VENEZUELA: ESTADO DE SITUACIÓN DE LA CRISIS ¿HACIA ALLÁ VAMOS EN BOLIVIA?

residentes ve

CONVERSATORIO SOBRE LA CRISIS EN VENEZUELA

El martes 15 de agosto se desarrolló un nuevo conversatorio de interés general en la Fundación Vicente Pazos Kanki, está vez con la presencia de residentes venezolanos en Bolivia.

Los cuatro invitados dieron testimonio sobre la coyuntura social y política que vive Venezuela, un país sumergido en la crisis económica y la represión ideológica en todas sus formas.

Dentro de lo rescatable se puede citar una explicación sociológica sobre el ascenso al poder de Hugo Chávez Frías y la instauración de un régimen socialista que pervive hasta hoy con el respaldo de dos frentes, los colectivos paramilitares y las Fuerzas Armadas, ambos asociados al gobierno de Nicolás Maduro a tal grado que es imposible vislumbrar una acción política exitosa desde la oposición.

El régimen de Maduro enfrentará en los siguientes meses la acusación de su exfiscal Luisa Ortega en un contexto donde EEUU y el eje Siria – Irán tiene relevancia, como se explica en la presente edición de este boletín.

¿Qué es el BIEN COMÚN?

Se entiende por bien común el beneficio colectivo que sólo se puede ejercer a través de medios moralmente lícitos, (llega a todos los ciudadanos) que fomente las estructuras necesarias para que las personas se desarrollen de manera digna.

desabastecimiento

¿CÓMO LLEGÓ VENEZUELA A ESTA CRISIS TERMINAL?

Jhonny López, Alejandro Moreno, Erismar García y Andreina Thaine son residentes venezolanos en Bolivia que promueven las manifestaciones y plantones para denunciar lo que consideran como la dictadura de Nicolás Maduro en su país.

Erismar comenta que Venezuela se puede dividir en un antes y después de la llegada de Hugo Chávez Frías al poder el 2 de febrero de 1999 cuando el Movimiento Quinta República con el 56 por ciento de los votos. La ciudadanía no creía en Chávez, un militar, pero había demasiada decepción en el sistema de partidos tradicionales.

Andreina agrega que el panorama político antes de la llegada de Chávez estaba dividido en dos partidos dominantes: el Comité de Organización Política Electoral Independiente (COPEI) o Partido Socialcristiano y Acción Demócrata (AD) que decidieron una alianza,  Proyecto Venezuela, al notar el crecimiento del militar que había pasado dos años encarcelado por el fallido golpe de 1992 contra Carlos Andrés Pérez.

La primera etapa de Chávez en el poder ilusionó a los venezolanos, pues había suficiente abastecimiento en los supermercados, los salarios alcanzaban y sustentaban su poder adquisitivo, no había ningún tipo de restricciones en la adquisición de productos e incluso la basura era recolectada con eficiencia.

Esa imagen, comenta Erismar, contrasta con el actual régimen de Nicolás Maduro, sucesor de Chávez tras la muerte del “Comandante” en marzo de 2013, quien administra Venezuela con anaqueles vacíos, muertos en las filas por acceder a algo de comida, un control estricto para la dotación de alimentos básicos como pan, azúcar, aceite o las restricciones para acceder al sistema de farmacias.

“En Venezuela ahora es un lujo enfermarse”, expresa la joven mujer, quien recuerda cómo su familia tuvo que hacer fila desde las 4 de madrugada hasta la tarde siguiente para que se le niegue la atención a su madre. También recuerda que los hospitales atienden a los niños en cajas improvisadas pro la falta de camillas o camas adecuadas.

CÓMO GANARSE AL PUEBLO

“Al hombre se lo conquista por el estómago” citan las novelas de antaño, pero aquello se puede aplicar al pueblo en su conjunto.

Con Chávez en el poder se comenzó a aplicar una serie de medidas de redistribución tanto económica como en insumos. En ese marco nacen los subsidios que el presidente bolivariano no calculó en su extensión y sostenibilidad.

Alejandro explica que en Venezuela se utilizan los alimentos como una forma de coacción contra el pueblo y para mantenerlo condicionado hacia cualquier proceso electoral, como sucedió en la última elección parlamentaria o el referendo de julio reciente.

Ya con Maduro en plena crisis y descontento nacional en 2016 se crean las bolsas del Comité Local de Abastecimiento y Producción (CLAP) que se distribuyen en una estricta forma de control y registro de ciudadanos bajo el pretexto de “combatir la guerra económica”, con la cual el régimen venezolano justifica el desabastecimiento de alimentos.

