Archivos Mensuales: mayo 2020

ONG GLOBALISTA EMITE INFORME NEGATIVO SOBRE COMUNICACIÓN GUBERNAMENTAL DEL COVID-19 EN BOLIVIA

CIUDAINTELIG05

VISOR BOLIVIA / Redacción central.- La sombra del magnate y especulador George Soros ha apuntado esta vez contra el Gobierno Constitucional, en plena etapa de emergencia sanitaria, mediante un informe que deja a Bolivia como el segundo país con “menor información” sobre el Covid-19. Una verificación a los portales oficiales desmiente esa versión, pero advierte falta de coordinación gubernamental.

La Organización No Gubernamental (ONG) Ciudadanía Inteligente, publicó esta semana un reporte sobre la transparencia de información entregada por los gobiernos de Latinoamérica en torno al Covid-19.

“La pandemia del Covid-19 se ha insertado en nuestras vidas, y los gobiernos decretaron el aislamiento social masivo como forma de prevenir y combatir la enfermedad. La guerra por la información se convirtió en una agenda fundamental en la defensa de la vida y en el diseño de políticas públicas para el escenario que se avecina. Sin embargo, ¿Por qué no todos podemos conocer la información?”, justifica la ONG.

Ciudad Inteligente es una ONG financiada por Naciones Unidas, UNICEF y Open Society Foundation, que rastreó los portales oficiales de 20 países para asignarles puntuaciones de 0 a 100 sobre la calidad y cantidad de información publicada y dos tablas de variables que calculan desde rasgos demográficos hasta la cantidad de test aplicados en cada nación.

Colombia ocupa el primer lugar con 78,67 puntos de transparencia informativa, le siguen México con 76,33 y Chile con 60,6 puntos. En contraste, los tres peor ubicados son Uruguay con 15,1 puntos, Bolivia con 13,67 sobre 100, y Nicaragua cierra con cero.

Sin embargo, el reporte elaborado por Rodrigo Balbontín y Juan Ignacio Vila, publicado el 14 de mayo, únicamente tomó como fuente, para el caso de Bolivia, al portal http://www.boliviasegura.gob.bo que muestra datos generales de la evolución de la pandemia y no comparte todo el trabajo comunicacional elaborado por los 21 ministerios de la presidenta Áñez.

Desde el Ministerio de Salud, pero ante todo los ministerios de Obras Públicas y de Economía, se lleva adelante campañas sostenidas para informar a la población sobre los riesgos y efectos del coronavirus en la población. Asimismo, el Gobierno ha enfocado su comunicación en las políticas de sostenimiento de la cuarentena iniciada el pasado 22 de marzo, incluyendo los tres bonos que apuntan a llegar a más de 6 millones de personas.

Empero, la poca coordinación entre esas carteras de Estado y el portal dedicado al Covid-19, es utilizado por la ONG para ubicar al país en ese bajo puesto del rango regional. A aquello, explican analistas, se suma el hecho que la mayoría de la población no tiene acceso a internet y por tanto no interactúa con el portal oficial de la pandemia en Bolivia.

El secretario ejecutivo de la Federación de Trabajadores de la Prensa de La Paz (FTPLP), Edgar Vásquez, manifestaba al portal Erbol, de manera general, que el manejo comunicacional del actual Gobierno es deficiente en tiempo de pandemia.

“Yo creo que como país estamos viviendo en manos de una improvisación total y absoluta. Habrá algunas líneas pero no una política comunicacional. Sin embargo no puedes pedirle peras al olmo, si lo ven por los resultados que no son buenos”, declaró.

El dirigente atribuyó esa deficiencia, en parte, porque al Gobierno de Áñez se contrató a gente “que nunca pensaba que iba a llegar a gobernar”, y por ello solo improvisa acciones de gestión comunicacional.

montaje-soros05

¿EL GLOBALISMO DETRÁS DEL INFORME?

George Soros es un inversionista húngaro de 90 años, nacionalizado estadounidense, conocido por promover la agenda globalista en occidente, con financiamiento a las corrientes progresistas de derechos y diversidades sexuales, movimientos pro aborto, la migración masiva o política de fronteras abiertas, entre otros temas.

En Bolivia es vinculado a las acciones propietarias de la mina San Cristóbal, la única que no fue “nacionalizada” por el régimen de Evo Morales en sus 14 años de gestión, y cuyos trabajadores mineros estuvieron movilizados semanas antes de la caída del jefe del Movimiento Al Socialismo (MAS) por demandas laborales, e identificaron a Soros como “dueño” de la empresa.

