. Esto lo es lo mismo que decir: “la vaca está viva, sólo que ya no da leche”.

Dentro ese contexto tan desfavorable, es que debemos comprender lo complicado que tienen su gestión las empresas exportadoras.

SEGUNDA PARTE:

EL 80 – 20 – 10. LA TRISTE REALIDAD EXPORTADORA

Por: Carol Canales Villarroel

Hacer empresa, crear trabajos y generar riqueza en Bolivia es igual de duro que afrontar una Pandemia. La excesiva burocracia institucional, falencias en los servicios de apoyo y un mercado incipiente exigente en precio, pero nulo de exigencias de calidad, son el panorama que actualmente un empresario boliviano encuentra. Si llevamos esto a una esfera internacional, nuestro sector externo las lleva difíciles.

El Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE) en su Boletín Informativo de noviembre 2019, plasmaba el desempeño de ese año de nuestro sector exportador. Ninguna novedad en el frente. El 80% de nuestras ventas al mundo son materias primas o commodities y el escaso 20% productos no tradicionales. Este porcentaje ha sido como un karma que representa nuestra poca objetividad y diversificación como país hacia el mercado internacional, es decir, la actitud que se tiene en el país frente a todos los asuntos importantes.

Composición de Exportaciones Bolivianas 2019 / IBCE

El keynesianismo vive presente en cada esfera de este país y obviamente las exportaciones no se libran de este mal. Ese 80% exportador, el que controla el Gobierno, el que está poco elaborado, el que requiere gastos fuertes de mantención, el que está sujeto a las variaciones del precio internacional, es el que mantiene muchas políticas gubernamentales y tristemente nos han metido a la cabeza que esa fórmula es la que nos sacara de la pobreza. Aún más triste es pensar que quieren rifar el Litio y meterlo en el mismo baile, un baile cargado de corrupción, ineficiencia y GASTO.

¿Qué pasa con el otro 20%? Ese 20 representa al empresariado que primero decide hacer frente a las trabas nacionales e incursionar en el mercado internacional. Pero no todo es color de rosa, si bien hay esfuerzo, inversión privada y riesgo de por medio, esa intervención estatal también llega a estas esferas. Si se analizan las cifras, el primer producto de exportación no tradicional es la soya, catalogada como el “grano de oro”. Según el IBCE los productos derivados de este producto son el 22% grano, 24% aceite vegetal y 54% harina y torta de soya, denotando una evolución favorable en cuanto a productos con valor agregado. Los principales destinos para las exportaciones de soya son: Colombia (48%), Perú (30%), Ecuador (14%) y Chile con (6%). En estos países los productos exportados por Bolivia forman parte de la industria alimenticia, es decir las utilizan como materia prima para la producción de otros alimentos.

El control gubernamental entra dentro de este rubro -porque se aplica un cupo para la exportación-. Aunque el argumento es sustentar el mercado interno, esta medida ha sido utilizada por el gobierno del MAS, en sus primeras instancias, para controlar al sector agropecuario cruceño y generar favoritismo con la dotación de cupos, así como modificaciones a la legislación para utilizar tierras designadas cómo zonas protegidas para ser cambiadas a zonas agrícolas. Muchos de los productos agroindustriales cruceños, tienen este comportamiento, basado en una estrategia de producción en grandes cantidades, centralizando la transformación en algunas empresas industriales que compran sus cosechas a pequeños productores -que en la mayoría de los casos carecen de estrategias de negociación frente a los grandes-.

Productos estrella (que con suerte son un 10%, pero implican mayor valor agregado) como café, cacao, almendras amazónicas, joyas de oro, singani, vinos de altura, maní, etc., son los rubros que representan el verdadero rol del sector exportador.

Durante la gestión del MAS no existieron políticas o medidas que beneficien realmente a este 10%, pisoteando también en esta esfera a las minorías.

La gestión gubernamental que se requiere debería estar basada en la facilidad de trámites, coordinación de acceso a información, trabajo conjunto con cámaras y agrupaciones de comerciantes y medidas de “Diplomacia Comercial”. Durante el gobierno transitorio, se vieron esfuerzos importantes en esta área. Sin embargo, al volver la cúpula masista, todos estos esfuerzos corren serio peligro.