“Compran la conciencia de quienes tienen alguna necesidad”, dice el residente venezolano.

Otra política aplicada por Chávez, ya en su segundo mandato con la Constitución modificada y con la alianza oficialista del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), fueron las “misiones bolivarianas” que llevaron programas de salud, educación y vivienda por todo el país manejando un aparato de propaganda y culto a la imagen del presidente sin precedentes.

Pero cómo llegó Venezuela a ese extremo? La respuesta testimonial parece apuntar a la corrupción y el interés político que no mide consecuencias.

Chávez, por ejemplo, pensó que cambiando petróleo por productos y alimentos en la región iba a garantizar la estabilidad social de su país, pero aquello se fue complicando más allá de los intentos de acuerdos como la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), la Comunidad de Estado Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) o la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) en los que las principales potencias Brasil, Argentina o Chile no tuvieron el mismo desprendimiento, Santiago incluso nunca fue parte de los bolivarianos.

Ese “trueque” fue el gran error de Chávez, expresa con firmeza Jhonny, porque Venezuela no producía nada y solo conocieron la soya cuando Bolivia les envío el producto, que antes les llegaba procesado como “salsa inglesa”, por ejemplo.

La administración del Estado también fue parte del fracaso del modelo, pues se tomó control desde el Estado de cada espacio productivo y se incluyó a gente militante sin tener experiencia en ningún ramo. El modelo de las cooperativas hizo que, por ejemplo, en hotelería y turismo se incluyeran a sindicatos de obreros.

“VENECOS”, FFAA Y COLECTIVOS

Ante este panorama desalentador, surge la pregunta del por qué el chavismo sigue de pie y controla el país con muerte y represión a las libertades civiles.

Jhonny López detalla que durante años Venezuela fue visitada por ciudadanos colombianos que poco a poco fueron dejando familias enteras en su país. En la década de los 60s todos los extranjeros se asentaron en las áreas periurbanas de Venezuela, pero sobre todo los colombianos a través de los llamados “caminos verdes”.

Esas personas tenían un estatus de ilegales y no gozaban de ninguna prestación del Estado. Sus hijos fueron creciendo con cierto resentimiento conciudadano. Aquello llevó a una falsificación masiva de documentos de identidad.

Cuando Hugo Chávez llegó al poder comenzó a hacer cambios desde la misma Constitución de 1961, pero tuvo una férrea oposición que incluso gestó el golpe de 2002 contra los poderes habilitantes que se habían atribuido al presidente para hacer cambios en las leyes productivas: Tierras, Hidrocarburos y Pesca. El desbande de algunos ministros y aliados dejó a Chávez solo en el Palacio de Miraflores, mientras empresarios de Petróleos de Venezuela S.A. entraban en huelga.

El golpe duró poco. Pedro Carmona se proclamó presidente interino por 48 horas, pero una operación de rescate de los chavistas y le general Raúl Badule le devolvía el mando a Chávez el 14 de abril de ese año.

Chávez, sostiene López, se dio cuenta que su poder no tenía suficiente respaldo en la ciudadanía ni dentro de las Fuerzas Armadas.

Fue entonces y hasta 2005 cuando se comenzó una campaña de beneficios sociales a los residentes colombianos que incluyó una masiva carnetización. Con ello lograba el apoyo incondicional de gran parte de aquella población marginada. Esos ciudadanos colombianos con cédulas venezolanas son conocidos hoy como “venecos”, casi como una forma despectiva.

“Allá en Venezuela que te digan ‘veneco’ es un gran insulto”, dice López y agrega con ironía “el caso más emblemático es Nicolás Maduro Moros”.

Por otra parte, era turno de copar al mando militar. Los beneficios económicos, tierras y cargos políticos para el mando militar fueron suficientes para lograr su subordinación militante.

Finalmente, llegó el turno de empoderar a todos los grupos chavistas que además de doctrina recibían armas. Los llamados “colectivos de autodefensa de Venezuela” se convirtieron en el brazo paramilitar del régimen, conformado por jóvenes, pero también con sicarios, exreclusos, gente con resentimiento social que solo esperaba una oportunidad para lograr beneficios.

Mientras pasaba todo esto, coinciden los residentes venezolanos, la ciudadanía en el país de Bolívar “se desentendía de la política”, permitiendo que la hegemonía partidaria crezca a tal grado que la oposición quedó por una década en silencio absoluto.

