TIPNIS DESPUÉS DE SEIS AÑOS: ¿HACIA UNA ENTRADA SIN RETORNO?

NIÑOS

BOLETÍN “HACIA EL BIEN COMÚN ” DE LA FUNDACIÓN VICENTE PAZOS KANKI

¿Qué es el BIEN COMÚN?: Se entiende por bien común el beneficio colectivo que sólo se puede ejercer a través de medios moralmente lícitos, (llega a todos los ciudadanos) que fomente las estructuras necesarias para que las personas se desarrollen de manera digna. Director: Diego Ayo.

CONVERSATORIO SOBRE LA PROBLEMÁTICA DEL TIPNIS

El miércoles 2 de agosto, la Fundación Vicente Pazos Kanki desarrolló un nuevo conversatorio público, esta vez para abordar la problemática del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure TIPNIS.

El invitado expositor fue el Dr. Roger Cortez Hurtado, médico y politógolo, exdiputado del Partido Socialista, director del Instituto Alternativo y actual columnista en medios de prensa, quien dio otra lectura a los intereses externos sobre la reserva natural boliviana.

“TIPNIS después de 6 años ¿Hacia una entrada sin retorno?” fue la convocatoria para este nuevo espacio de debate y construcción de país en el que intervinieron personalidades reconocidas, profesionales y políticos asistentes.

En este boletín se incluyen datos referenciales para entender el contexto de la lucha de los pueblos indígenas por el TIPNIS, como una contribución a la opinión pública para el debate en democracia.

SELVA

¿QUÉ HAY DETRÁS DE LA TOMA DEL TIPNIS?

La reciente aprobación de la Ley de Protección, Desarrollo Integral y Sustentable del TIPNIS en la Asamblea Legislativa abre la posibilidad de intervención estatal dentro de la reserva natural boliviana, una situación que no debería tomarse como un problema regional, étnico ni cultural sino como un conflicto a nivel nacional, según Cortez.

La Ley 180 de Intangibilidad sobre el TIPNIS, producto de la octava marcha indígena de 2011, queda abrogada y con ello el Gobierno Central adquiere un plazo corto para elaborar un plan de desarrollo en esa zona.

 – COCA EN SEGUNDO PLANO

En ese contexto, el exponente asegura que el debate entre oficialistas y opositores hoy se centra en la posible expansión de cultivos de coca en el TIPNIS, pero aquello, en su visión, no es determinante, porque Bolivia tiene una producción relativamente menor a otros países, como Perú o Colombia, en comparación a su población.

Bolivia estima tener 25 mil hectáreas cultivadas, mientras en Perú existen entre 45 mil a 50 mil ha y en Colombia se llega a bordear las 190 ha.

Por tanto, sustenta Cortez, el tema pasa por la especulación de tierras, porque el verdadero interés de los productores del trópico de Cochabamba sería diversificar su capital y, como sujeto económico, quieren ampliar su mercado de tierra, adquiriendo soberanía sobre el TIPNIS.

La  carretera Villa Tunari – San Ignacio de Moxos no tiene justificación ni estudios serios, por lo que se convierte en un proyecto que al final distrae el debate sobre la verdadera intención sobre ese territorio.

 – FUENTE DE VIDA

Un segundo punto que Cortez observa es el valor del TIPNIS como generadora de fuente de vida.

Los recursos naturales dentro de esta reserva natural, en cada metro cuadrado, tienen mayor valor que muchas instalaciones industriales. Estudios del Servicio Nacional de Áreas Protegidas y el Ministerio de Medio Ambiente y Aguas así lo certifican.

En ese marco, todos los proyectos del Gobierno y su Agenda Patriótica tienen el mismo norte, algo que opositores y oficialistas no debaten ni refutan. Cada proyecto histórico para el país elaborado por consultores foráneos se aferra al extractivismo.

La afectación al TIPNIS y otros proyectos como la hidroeléctrica sobre el Chepete (que Cortez remarca en no llamar El Bala)  llegaría hasta el sistema de cuencas. La cuenca amazónica se vería afectada a partir de la reducción de caudal en el río Grande y el sedimento minimizado en el río Mamoré.

La Agenda Patriótica 2025, como generadora de recursos energéticos alternativos al gas, “es una ofensiva total a las cuencas”. El Chepete, por ejemplo, retendrá aguas y se convertida en una cloaca.

