Archivos Mensuales: diciembre 2019

SOSPECHOSOS DE SEDICIÓN PROVOCAN IMPASE DIPLOMÁTICO ENTRE BOLIVIA Y MÉXICO

Ministro de AMLO amenaza con demanda ante la CIJ por “asedio” a su Embajada; Canciller boliviana responde que aquello es una falacia jurídica

El Ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, Wilma Alano

Quintana y Alanoca, junto a otros ex funcionarios masistas se encuentran asilados rehuyendo a los procesos penales por los hechos violentos de octubre y noviembre / ARCHIVOS

VISOR BOLIVIA / Redacción central.- Los ex funcionarios del régimen de Evo Morales, asilados en la Embajada de México en La Paz, han provocado un nuevo impase entre las administraciones de Jeanine Añez y Andrés Manuel López Obrador, incluso con amenazas de demandas internacionales que fueron calificadas desde la Cancillería de Bolivia como una falacia jurídica.

Juan Ramón Quintana, Wilma Alanoca, Javier Zavaleta y Nicolás Laguna, entre otros ex funcionarios del régimen de Evo Morales, se encuentran dentro de la Embajada de México en La Paz, y su presencia ha provocado un resguardo policial que vigila los predios para evitar una eventual fuga de los sospechosos de delitos como sedición y fraude electoral.

Quintana había anticipado la caída de su jefe Evo Morales y con ello amenazó con convertir a Bolivia en una zona de guerra o guerrilla urbana como Vietnam. Alanoca es señalada como promotora de grupos violentos, pues poco antes de la renuncia del jefe masista, se encontró a un grupo de jovenzuelos elaborando bombas molotov en un garaje del despacho de la ex ministra de Culturas.

Zavaleta, a su vez, fue ministro de Defensa, y 48 horas antes de la renuncia de Morales a sus 13 años de régimen adelantó que en el país se iba a “contar los muertos por centenas”.

Laguna, finalmente, es señalado como un operador de “inteligencia” de Quintana y los hermanos Garcia linera para hacer seguimiento a los bolivianos aprovechando su cargo como director de la Agencia de Gobierno Electrónico y Tecnologías de Información y Comunicación (AGETIC), entidad que centraliza los datos personales de 11 millones de ciudadanos. Se le acusa también de tener nexos con el grupo de informáticos que ejecutó el fraude electoral de los comicios del 20 de octubre.

La Policía desplazó hasta la zona de Calacoto, patrullas de vigilancia, lo cual fue interpretado por los diplomáticos mexicanos como una forma de “asedio” a su trabajo. Sin embargo, desde la propia Policía como el Gobierno Constitucional de Bolivia, se reveló que fue la embajadora María Teresa Mercado, quien pidió mayor presencia del orden.

Ayer, la Cancillería de Bolivia explicó que el resguardo solo responde al cumplimiento del Art. 22 de la Convención  de Viena sobre Relaciones Diplomáticas para proteger esos ambientes de algunas amenazas conocidas, sobre todo de los llamados “ponchos rojos”, que exigen la salida de Quintana y los otros, para que respondan ante la justicia por los hechos de violencia de octubre y noviembre pasado.

canciller-notimex12

El ministro de AMLO, afirmó que “hoy” presentará una demanda contra Bolivia en la CIJ / NOTIMEX

EL “STAND UP” MEXICANO

El canciller mexicano Marcelo Ebrard, salió este jueves en conferencia de prensa, para anunciar que se planteará una demanda contra el Gobierno boliviano por el “asedio” que “sufre” su Embajada en la ciudad de La Paz, ante la Corte Internacional de Justicia.

Los dos argumentos esgrimidos por el ministro del presidente socialista AMLO, socio de Evo Morales, es que el Gobierno boliviano pone en duda la cualidad de asilados de los ex funcionarios del régimen anterior, y además se atenta contra la soberanía de los predios que, por norma internacional, son considerados territorios de México en Bolivia.