Tras la muerte de Hugo Chávez por cáncer en marzo de 2013 Venezuela comenzó a dudar sobre la estabilidad política de su gobierno. Nicolás Maduro asumía el mando y encaraba las elecciones generales de abril de ese año en medio de una confusa interpretación constitucional que lo habilitaba sin renunciar al cargo.

Con apenas 200 mil votos de diferencia sobre Henrique Capriles, el exdiputado, excanciller, exconstituyente y otrora trabajador de la línea de buses de Caracas era electo presidente de la República Bolivariana de Venezuela por el periodo 2013 – 2019.

SONY DSC

VENEZUELA COMO FICHA DENTRO LA GEOPOLÍTICA IRÁN – RUSIA – CHINA – SIRIA

Para nadie es desconocido que Estados Unidos es considerado por el chavismo y sus aliados como el Imperio del mal. Pero aquella muletilla ideológica solo comenzó a ser utilizada a partir del pacto que hizo el comandante Hugo Chávez con el comandante Fidel Castro en La Habana.

Jhonny López, residente venezolano en Bolivia, asegura que ese pacto militar provocó la sumisión total de las autoridades de su país a tal grado que si bien existen generales de las FFAA que están en contra de la represión del régimen, sus inmediatos superiores no están en el alto mando sino en generales cubanos.

El tema, empero, va más lejos y “cruza el charco” cuando se habla del eje “antiimperialista” conformado por las potencias de Rusia, China, Irán y Siria. La visión antioccidental de esas naciones y su influencia en un país rico en petróleo convertido en satélite podría explicar mucha de la lógica geopolítica actual.

Venezuela, con Nicolás Maduro, ocupa desde 2016 la presidencia del Movimiento de Países No Alineados (MPNA) luego de la XVII cumbre realizada en la Isla Margarita, que tiene a su vez como secretario general al presidente iraní Hasán Rouhaní.

Joseph Humire, experto en seguridad y director del Centro para una Sociedad Libre y Segura en EEUU, considera que en ese marco, Venezuela tiene gran dependencia y compromiso con Hezbolá, el brazo político armado del Islam que opera en Líbano, Siria, Irak e Irán.

El investigador revela que en Venezuela viven más de 200 mil sirios, todos ellos con pasaportes obtenidos durante el régimen de Chávez y Maduro, mientras que similar cantidad de venezolanos residen al sur de Siria, lugar de donde proviene la familia del actual vicepresidente Tareck El Aissami (42).

El vicepresidente venezolano de origen sirio, es un abogado, que llegó a ser diputado y luego ministro del Interior en 2008, encargado por el propio Chávez de luchar contra el crimen, pero  también anular cualquier “intento golpista de la derecha”. Para 2012 fue electo gobernador de Aragua, la cuna de la revolución bolivariana, en la que su padre participó activamente apoyando a Chávez en el golpe fallido de 1992.

“El propósito es subir a Tareck a la Presidencia”, cita el experto en entrevista con Panam Post.

El Aissami fue acusado por Washington en 2016 de tener vínculos con el narcotráfico y el terrorismo, aunque la administración de Barack Husein Obama no avaló las investigaciones. El aludido respondió: “ante la infamia imperialista, más fuertes que nunca, venceremos!”

Con Cuba y Venezuela como satélites, este movimiento “no alienado” que lleva una guerra de baja intensidad con EEUU, tendría como propósito “construir una revolución” a corto plazo. Aquello explicaría los convenios y acuerdos bilaterales con cada una de esas potencias que durante la era del “socialismo del siglo XXI” ha incrementado su presencia en Centro y Sudamérica. LA interpretación queda abierta.

MESA VE

APORTES Y DEBATE

Durante el debate, la participación de los concurrentes fue importante.

El activista y político Guillermo Paz cuestionó a los invitados venezolanos qué sucedió con la oposición y por qué permitieron que pase toda la avalancha chavista en estos años, recibiendo como respuesta la desunión y pugna de intereses particulares de cada fracción contestataria a Chávez y Maduro.

La politóloga y académica Erika Brockman apuntó a las Fuerzas Armadas como el brazo armado que sustenta al régimen pero destacó la aparición de esos grupos civiles (colectivos) que han tenido protagonismo al momento de reprimir, enfrentar y masacrar a la resistencia. Vio que es necesario analizar el rol de esa red territorial de colectivos que se ha expandido en Venezuela.

Para el politólogo y Demócrata Julián Cors lo que sucede en Venezuela es algo más amplio y con tendencias mundiales. Los temas de narcotráfico, por ejemplo, podrían aplicarse en ese país como un laboratorio de ensayo y repetirse en Bolivia como una casa matriz, dada la alianza inseparable entre Maduro y Morales.