 – ACAPARAR TIERRAS

El tercer punto proyectado por Cortez es la condición y propiedad de las tierras en el TIPNIS entendida como una Tierra Comunitaria de Origen (TCO).

Todo el territorio nacional se está convertido en tierra fiscal para luego ser repartida a grupos de colonizadores. En el marco de la nueva Constitución se sustentó el sujeto histórico indígena originario campesina, algo que no existe, porque la clase campesina llega a ser una creación de la Revolución de 1952 y hoy se ha convertido en la base social de la nueva burguesía: cooperativistas mineros, comerciantes populares (gremialistas) y choferes de transporte público.

Esta burguesía apunta a tomar las tierras de los indígenas, también considerados como otra categoría de creación foránea, mediante una contrarreforma agraria. La CSUTCB y el propio mandatario Evo Morales consideran que existe “mucha tierra para poca gente” y con ello se llegará a intervenir a las TCO.

Esta nueva dotación de tierras no tendrá como objetivo el cultivo de productos (tampoco la coca), sino para acaparar y usufructuar de esas nuevas hectáreas para seguir empoderando a esa clase social de colonizadores, hoy denominada “interculturales”.

conalcam

¿PROYECTO PAÍS SOLO PARA ALGUNOS?

La visión de la Agenda Patriótica 2025 impulsada por el gobierno de Evo Morales resulta “perversa” para el país, señala Roger Cortez.

La fundamentación del analista radica en que esa agenda prevé convertir a Bolivia en centro energético de la región a cualquier precio. El conflicto del TIPNIS solo sería una parte del “paquetazo electoral” antes de los comicios de 2019, en los que se beneficiar para tratar de convencer del voto a las bases aliadas al MAS para tener el camino expedito sobre esa reserva natural, los recursos hídricos y mineros, entre otros.

El TIPNIS y los bosques chimanes son parte de esa expansión territorial para sus bases aliadas. Las megarepresas Chepete, Miguillas, Rositas con una inversión de 27 mil millones de dólares y otra asignación para el cooperativismo minero calculado en $us 500 millones son parte de ese “combo” que  se viene en los siguientes años.

Cortez alerta que esas millonarias cifras dejarán endeudado al país, porque como en el caso del Chepete que debería generar 3.700 MegaWats para exportar energía, hoy no existen compradores a la vista.

COLONIZADORES

En el caso de los colonizadores, para el politólogo mal llamados “interculturales”, serán beneficiados en este “proyecto país” accediendo al mercado de tierras que será creado por su propia demanda social.

15 años antes del MAS en el poder, estos sujetos económicos fueron comprando tierra, no para trabajarla sino para comercializarla. “La particularidad del país es ser indígena, pero los campesinos se desprenden de esa raíz por su modernización económica, porque ellos son el motor de la modernización”, cita Cortez.

Por ello, los indígenas son vistos como un escollo a esos intereses, no solo en el TIPNIS sino en otros territorios que tienen recursos de vida o generan actividad minera o petrolera.

ASFALTAN

LA CARRETERA QUE DIVIDE A BOLIVIA

 – ANTECEDENTES

La integración caminera siempre fue un tema de Estado inconcluso. La unión entre Cochabamba y Beni podría tener vías alternas por el norte, pero existe un especial conflicto hace más de 30 años por cruzar o no el TIPNIS.

En diciembre de 1984 se promulgó la Ley 676 en el gobierno de Hernán Siles Zuazo que declara de prioridad y urgencia nacional la construcción de la carretera Cochabamba – Trinidad.

En septiembre de 1990 se promulgó la Ley 1185 que autoriza gestionar con carácter de urgencia el financiamiento para los estudios de factibilidad y diseño final del tramo Villa Tunari – San Ignacio de Moxos.

Con ambos antecedentes, la vía por la reserva natural estuvo en debate con la salvedad que el TIPNIS quedó PROTEGIDO al adquirir reconocimiento y doble categoría jurídica: territorio indígena y parque nacional y reserva ambiental el 24 de septiembre de 1990 como consecuencia de la primera marcha por la vida y el territorio.

 – LA CARRETERA DE EVO

La administración de Evo Morales impulsó desde su primer año de gestión la construcción de la carretera por le TIPNIS.

El 22 de septiembre de 2006 el mandatario firma la ley que decreta de “prioridad nacional y departamental la elaboración del estudio a diseño final y construcción del tramo Villa Tunari – San Ignacio de Moxos, correspondiente a la carretera Cochabamba – Beni, de la Red Vial Fundamental”.