El 80% implica tener al partido de turno controlando las empresas estratégicas y sentarse a esperar los precios internacionales, para poder tener al 10% agroindustrial peleando por pugnas de exportación y al 10% olvidado, bregando con creatividad, entusiasmo y esfuerzos privados el verdadero potencial de Bolivia a tener presencia en el mercado internacional. Mientras tengamos un gobierno empecinado en el extractivismo, el sindicalismo y persecución de sus oponentes, la única opción confiable, como siempre, serán los esfuerzos privados.

Pedir al Gobierno ayuda, no significa que participe activamente en estos rubros. Lo único que se le exige son medidas promotoras de riqueza, asegurar las inversiones privadas, un nivel de negociación gubernamental en las instancias supranacionales y acuerdos comerciales beneficiosos para este 10% creativo, pero mientras se promueva el cuoteo en instancias OPERATIVAS del Estado, no habrá vacuna, ni bonos que salven a este sector y por consiguiente a los demás.

//@VisorBolivia//

FUSIONISMO EN DEFENSA DE LA VIDA, LA LIBERTAD Y LA PROPIEDAD

ALBERTO MANSUETI.- Las preguntas para comenzar son: ¿de quiénes nos defendemos? ¿Quiénes son los enemigos de la vida, la libertad y la propiedad? ¿Podemos identificarlos? ¿De dónde vienen los ataques, en cuáles terrenos y frentes, y con qué armas y estrategias?

Vienen de la izquierda. Hoy tenemos duros ataques de parte del marxismo cultural; pero que no ha roto con el marxismo clásico. No hay una “nueva” izquierda; es la misma de siempre, es aquella que (1) en el siglo XX logró conquistar plazas decisivas en todos los terrenos de la economía, la política y la educación, e imponer el estatismo, siguiendo las pautas antiliberales del marxismo clásico, el de 1848. Esa misma, la de siempre, desde esas fuertes posiciones que tiene tomadas y aferradas, y que no piensa ceder porque les son harto ventajosas, (2) en este siglo XXI se lanza ferozmente a la conquista de otras plazas vitales, en los terrenos de la familia, la cultura y la religión, siguiendo las pautas anti conservadoras del marxismo cultural, el de la Escuela de Frankfurt. Pero… ¡es la misma!

En el siglo XX, los marxistas políticos nos impusieron los 10 puntos del “Manifiesto” Capítulo 2, por la violencia los bolcheviques, y por el engaño los socialdemócratas, “fabianos” y laboristas. Mientras tanto, los de Frankfurt, junto con Gramsci, Luckacs y los marxistas intelectuales, delinearon estrategias para extender su poder, atacando la familia, la cultura y la religión con ideas nada nuevas, pues seminalmente ya estaban en las obras juveniles de Marx, y en la de Engels “El origen de la familia, la propiedad privada y el estado” de 1884. Es lo que en el siglo XXI pretende decretarnos la misma izquierda, nada “nueva”.

¿Y la derecha? Salvo honrosas excepciones, está profundamente dividida entre sedicentes liberales y conservadores. Y en ambos campos hay dos enormes y monstruosas incongruencias: (1) en un extremo, “libertarios” que defienden el libre mercado y la propiedad privada, pero en temas “morales” van contra la vida y la familia, y en muchos casos contra la cultura judeocristiana y la religión. (2) En el otro extremo, los “pro vida y pro familia” que son estatistas en temas de Economía Política y educación (los que también son morales), o sea, contra el libre mercado y la propiedad privada.

En tiempos de la Revolución Americana de 1776, Thomas Jefferson y James Madison fundaron el “Partido Demócrata-Republicano” en los principios del liberalismo clásico. Y en la España de la “Restauración”, en 1875, cien años después, sobre esas premisas, Práxedes Mateo Sagasta fundó el Partido llamado “Liberal Fusionista”. En los EE.UU. de los años ’50, el ideólogo Frank Meyer desarrolló esta misma doctrina liberal conservadora durante la “Guerra Fría”, como su aporte para la revista “National Review”, que nutrió a las bases y líderes del Partido Republicano y otros movimientos afines.