El analista Yerko Ihjic también habló del papel represivo de las FFAA Bolivarianas, la Guardia Nacional y en ese contexto cuestionó si la salida para Venezuela pasa por el militarismo constitucionalista, viendo que la oposición no tiene forma de tomar el poder ni en el corto ni a largo plazo.

Los residentes venezolanos explicaron que existían militares constitucionalistas como aquellos que devolvieron a Chavéz al Palacio de Miraflores luego del intento de golpe de Estado, porque entienden que la democracia debe ser respetada. Sin embargo, actualmente los altos rangos militares han sido comprometidos con dádivas y cuotas de poder dentro del chavismo como el propio Diosdado Cabello o Tareck El Aissami.

momentos

LOS PASOS DEL COMANDANTE CHÁVEZ

Hugo Chávez Frías, el comandante de la revolución bolivariana, fue un hombre que supo aprovechar el momento histórico para hacerse del poder e influenciar a gran parte del sur del continente.

El militar que había fracasado en su intento de golpe de Estado, ya decía ante las cámaras que “aquel no era el momento”, pero avizoraba cambios en la administración política de Venezuela.

Chávez asumió el mando en una Venezuela muy similar a la que hoy existe. Un país con desabastecimiento general, represión a la ciudadanía, persecución a partidos políticos que en los 80s eran los comunistas. El chavismo defiende a su caudillo en vista de esa evidente decadencia que Venezuela soportó durante décadas.

Aprovechando las riquezas petroleras de su país, logró alianzas estratégicas con Rafael Correa en Ecuador, Evo Morales en Bolivia, José Mujica en Uruguay, Luiz Inacio Lula da Silva en Brasil, Ernesto Kischner en Argentina, Fernando Lugo en Paraguay e incluso apoyó a Ollanta Humala en su primera aspiración presidencial en Perú.

Sin embargo, su proyecto bolivariano de la “patria grande” quedó truncado por su repentina enfermedad apenas comenzado su cuarto mandato presidencial, pues pese a haber forzado la reforma constitucional, su cuerpo comenzó a cobrarle factura.

Cuba fue el país elegido para que los aliados y padrinos ideológicos Fidel y Raúl Castro tengan en sus manos la vida de Chávez. Literalmente así sucedió.

El cáncer detectado avanzó y ni la “avanzada” medicina cubana pudo evitar que el “segundo libertado de Venezuela”, como lo llaman sus seguidores, pierda esa batalla. “No quiero morir, por favor no dejen que yo muera”, fueron sus últimas palabras.

Chávez falleció el 5 de marzo de 2013 en Caracas, aunque existen versiones cada vez mayores sobre su muerte acaecida en La Habana el 30 de diciembre de 2012. Rumores y una grabación agregan además al mito, que éste fue inoculado con cáncer por los propios cubanos que se convirtieron en el poder detrás del poder en los países del ALBA.

retiran

LAS CARTAS DE LA OPOSICIÓN VENEZOLANA

Henrique Capriles (abogado, socialdemócrata, 45) fue dos veces candidato a la presidencia, quedando atrás de Chávez por 11% en 2012 y contra Maduro con apenas 1,4% en 2013. Fue diputado en 1999, alcalde de Baruta en 2000 y gobernador del Estado de Miranda en 2008, cargo que mantiene hoy. Estuvo procesado por las manifestaciones y la toma de la embajada cubana en 2012, quedó exento.

Leopoldo López (economista, socialdemócrata, 46) fue alcalde de Chacao en 2000, siempre encabezó las encuestas de la MUD pese a estar inhabilitado por presuntos actos de corrupción. Quedó enjuiciado por los disturbios de Maracaibo que dejaron varios muertos. Fue detenido en Ramo Verde y sentenciado a 13 años y 9 meses. En 2017 se le concedió excarcelamiento domiciliario condicionado.

María Corina Machado (ingeniera, liberal moderada, 49) presidió la Fundación Súmate, fue diputada electa en 2000, activó la recolección de 3 millones de firmas contra el régimen. Chávez la amenazó con un juicio por “traición a la Patria”, luego de una entrevista de la política con el presidente de EEUU George W. Bush, mientras Maduro repitió la figura cuando ella aceptó la embajada alterna ante la OEA.