Para el 7 de abril de 2010 se decreta la “Ley de aprobación del protocolo entre el Estado Plurinacional de Bolivia y la República Federativa del Brasil, sobre el financiamiento del proyecto de la carretera Villa Tunari – San Ignacio de Moxos”.

Con esta norma se aprobó el Protocolo de Financiamiento entre ambos países aprobado en agosto de 2009, por 332 millones de dólares para esa obra de 306 kilómetros. El crédito luego era cursado a la Asociación Latinoamericana de Desarrollo (ALADI). El monto, en comparación, sería igualado a la compra del satélite Túpac Katari.

La empresa encargada de realizar la obra en su segundo tramo de 50 km que ingresa a la reserva natural, fue la brasileña OAS cuya adjudicación en su momento no fue aclarada.

 – MARCHAR, EL QUIEBRE MONOLÍTICO

En 2010 se produce la primera movilización y huelga de hambre de la bancada indígena en rechazo a los proyectos gubernamentales sin consulta a las comunidades. Los siete legisladores, incluidos del MAS, pidieron más cupos de representación par las 36 naciones indígenas, originarias, campesinas.

Aquella huelga tuvo la participación de representantes de la Confederación de pueblos Indígenas de Bolivia (CIDOB) y el Consejo Nacional de Allyus y Markas del Qullasuyu (CONAMAQ) como representantes de los pueblos de tierras bajas y tierras altas, respectivamente.

Ante las voces de alerta sobre las obras iniciadas en el tramo I de la vía Villa Tunari a San Ignacio de Moxos, el mandatario Evo Morales salía a decir el 29 de junio de 2011 que la carretera por el TIPNIS se iba a hacer “quieran o no quieran”

Los representantes de la Subcentral TIPNIS y Subcentral Sécure convocaron a los corregidores de las comunidades y con ello se inició la octava marcha indígena por la defensa del TIPNIS, que partió desde Trinidad el 25 de agosto de ese año.

El avance se detuvo por una semana en Yucumo, Beni, ante la amenaza de confrontación por el sector de los colonizadores vinculados a la Confederación de Comunidades Interculturales, célula afín al MAS. Un cerco policial para tratar de evitar la pelea impidió incluso que los indígenas se abastezcan de agua.

La tensión se disparó el 24 de septiembre luego de la visita del canciller David Choquehuanca que fue retenido y llevado por mujeres marchistas a comprobar que no podían abastecerse de agua. El Gobierno acusó secuestro y violencia. Choquehuanca declaraba “algo habrá que hacer” en el lugar.

El 25 de septiembre de 2011 400 efectivos policiales intervinieron la macha en la zona de Chaparina. Gases, golpes, amordazamientos, cinta masquin en la boca como mordaza, y traslado forzado de los marchistas, mujeres y niños incluidos se extendió de mediodía hasta el caer de la tarde.

La ciudadanía que aún no apoyaba esta causa se mostró indignada y la solidaridad con los indígenas permitió la reagrupación de la marcha y su avance sin mayor intervención. Luego de 65 días de caminata entre Beni, Cochabamba y La Paz, la marcha llegaba a la Sede de Gobierno con emotivo y masivo recibimiento de banderas tricolor y patujú.

banderas

 – LEY 180, LEY 222, LEY 266

Producto de esta movilización y luego de una vigilia en Plaza Murillo, los dirigentes Adolfo Chávez y Fernando Vargas se sentaban junto a Evo Morales y los presidentes de ambas cámaras Héctor Arce por Diputados y René Martínez por el Senado, para firmar el compromiso de no intervenir el TIPNIS y atender 15 puntos de la plataforma de la VIII Marcha.

El 24 de octubre de 2011 se promulga la Ley 180 que declara al TIPNIS como zona intangible y que estipulaba sobre la carretera en el art. 3 que esa vía “como cualquier otra, no atravesará el TIPNIS”.

Para enero de 2012 el sector de colonizadores asentados en el Polígono 7 del TIPNIS reunidos en el Consejo Indígena del Sur (CONISUR) al mando de Gumercindo Pradel, militante del MAS, partieron en marcha para pedir la construcción de la carretera y como argumento se usó la necesidad de la consulta previa en las 64 comunidades.