El billonario tiene una cuenta personal declarada por encima de los 7 mil millones de dólares, más que las Reservas Internacionales Netas (RIN) de Bolivia, pero se estima su fortuna acumulada en $us 32 mil millones. Con esa fortuna, el militante del Partido Demócrata, fundó la ONG Open Society Foundation y la Open Society Institute con la que desplazó su influencia en toda Latinoamérica.

El escritor Emilio Martínez afirmó en varias publicaciones que Soros apoyó las campañas electorales de Evo Morales entre 2002 y 2009, incluyendo financiamiento a las denominadas “guerra del agua” y “guerra del gas” previas a la asunción al poder del jefe cocalero.

Precisamente la relación que el autor de “Ciudadano X” advierte entre Soros y Morales comienza en aquellos conflictos sociales y la producción de la hoja de coca del Chapare. Martínez también apuntó al exministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, de ser el principal “operador” de la Open Society, y fuentes extraoficiales explican que la pareja del exmilitar, Loreta Tellería, fue impulsora de esa visión globalista para la despenalización de la producción del trópico cochabambino, donde Morales es presidente vitalicio.

VEA: INFORME DE CIUDADANÍA INTELIGENTE SOBRE INFORMACIÓN PÚBLICA DEL COVID-19 EN LATINOAMÉRICA:

https://ciudadaniai.org/campaigns/covid19#informe 

//@VisorBolivia// 

RADA: PRESENCIAMOS UN DESBORDE DE DESINFORMACIÓN EN MEDIOS Y REDES

captura-fb05

Mientras el mundo enfrenta la pandemia del Covid-19, en Bolivia se prioriza la agenda política a través del uso político de algunos medios de comunicación, que se desborda con desinformación en las redes sociales, señala el periodista Iván Rada.

El entrevistado afirma que el país ha ingresado a un nuevo proceso de electoralización y la clase política usa y es usada para hacer campaña, sobre todo contra el actual Gobierno, mientras la administración de Jeanine Áñez se encuentra enfrentando al Covid-19.

“A partir del escándalo provocado por un exejecutivo de Entel, los medios terminaron esa etapa de “tregua” que le habían concedido al Gobierno, luego de la caída del régimen de Evo Morales en noviembre de 2019″, explica el periodista.

Hoy, todo el manejo de los medios tiende a una férrea fiscalización de Áñez, pero con evidente sesgo político que solo deriva en desinformación, agrega Rada.

“Los últimos casos de denuncias mediáticas han calado en la opinión pública para desgastar la imagen gubernamental, en un contexto y una sociedad crispada por la extensa cuarentena”, agrega.

La influencia mediática ha sido implacable contra los traslados de particulares en vuelos de la FAB, por ejemplo, y aquello se desbordó en las redes sociales, sin derecho a la contraparte.

“Vi con asombro la forma en la que se atacó a una familia, con el tema de una diputada tarijeña, bajo el supuesto criterio de fiscalización mediática, incluida una denuncia de la diputada (Norma) Piérola, pero nunca vi la contraparte en Gigavisión, El País o incluso Página Siete, pese al descargo que circuló en redes sociales, sobre el estado de salud de la primera”, añade el entrevistado.

Rada considera que lanzar denuncias como “piedra libre” desde algunos medios solo fomenta la reacción viral en las redes sociales, dónde la mayoría de la gente se ha convertido en “experta en todo” y se ha acostumbrado a “lapidar” a las personas sin oir ningún descargo.

Otro caso es la polémica generada por el gobernador de La Paz, Félix Patzi, quien realizó una reunión paralela al Comité de Emergencia Covid-19 y que estableció una agenda de propuesta para flexibilizar la cuarentena en algunos sectores productivos del departamento.

Para Rada esas “sugerencias” se confundieron como determinaciones oficiales que iban contra la decisión de mantener cuarentena rígida en La Paz, y Patzi quedó expuesto “al escarnio”, tanto en medios, pero sobre todo en las redes sociales.

“El punto dos de la reunión del 7 de mayo es claro y dice que la flexibilización de la cuarentena con estrictas medidas de bioseguridad, es una resolución que se dará a conocer al Gobierno central. Es decir, nunca se firmó una ley o norma departamental por encima del trabajo que viene desarrollando los ministros y alcaldes”, explica Rada.

La confusión fue amplificada por los medios, al punto que un reconocido periodista tuvo que lanzar un “ajo” al aire, y en medio de una entrevista, como “reflexión” a todas las autoridades.

En época electoral, finaliza Rada, “todo vale” y cuando los medios lanzan sus “dardos” bajo la excusa de “denuncias públicas”, solo queda esperar el “linchamiento virtual” en las redes sociales, sin derecho a réplica, y ese “es un acto irresponsable que muchos medios deberían reconsiderar”.

//Tomado de El Diario y Visor Bolivia//