MUD PIERDE

Los residentes venezolanos coincidieron en señalar que la oposición en ese país estuvo dividida durante años, pero al encontrar consenso lograron avanzar. Sin embargo, y pese a las manifestaciones del pueblo en las calles, al final se termina cediendo a la hegemonía del régimen chavista.

Después de 17 años de triunfos consecutivos del chavismo, con un ínterin en el intento de reforma constitucional para la reelección de 2007 que al final se consumó con otro referendo en 2009, la oposición logró hacerse de la mayoría en la Asamblea Nacional en las elecciones parlamentarias del 7 de diciembre de 2015.

Sin embargo, pese a haber obtenido como Mesa de la Unidad Demócrata (MUD) 109 de 167 escaños parlamentarios, la reciente Asamblea Constituyente convocada y ganada por la plancha de Nicolás Maduro se atribuyó este 18 de agosto todos los poderes legislativos. El chavismo había quedado con solo 55 diputados y 3 escaños indígenas.

El siguiente proceso son las elecciones regionales de octubre de 2017 en las que la MUD parece haber “tranzado” con el PSUV a fin que la Asamblea Constituyente les permita participar.

“Parece que aquí hay una tramoya”, remarcan las jóvenes venezolanas. “No importa si ganan o pierden, la oposición siempre pierde”, agregan los ciudadanos caribeños.

FVPK SELLO

FUNDACIÓN VICENTE PAZOS KANKI

Institución privada sin fines de lucro, que apoya la investigación, el análisis, el debate y búsqueda de alternativas plurales en varios temas para Bolivia.

El boletín informativo HACIA EL BIEN COMÚN – Evaluación y Alternativas, es parte de la política institucional de la Fundación Vicente Pazos Kanki y está incluido en su Plan Operativo Anual que  considera oportuno producir y reproducir información sobre hechos relevantes y destacados que deben llegar a población en general, ya que la fortaleza de la institución es apoyar, a partir de un pensamiento crítico que se convierta en pensamiento propositivo, la investigación, el análisis, los  debates y la búsqueda de alternativas plurales en varias temáticas para el país.

Los objetivos de esta publicación de acción institucional  son:

-Posicionar la información que produce la institución para sus asociados.

-Institucionalizar un instrumento comunicacional en la Fundación.

DIRECTOR: Diego Ayo Saucedo

COORDINADOR: Iván Arias Durán

La Fundación Vicente Pazos Kanki autoriza la reproducción parcial o total de este boletín, siempre y cuando se cite la fuente de referencia.

Las opiniones, criterios y posiciones de los participantes en el coloquio son de carácter personal y no reflejan necesariamente el pensamiento y la posición de la Fundación Vicente Pazos Kanki.

violin

A FUEGO LENTO HACIA VENEZUELA

Inexorablemente y con la astucia de los zorros, el régimen avanza y arrasa sin importarle, siquiera, las formas. El norte del Gobierno boliviano es transitar la ruta bolivariana de Venezuela y los bolivianos parecemos no caer en la debida cuenta.

El Gobierno a estas alturas, “le mete no más” porque ya sólo importa su objetivo: atornillarse en el poder a como dé lugar. Y no es que estas pretensiones las estén ocultando o diciendo entre dientes ¡No! las expresan abiertamente, sin sangre ni rubor en el rostro: “¡Carajo! Nosotros vamos a continuar aquí en la plaza Murillo 500 años”. Así el viceministro de Descolonización, Félix Cárdenas, se refirió al Pachacuti (tiempo de cambio), que a su criterio sólo tiene su inicio con Evo Morales y dará paso a un gobierno “indio” para los próximos cinco siglos (ERBOL, febrero, 2017).  Mientras el continente le da la espalda, a nombre de todos los bolivianos, el Presidente cierra filas a favor de Maduro: “Desconocer Constituyente venezolana es desconocer su democracia y su Constitución. Atentar contra este país es atentar contra América Latina” (Twitter @evoespueblo).

En Venezuela el régimen formó a los colectivos ciudadanos como agrupaciones paramilitares para defender al régimen y, hoy, actúan bajo la égida del Gobierno atemorizando y matando a sus propios compatriotas a nombre de defender la revolución bolivariana. Pues bien, en Bolivia, el sábado 7 de agosto, en la parada cívico-militar (similar al pacto militar-campesino) han nacido las fuerzas patrióticas, encabezadas por  las Bartolinas, para defender el proceso de cambio.