Las nuevas presidentas de ambas cámaras Gabriela Montaño (Senado) y Rebeca Delgado (Diputados) aprobaron en febrero de 2012 la Ley 222 de consulta previa que en su artículo 4 señala como finalidad: “Definir si el TIPNIS debe ser zona intangible o no, para viabilizar el desarrollo de las actividades de los pueblos indígenas Mojeño Trinitario, Chimane y Yuracaré, así como la construcción de la carretera Villa Tunari – San Ignacio de Moxos”.

Meses después se tuvo que activar la novena marcha indígena para denunciar esa ley y aquella consulta previa. El reglamento de ambas normas contrapuestas y el compromiso de no construir la carretera desactivó el tema durante cinco años.

El 3 de julio de 2017 representantes de tres subcentrales llegaron a la Cámara de Diputados para presentar un proyecto de ley junto a la diputada Ramona Moye. El proyecto citaba la abrogación de la intangibilidad de la Ley 180 y abría la intervención de proyectos carreteros.

El artículo 9 era claro: “Articulación e integración del TIPNIS.- Las actividades de articulación e integración que mejoren establezcan o mantengan derechos de los pueblos indígenas como la libre circulación a través de la apertura de caminos vecinales, carreteras, sistemas de navegación fluvial, áreas y otras, se diseñarán de manera participativa con los pueblos indígenas debiendo cumplir la normativa ambiental vigente”.

La Ley 266 era aprobada en diputados y sancionada la madrugada del 9 de agosto de 2017 por el Senado.

Las bases indígenas y los colectivos ambientalistas anunciaron una nueva movilización y posible décima marcha por la defensa del TIPNIS.

rogercortez

APORTES Y DEBATE

Para el ingeniero Antonio Coca, la carretera por el TIPNIS no tiene estudio de factibilidad y esto genera dudas, porque para plantear un proyecto de semejante magnitud se debería tomar en cuenta, por ejemplo, el costo beneficio en el tiempo de desplazamiento de mercancías y el mantenimiento de los motorizados.

Los 415 millones de dólares que significaría la conclusión de la vía, sin este estudio, significará un gasto en calidad de préstamo, que será pagado con los impuestos de todos los bolivianos que tributan al fisco y que, paradójicamente, beneficiará solo a los sectores informales (interculturales) que no pagan impuestos.

El investigador Roger Carvajal y el senador Fernando Campero coinciden en que no se puede negar la expansión de cultivos de coca como un tema de fondo. El comunicador agrega que dentro del Polígono 7 del TIPNIS, limítrofe con el trópico de Cochabamba, la deforestación de estos productores de coca es evidente al ampliar su frontera de cultivos.

La ambientalista Carmen Capriles agrega que las consecuencias de la intervención sobre el TIPNIS y las hidroeléctricas reproducirán efectos contrarios a la biodiversidad reproduciendo desastres como los vividos en Trinidad con inundaciones permanentes. También observa que el criterio “intercultural” se va convirtiendo en una amenaza contra lo indígena.

En una segunda ronda de aportes y consultas, el sociólogo Ricardo Paz explica que el proyecto de Evo Morales para intervenir el TIPNIS nace por convicción y es en eses ámbito que la oposición y los colectivos sociales deberían encarara la lucha ideológica, caso contrario, los argumentos políticos solo sirven para blindar el discurso desarrollista del mandatario.

La exdiputada Marcela Revollo recuerda que la Asamblea Constituyente discutió el criterio “tierra – territorio” entre los sectores indígenas, campesinos y colonizadores. Luego de la octava marcha y el quiebre de esa alianza, la problemática del TIPNIS significó una derrota política para el Gobierno del MAS que no se supo capitalizar y esa falta de organización y unidad aún es una debilidad para las oposiciones políticas.

La analista y exlegisladora Erika Brockman retoma el criterio del TIPNIS como una fuente de vida y asegura que las proyecciones del Gobierno demuestran el fracaso en reenfocar el desarrollo alternativo, tanto en el ámbito energético como agrícola.

Finalmente, la senadora opositora Mirtha Arce llama a los organismos internacionales como “cómplices” de las políticas centralistas porque ni siquiera el informe de la UNODC sobre los cultivos de coca muestra las cifras rojas que, por ejemplo, EEUU ya alertó.