Por lo común la derecha pierde cuando se escinde en dos campos separados y opuestos: conservador y liberal; ahí es cuando siempre gana la izquierda. La “fusión” de las dos vertientes casi siempre da el triunfo a las derechas; así se explican los éxitos de Thatcher y Reagan en los años ‘80. Ronald Reagan siguió las enseñanzas del senador Barry Goldwater, e hizo “fusionismo” en cada una de sus campañas electorales victoriosas: para gobernador de California, en 1966, reelecto en 1970, y luego para la Presidencia de EE.UU., en 1980, reelecto en 1984.

Otro error garrafal

Además de jugar divididos, los de nuestro campo jugamos mal: un juego puramente defensivo. Rara vez hacemos avances con propuestas e iniciativas propias; casi siempre eso lo hace el equipo contrario, y nos limitamos a atajar los pelotazos, lo cual no siempre logramos. ¿Y qué pasa en el fútbol si los jugadores de un equipo se concentran todos atrás, y nadie ataca? Pierden, así de simple. Por eso las derechas hasta ahora hemos perdido el juego político. Y la gente sale dañada, por la incompetencia nuestra.

Los marxistas clásicos y sus “compañeros de ruta” llevan más de 100 años en un plan de juego ofensivo, con todas sus políticas antiliberales, o sea los 10 Puntos del “Manifiesto Comunista” de 1848, cap. 2: la reforma agraria (1); impuesto progresivo a los ingresos (2) y a la herencia (3); estatización de empresas extranjeras y activos privados (4); Banco Central (5); ferrocarriles y transportes estatales (6); fábricas, comercios, tierras y fincas estatales (7); las leyes laborales (8); retenciones a las ganancias en minería y energía, y haciendas agropecuarias (9); educación socializada (10).

Los marxistas culturales llevan a lo menos 20 o 30 años en un plan de juego también ofensivo, con todas sus políticas anti-conservadoras, o sea “los 4 jinetes”: (1) ambientalismo radical, contra la industria; (2) la “perspectiva de género” y la Agenda LGBTIQ+; (3) “multiculturalismo”, exaltando el afroindigenismo y las “plurinacionalidades”; (4) el relativismo posmodernista: no existe la verdad objetiva.

En el campo enemigo, hoy los marxistas culturales no rompen con los marxistas clásicos; lo que hacen es continuar su labor destructiva, disparando sobre el matrimonio, la familia y la sexualidad ordenada, que son las bases y fundamentos del capitalismo liberal, la propiedad privada y el desarrollo económico. En nuestro campo jugamos a la defensiva, y divididos: los liberales tratan de atajar los tiros en la economía casi exclusivamente; y los conservadores igual, en la cultura y la ética. Pero solos, cada uno por su lado, salimos derrotados a menudo.

La vida, la libertad y la propiedad tienen demasiados enemigos. ¿Cuáles son? ¿Es la corrupción?

No; ese es sólo un síntoma: el problema es el estatismo, nuestro enemigo primordial, del cual la corrupción desbordada es una simple consecuencia. ¿Y cuáles son los otros enemigos? Todos ellos se relacionan con el estatismo, clásico y/o cultural. Son estos 12, principalmente:

Los enemigos comunes de la vida, la libertad y la propiedad

(1) Los IMPUESTOS excesivos, que a todos nos empobrecen, y como nunca alcanzan, nos llevan al endeudamiento estatal descontrolado. (2) El DESEMPLEO, y los obstáculos a las libertades de trabajo y contratación de recursos humanos, y a la creación de empleo. (3) El DINERO inorgánico, la causa del deterioro en el poder adquisitivo de la moneda; es decir, en el poder de compra de nuestros salarios e ingresos. (4) Los MONOPOLIOS, todos, ya sea estatales o ya sea privados, en la economía, y en muchas otras esferas de la vida social. (5) La DES-EDUCACIÓN o degradación notable en la enseñanza, a todos los niveles. (6) El “ECO-ROJISMO” o ambientalismo radical, claramente contrario al desarrollo.