Ahí mismo el Gobierno arengó a las Fuerzas Armadas para que defiendan a los países del imperialismo. “En todo caso, este no es un aspecto novedoso, tomando en cuenta que el Gobierno ha sometido a las Fuerzas Armadas a su proyecto político, a cambio de concesiones,  prebendas y cargos en el Gobierno o en el servicio exterior para los generales retirados” (editorial, Página Siete, 10 de agosto)

Nos están refregando en la cara su agenda 2025 y nosotros seguimos sin darnos cuenta que el camino es seguir en el poder más allá de  2019, porque Evo es imprescindible y “el hermano Vicepresidente es insustituible”.  Como ya no hay plata de los hidrocarburos para chauchitar, el régimen se ha lanzado hacia las áreas protegidas, parques nacionales y TCO  para repartir a sus bases cocaleras, colonizadoras, cooperativistas y empresariales concesiones, y territorios para que los exploten a su gusto.  Pero, eso sí, les garanticen su permanencia en el poder.

Y los bolivianos seguimos creyendo que el tema de la coca-narcotráfico es un problema de los cocaleros y que el tema de las áreas protegidas es un problema de los indígenas. Cuando, en realidad, en las políticas que hoy aplica el Gobierno se está jugando el futuro de todos los que vivimos en esta patria. Narcotráfico y destrucción de nuestros bosques es algo que nos afecta a todos los bolivianos y por eso debemos ser consultados vía referendo para saber si estamos de acuerdo o no en que se siembre más coca para el narcotráfico y si estamos de acuerdo o no en que se destruyan nuestros bosques.   

Para reflexionar y  entender lo que nos pasa a la mayoría de los ciudadanos y ciudadanas de nuestra amada Bolivia, voy a recurrir a la fábula La rana que no sabía que estaba hervida, de Olivier Clerc (1961): “Una cacerola llena de agua fría en la que una pequeña rana está nadando. Se enciende un pequeño fuego que va calentando el agua lentamente. Poco a poco, el agua se va poniendo tibia. La rana encuentra la situación  muy agradable y sigue nadando muy a gusto. La temperatura del agua va subiendo. Empieza a estar caliente, bastante caliente. La rana ya no goza como antes, se siente un poco cansada, pero no por eso se asusta. La temperatura sigue subiendo, cada vez más. Está muy caliente. La rana comienza a encontrar la situación desagradable, pero está tan débil que decide seguir aguantando sin hacer nada. La temperatura continúa subiendo aún más, mucho más, hasta que llega un momento en que la rana termina cocinándose y muriendo”.

Ahora bien, imagínese el caso en que la rana salta a una olla de agua hirviendo, comprobará que sale enseguida porque siente el peligro. Olivier Clerc, en una entrevista decía: “En nombre del progreso, de la ciencia, y del aprovechamiento, se efectúan continuos ataques a las libertades individuales, a la dignidad, a la integridad de la naturaleza, a la belleza y a la felicidad de vivir. Lenta, pero inexorablemente, con la constante complicidad de las víctimas, inconscientes, o quizás incapaces de defenderse”.

A estas alturas del partido, me pregunto y pregunto a todos: ¿estamos los bolivianos siendo cocinados a fuego lento, dejando que nos quemen hasta el punto que no tengamos retorno y nos quede sólo que aceptar nuestra propia perdición?

¿Estamos los  bolivianos siendo cocinados a fuego lento, dejando que nos quemen hasta el punto que no tengamos retorno?

*Artículo de opinión de Iván Arias Durán originalmente publicado en:

Página Siete, Visor Bolivia, Amalia Pando Cabildeo y ANN el 14 de agosto de 2017//

ENLACES DE INTERÉS:

EL APOYO DEL EJE NO ALINEADO AL CHAVISMO

QUIÉN ES TARECK EL AISAMMI
http://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-38526752

VENEZUELA ANTES DE CHÁVEZ EN LA VISIÓN DEL PSUV
https://juanmartorano.wordpress.com/2015/09/21/te-muestro-como-era-venezuela-antes-de-chavez-pasa-papu/

QUÉ SON LAS CLAP
http://www.bbc.com/mundo/america_latina/2016/06/160603_venezuela_alimentos_clap_yv

//@GrupoMultimediaVEA//

Anuncios

TIPNIS DESPUÉS DE SEIS AÑOS: ¿HACIA UNA ENTRADA SIN RETORNO?

NIÑOS

BOLETÍN “HACIA EL BIEN COMÚN ” DE LA FUNDACIÓN VICENTE PAZOS KANKI

¿Qué es el BIEN COMÚN?: Se entiende por bien común el beneficio colectivo que sólo se puede ejercer a través de medios moralmente lícitos, (llega a todos los ciudadanos) que fomente las estructuras necesarias para que las personas se desarrollen de manera digna. Director: Diego Ayo.