Además, concluye, la apropiación de tierras, ya se da mediante las políticas de saneamiento en que los nuevos propietarios revenden la tierra como pasa en Tarija.

firma180

EL TIPNIS EXCEDENTE Y LA BURGUESÍA ASCENDENTE

Para el director de la Fundación Vicente Pazos Kanki, Diego Ayo, los intereses sobre el TIPNIS  entendidos como un proyecto de toma territorial solo son la continuación de una guerra y revolución nacida en la década de los 80s, cuando grandes masas quedaron desplazadas y sin excedentes de capital que los obligó a buscar nuevas fronteras.

Contrabandistas, comerciantes informales, productores de coca, entre otros, se fueron expandiendo hasta tomar el poder en 2006 dejando a un lado o instrumentalizando el discurso utópico de los ideólogos comunitaristas del MAS sobre lo indígena originario campesino.

Esta nueva burguesía ascendente ahora busca avasallar nuevos territorios como el TIPNIS.

“Aunque es correcto decir que al TIPNIS no se toca, es casi inevitable que otros sectores busquen generar su excedente. El TIPNIS no solamente es tierra, significa llegar al Brasil  con contrabando, es tener la posibilidad de la gran tala de madera para contrabandearla ilícitamente, es un reducto de grandes fortunas y de consolidación de estas burguesías y clases medias”.

tipnis razones 2017

LA COCA YA INVADE SEIS PARQUES

La producción de coca en Bolivia se extiende en cuatro departamentos: La Paz, Cochabamba, Beni y Santa Cruz llegando a 23.100 hectáreas cultivadas, según el último reporte de monitoreo de la Organización de Naciones Unidas contra la Droga y el Crimen – ONUDC revelado el pasado 19 de julio.

La “hoja sagrada” además ha ingresado a seis de los 22 parques protegidos pese a las advertencias del Gobierno y la promesa de erradicación del mandatario Evo Morales.

Los parques nacionales intervenidos con cocales son: Carrasco (95 hectáreas), Apolobamba (45 ha), Cotapata (39 ha), Isiboro Sécure (30 ha), Amboró (23 ha) y Madidi (21 ha). La afectación entre 2015 y el reporte de 2016 revela el crecimiento de 49 hectáreas en comparación.

Las 22 áreas protegidas del país constituyen el 16% del territorio nacional. En el caso del Isiboro Sécure como área protegida este tiene 1.236.296 ha.

El TIPNIS fue declarado Parque Nacional por D.S. 7401 del 22 de noviembre de 1965 en el gobierno de Víctor Paz Estenssoro y luego adquirió rango de Territorio Indígena a través del D.S. 22610 del 24 de septiembre de 1990 en la administración de Jaime Paz Zamora.

La amenaza de expansión cocalera, finalmente, se evidencia en el crecimiento sostenido de cultivos en la zona del Polígono 7 y su limítrofe Villa Tunari del trópico de Cochabamba, que en 2010 subió 100 hectáreas y para 2016 llegó a 372 ha de crecimiento anual.

cortan

VEA: LA VERSIÓN DIGITAL DEL BOLETÍN IMPRESO PARA COMPARTIR:

https://www.flipsnack.com/IvanRada/bolet-n-7-hacia-el-bien-com-n.html

 

La Fundación Vicente Pazos Kanki autoriza la reproducción parcial o total de este boletín, siempre y cuando se cite la fuente de referencia.

Las opiniones, criterios y posiciones de los participantes en el coloquio son de carácter personal y no reflejan necesariamente el pensamiento y la posición de la Fundación Vicente Pazos Kanki

FVPK SELLO

DIRECTOR: Diego Ayo Saucedo

COORDINADOR: Iván Arias Durán

 

TEXTO DE CONSULTA:

“Pueblos en el camino en defensa de los territorios”, CAOI 2012

 

 

LINKS DE INTERÉS:

EVO MORALES, DIPUTADO, PROMETE TIERRA A COLONIZADORES

EL PROCESO DE LA CONSULTA PREVIA (PÓSTUMA)

https://chaskiclandestino.wordpress.com/2017/08/03/el-gobierno-se-apoya-en-una-consulta-postuma-y-de-mala-fe-para-imponer-la-carretera-por-medio-del-tipnis/

SEGUIMIENTO OCTAVA MARCHA FUNDACIÓN TIERRA

EVO MORALES, PRESIDENTE, PREVÉ PRONTA CARRETERA

DOCUMENTAL ASFALTAR BOLIVIA

 

//EDICIÓN: @GRUPOVEA 2017//

Anuncios

Autor: visorbolivia

BLOG OFICIAL DEL DIARIO MULTIMEDIA WWW.VISORBOLIVIA.COM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s