(7) El FEMINISMO RADICAL, que incluye la “ideología de género” la cual motoriza la muy amplia Agenda LGBTIQ+. (8) El “MULTICULTURALISMO”, lo que es decir, el ataque virulento a la religión cristiana, y a la cultura y civilización occidentales, sumados al poco disimulado racismo antiblanco, tan absurdo, injusto y cruel como cualquier otro (9) “POSMODERNISMO”, fuerte ataque contra la verdad, la razón, la lógica y el sentido común, ocultos tras un relativismo ético, conceptual y ontológico. (10) NARCOTRÁFICO, que corrompe mucho de nuestra política, sobre todo a nivel local, y el problema se agrava con la fracasada “Guerra a la Droga” y las medidas “antilavado de dinero”, que a todos nos torpedea las transacciones comerciales y bancarias. (11) El CRIMEN desbordado, con una visión centrada en la policía y la autoridad como entidades “represivas”, y el delincuente como “víctima social”. (12) INJUSTICIA, que es la justicia separada de la verdad y la moral, y que se expresa en los jueces y tribunales ideologizados, politizados o corruptos.

En estos 12 temas, casi no se oyen nuestras voces opuestas. Casi todas las posturas que se expresan son las de izquierda, que dominan la conversación nacional. Nuestra política debe ser esta:

CAMBIAR LA CONVERSACIÓN NACIONAL con 12 TIROS DIRECTOS contra el ARCO ENEMIGO para MOVER LA OPINIÓN PÚBLICA HACIA LA DERECHA al estilo del Tea Party (2009) en EE.UU.

En todos nuestros países latinoamericanos, actualmente hay:

— Temas prohibidos, de los que no se habla, o muy poco. HAY QUE HABLAR, Y EN VOZ ALTA

— Temas que se hablan, pero con la opinión de la izquierda. HAY QUE EXPONER OTRAS POSTURAS, ¡LAS NUESTRAS!

En estos rubros: (1) Impuestos. (2) Empleo. (3) Dinero. (4) Monopolios. (5) Educación. (6) Ambientalismo. (7) Feminismo. (8) Multiculturalismo (9) Posmodernismo. (10) Narcotráfico. (11) Crimen. (12) Justicia. En estos 12 temas, cuando se tratan (y no siempre), ya sabemos las visiones y propuestas que están sobre la mesa, en los medios de prensa y redes sociales, siempre las mismas.

Nuestros temas y posturas NO SE CONOCEN, porque no tienen “dolientes”. Aquí tenemos una lista, no exhaustiva, en el mismo orden anterior. En cada caso, ¿cómo se exponen y se introducen, rompiendo el monopolio comunicacional de la izquierda? Van algunos ejemplos de varios países, con los actores y sus acciones comunicacionales en defensa de la vida, la libertad y la propiedad (ver los links):

(1) IMPUESTOS. En EEUU, las organizaciones anti-suba de impuestos lograron LIMITAR EL PODER IMPOSITIVO mediante una “Carta de Derechos del Contribuyente”, Taxpayer Bill Of Rights. Y más aún, ellas siguen luchando por ampliarla y profundizarla, en beneficio de los contribuyentes.

https://www.irs.gov/taxpayer-bill-of-rights

(2) EMPLEO. Las cámaras empresariales de muchos países financian estudios en pro de la desregulación y flexibilización laboral, para CREAR MÁS EMPLEO, y hacer la producción nacional más competitiva, ante los desafíos asiáticos. Aquí un ejemplo:

(3) DINERO. ¿Es recomendable la DOLARIZACIÓN? ¿Hay opciones alternativas como el retorno al Patrón Oro? En EEUU, el Instituto Ron Paul recibió un merecido reconocimiento por su lucha en favor de un dinero honesto y sano.

http://www.ronpaulinstitute.org/archives/peace-and-prosperity/2016/january/11/a-tribute-to-ron-paul-s-work-for-austrian-economics-and-against-the-federal-reserve/

(4) MONOPOLIOS. Sabemos de los altos precios por ej., de los medicamentos, y la izquierda denuncia cartelización. Pero ¿cómo andamos en IMPORTACIONES y libre comercio? En Hanoi se acaba de firmar el RCEP, que es el mayor tratado comercial del mundo, con una fantástica REDUCCIÓN DE ARANCELES. En nuestros países latinoamericanos, ¿seguimos con el mal llamado “proteccionismo” y las trabas a los bienes y servicios extranjeros? En México por ejemplo se aprestan a “aprovechar las gangas”

(5) EDUCACIÓN. ¿Por qué no se habla del BAJO RENDIMIENTO ESCOLAR? ¿Y la DEGRADACIÓN de la curricula escolar? Las organizaciones que defienden los derechos de los homeschoolers siempre explican las RAZONES por las que RETIRAN A SUS HIJOS DE LAS ESCUELAS, por ej., en España.