CONVERSATORIO SOBRE LA PROBLEMÁTICA DEL TIPNIS

El miércoles 2 de agosto, la Fundación Vicente Pazos Kanki desarrolló un nuevo conversatorio público, esta vez para abordar la problemática del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure TIPNIS.

El invitado expositor fue el Dr. Roger Cortez Hurtado, médico y politógolo, exdiputado del Partido Socialista, director del Instituto Alternativo y actual columnista en medios de prensa, quien dio otra lectura a los intereses externos sobre la reserva natural boliviana.

“TIPNIS después de 6 años ¿Hacia una entrada sin retorno?” fue la convocatoria para este nuevo espacio de debate y construcción de país en el que intervinieron personalidades reconocidas, profesionales y políticos asistentes.

En este boletín se incluyen datos referenciales para entender el contexto de la lucha de los pueblos indígenas por el TIPNIS, como una contribución a la opinión pública para el debate en democracia.

SELVA

¿QUÉ HAY DETRÁS DE LA TOMA DEL TIPNIS?

La reciente aprobación de la Ley de Protección, Desarrollo Integral y Sustentable del TIPNIS en la Asamblea Legislativa abre la posibilidad de intervención estatal dentro de la reserva natural boliviana, una situación que no debería tomarse como un problema regional, étnico ni cultural sino como un conflicto a nivel nacional, según Cortez.

La Ley 180 de Intangibilidad sobre el TIPNIS, producto de la octava marcha indígena de 2011, queda abrogada y con ello el Gobierno Central adquiere un plazo corto para elaborar un plan de desarrollo en esa zona.

 – COCA EN SEGUNDO PLANO

En ese contexto, el exponente asegura que el debate entre oficialistas y opositores hoy se centra en la posible expansión de cultivos de coca en el TIPNIS, pero aquello, en su visión, no es determinante, porque Bolivia tiene una producción relativamente menor a otros países, como Perú o Colombia, en comparación a su población.

Bolivia estima tener 25 mil hectáreas cultivadas, mientras en Perú existen entre 45 mil a 50 mil ha y en Colombia se llega a bordear las 190 ha.

Por tanto, sustenta Cortez, el tema pasa por la especulación de tierras, porque el verdadero interés de los productores del trópico de Cochabamba sería diversificar su capital y, como sujeto económico, quieren ampliar su mercado de tierra, adquiriendo soberanía sobre el TIPNIS.

La  carretera Villa Tunari – San Ignacio de Moxos no tiene justificación ni estudios serios, por lo que se convierte en un proyecto que al final distrae el debate sobre la verdadera intención sobre ese territorio.

 – FUENTE DE VIDA

Un segundo punto que Cortez observa es el valor del TIPNIS como generadora de fuente de vida.

Los recursos naturales dentro de esta reserva natural, en cada metro cuadrado, tienen mayor valor que muchas instalaciones industriales. Estudios del Servicio Nacional de Áreas Protegidas y el Ministerio de Medio Ambiente y Aguas así lo certifican.

En ese marco, todos los proyectos del Gobierno y su Agenda Patriótica tienen el mismo norte, algo que opositores y oficialistas no debaten ni refutan. Cada proyecto histórico para el país elaborado por consultores foráneos se aferra al extractivismo.

La afectación al TIPNIS y otros proyectos como la hidroeléctrica sobre el Chepete (que Cortez remarca en no llamar El Bala)  llegaría hasta el sistema de cuencas. La cuenca amazónica se vería afectada a partir de la reducción de caudal en el río Grande y el sedimento minimizado en el río Mamoré.

La Agenda Patriótica 2025, como generadora de recursos energéticos alternativos al gas, “es una ofensiva total a las cuencas”. El Chepete, por ejemplo, retendrá aguas y se convertida en una cloaca.

 – ACAPARAR TIERRAS

El tercer punto proyectado por Cortez es la condición y propiedad de las tierras en el TIPNIS entendida como una Tierra Comunitaria de Origen (TCO).

Todo el territorio nacional se está convertido en tierra fiscal para luego ser repartida a grupos de colonizadores. En el marco de la nueva Constitución se sustentó el sujeto histórico indígena originario campesina, algo que no existe, porque la clase campesina llega a ser una creación de la Revolución de 1952 y hoy se ha convertido en la base social de la nueva burguesía: cooperativistas mineros, comerciantes populares (gremialistas) y choferes de transporte público.