“Pocos países y pocos gobiernos se atreven a poner en tela de juicio el derecho de asilo, te dice mucho de quienes lo promueven, son visiones autoritarias, porque el derecho de asilo es uno de los derechos esenciales internacionales”, declaró Ebrard.

En ese marco, Ebrard recordó que se planteó una queja a la Organización de Estados Americanos (OEA) para pedir que se respeten las instalaciones y al personal de la Embajada mexicana en la zona sur de la sede de gobierno.

El siguiente paso, acotó el mexicano, será apelar a la CIJ por esas supuestas vulneraciones a la figura del asilo.

En respuesta inmediata, el ministro de Gobierno de Bolivia, Arturo Murillo, dijo a Ebrard “allá nos vemos”, en referencia a la Corte Internacional de Justicia, pues considera que fue la administración de AMLO la que violó la Convención de Viena y los instrumentos de asilo y refugio, al dejar que Evo Morales “hiciera lo que le daba la gana” durante su estadía en suelo azteca, incluyendo declaraciones políticas y el llamado a “no dejar pasar alimentos” contra las ciudades.

Murillo calificó las palabras de Ebrard como “un show mexicano”.

cancilerlongaric12

La canciller Karen Longaric explica las implicaciones del derecho internacional del asilo / ABI

UNA FALACIA JURÍDICA    

En ese contexto, la canciller del Gobierno Constitucional, Karen Longaric, calificó la amenaza de su par mexicano como una provocación en la que la administración transitoria de Jeanine Añez no caerá, con el objetivo de mantener las relaciones diplomáticas de alto nivel entre ambos países.

“No vamos a caer en la provocación del gobierno de México (…) No estamos pensando en ninguna medida de carácter coercitivo, Bolivia quiere tener relaciones amistosas con México de igual a igual”, declaró Longaric a radio Panamericana.

Sobre la demanda ante la CIJ, la experta en derecho internacional, calificó el anuncio como una “falacia jurídica” y agregó que tal figura no prosperará en ningún tribunal del mundo.

“No pueden demandarnos por presuntas infracciones, por presuntos delitos o supuestas violaciones a la Convención de Viena. Nadie puede demandar por hechos que no han ocurrido, esa es una contravención jurídica”, expuso.

Longaric aclaró que si bien los mandamientos de aprehensión contra los ex funcionarios de Evo Morales se emitieron el 29 de noviembre, diez días después de que estos solicitaran asilo en la Embajada de México, los hechos por los que son acusados se cometieron antes que Quintana o Alanoca adquieran el estatus de asilados y aquello corresponde a una acusación abierta por el Ministerio Público.

“El asilo no puede enemistar a dos Estados”, reflexionó Longaric.

asedio-reuters12

Un vehículo policial en la acera de la Embajada de México en la zona de Calacoto de La Paz / REUTERS

AMLO Y EVO

El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador encarna hoy por hoy el liderato del llamado Grupo de Puebla, una nueva organización ideológica de extrema izquierda que pretende relevar a la chavista Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), o al menos darle aire mientras el bloque comunista se recupera en la región, como sucedió con la asunción de Alberto Fernández a la Presidencia de Argentina.

En ese marco, AMLO no solo recibió a Evo Morales en México como “asilado” durante un mes, antes del paso del jefe cocalero a Argentina, sino que le permitió realizar declaraciones políticas, físicas y virtuales, en contravención a los tratados sobre asilo y refugio político humanitario, bajo el pretexto de que la libre expresión del ex mandatario boliviano son “un derecho humano”.

El Grupo de Puebla es relacionado por Estados Unidos con actividades subversivas en todo el continente sin descartar nexos con el narcotráfico, para financiar convulsiones contra los gobiernos democráticos, tal como sucede en Chile, Colombia o la propia Bolivia que mantiene tensiones en medio de la convocatoria a nuevas elecciones para 2020.

//@VisorBolivia//