(6) AMBIENTALISMO. Cada año tenemos cifras crecientes sobre desempleo, desinversión, cierre y éxodo de empresas, por las cada vez más rígidas y restrictivas “LEYES VERDES” contra la industria y el desarrollo económico.

(7) FEMINISMO. En Gran Bretaña, Justice for Men & Boys, & the women who love them es un movimiento que DESEMASCARA al feminismo radical, denunciando los daños a los varones, sobre todo a los niños y jóvenes, y asumiendo su defensa en una serie de rubros

https://www.youtube.com/channel/UCKhX1c3ow6BrzdzP3ydpeZQ

(8) MULTICULTURALISMO Ben Shapiro ha escrito Bullies: How the Left’s Culture of Fear and Intimidation Silences Americans, una propuesta de agenda contra toda forma del racismo, en especial del “racismo antiblanco”, tan absurdo y repugnante como el racismo blanco

(9) POSMODERNISMO, una nueva forma de relativismo. El filósofo Roger Scruton hizo toda una crítica de las humanidades posmodernas y algunos elementos del arte posmoderno, con sus implicaciones en ética, filosofía, cultura, religión. En español se ha traducido “El Alma del mundo”

(10) NARCOTRÁFICO. Ciertas figuras como el ex presidente Fernando H. Cardozo de Brasil, que hasta hace poco apoyaban la “Guerra a la Droga”, han dejado de hacerlo, para promover algo MUCHO PEOR: la estatización de la oferta. O sea que el Estado sustituye al drug-pusher. ¿Por qué no se puede hablar de alternativas mejores, como la despenalización gradual en un marco de ampliación de todas las libertades, y no sólo la de endrogarse? ¿Es “tabú”?

https://www.americaeconomia.com/politica-sociedad/politica/diez-razones-para-legalizar-las-drogas

(11) CRIMEN. En Chile y en todo el mundo, la izquierda desata una feroz campaña de descrédito contra la policía y fuerzas del orden. El Círculo de Amigos de Carabineros de Chile es una organización de carácter privado, sin fines de lucro, dedicada a REIVINDICAR esa injustamente maltratada institución.

https://www.alguaciles.cl/web/mostrar_articulo/MTA=

(12) JUSTICIA. En EEUU, Prison Fellowship, fundada por el legendario Chuck Colson, es la mayor de las organizaciones que aboga por otro modelo de justicia, “restitutiva y compensatoria”, mejor que las políticas punitivas y/o “reinsercionistas”. Este punto de vista cristiano, ¿se conoce acaso?

OBJETIVOS

¿Qué debemos hacer en defensa de la vida, la libertad y la propiedad? Muy simple: UNIR ESFUERZOS, RECURSOS Y MEDIOS humanos, políticos, mediáticos y de influencia, entre todos quienes defendemos esos tres principios y valores, contra nuestros enemigos. Salvo casos muy puntuales y excepcionales, todos están unidos y se apoyan mutuamente en los diversos temas, todos con las mismas posturas.

Nosotros apreciamos enormemente el valor que tienen diversas organizaciones, grupos, partidos e instituciones en combatir por una u otra de todas estas buenas causas; pero no podemos triunfar en solitario. Lo que proponemos es: FUSIONISMO de conservadores y liberales; al estilo del Tea Party en EE.UU., cuando surgió. ¿Cómo es eso? Muy simple quienes prioritariamente defienden la vida, deben apoyar a quienes prioritariamente defienden el libre mercado; y viceversa. De otra forma, la vida y la familia no pueden ganar las batallas; y tampoco el libre mercado y las libertades comerciales y económicas. La izquierda gana; y todos perdemos.

LA VIDA, LA LIBERTAD Y LA PROPIEDAD son atacadas todas conjuntamente, por los mismos enemigos. El dilema es: se defienden juntas, o perecen juntas.

//*ALBERTO MANSUETI ES POLITÓLOGO, FUNDADOR DEL CENTRO DE LIBERALISMO CLÁSICO//

//**Informe para el VI Foro Liberal de América Latina//