Esta burguesía apunta a tomar las tierras de los indígenas, también considerados como otra categoría de creación foránea, mediante una contrarreforma agraria. La CSUTCB y el propio mandatario Evo Morales consideran que existe “mucha tierra para poca gente” y con ello se llegará a intervenir a las TCO.

Esta nueva dotación de tierras no tendrá como objetivo el cultivo de productos (tampoco la coca), sino para acaparar y usufructuar de esas nuevas hectáreas para seguir empoderando a esa clase social de colonizadores, hoy denominada “interculturales”.

conalcam

¿PROYECTO PAÍS SOLO PARA ALGUNOS?

La visión de la Agenda Patriótica 2025 impulsada por el gobierno de Evo Morales resulta “perversa” para el país, señala Roger Cortez.

La fundamentación del analista radica en que esa agenda prevé convertir a Bolivia en centro energético de la región a cualquier precio. El conflicto del TIPNIS solo sería una parte del “paquetazo electoral” antes de los comicios de 2019, en los que se beneficiar para tratar de convencer del voto a las bases aliadas al MAS para tener el camino expedito sobre esa reserva natural, los recursos hídricos y mineros, entre otros.

El TIPNIS y los bosques chimanes son parte de esa expansión territorial para sus bases aliadas. Las megarepresas Chepete, Miguillas, Rositas con una inversión de 27 mil millones de dólares y otra asignación para el cooperativismo minero calculado en $us 500 millones son parte de ese “combo” que  se viene en los siguientes años.

Cortez alerta que esas millonarias cifras dejarán endeudado al país, porque como en el caso del Chepete que debería generar 3.700 MegaWats para exportar energía, hoy no existen compradores a la vista.

COLONIZADORES

En el caso de los colonizadores, para el politólogo mal llamados “interculturales”, serán beneficiados en este “proyecto país” accediendo al mercado de tierras que será creado por su propia demanda social.

15 años antes del MAS en el poder, estos sujetos económicos fueron comprando tierra, no para trabajarla sino para comercializarla. “La particularidad del país es ser indígena, pero los campesinos se desprenden de esa raíz por su modernización económica, porque ellos son el motor de la modernización”, cita Cortez.

Por ello, los indígenas son vistos como un escollo a esos intereses, no solo en el TIPNIS sino en otros territorios que tienen recursos de vida o generan actividad minera o petrolera.

ASFALTAN

LA CARRETERA QUE DIVIDE A BOLIVIA

 – ANTECEDENTES

La integración caminera siempre fue un tema de Estado inconcluso. La unión entre Cochabamba y Beni podría tener vías alternas por el norte, pero existe un especial conflicto hace más de 30 años por cruzar o no el TIPNIS.

En diciembre de 1984 se promulgó la Ley 676 en el gobierno de Hernán Siles Zuazo que declara de prioridad y urgencia nacional la construcción de la carretera Cochabamba – Trinidad.

En septiembre de 1990 se promulgó la Ley 1185 que autoriza gestionar con carácter de urgencia el financiamiento para los estudios de factibilidad y diseño final del tramo Villa Tunari – San Ignacio de Moxos.

Con ambos antecedentes, la vía por la reserva natural estuvo en debate con la salvedad que el TIPNIS quedó PROTEGIDO al adquirir reconocimiento y doble categoría jurídica: territorio indígena y parque nacional y reserva ambiental el 24 de septiembre de 1990 como consecuencia de la primera marcha por la vida y el territorio.

 – LA CARRETERA DE EVO

La administración de Evo Morales impulsó desde su primer año de gestión la construcción de la carretera por le TIPNIS.

El 22 de septiembre de 2006 el mandatario firma la ley que decreta de “prioridad nacional y departamental la elaboración del estudio a diseño final y construcción del tramo Villa Tunari – San Ignacio de Moxos, correspondiente a la carretera Cochabamba – Beni, de la Red Vial Fundamental”.

Para el 7 de abril de 2010 se decreta la “Ley de aprobación del protocolo entre el Estado Plurinacional de Bolivia y la República Federativa del Brasil, sobre el financiamiento del proyecto de la carretera Villa Tunari – San Ignacio de Moxos”.

Con esta norma se aprobó el Protocolo de Financiamiento entre ambos países aprobado en agosto de 2009, por 332 millones de dólares para esa obra de 306 kilómetros. El crédito luego era cursado a la Asociación Latinoamericana de Desarrollo (ALADI). El monto, en comparación, sería igualado a la compra del satélite Túpac Katari.

La empresa encargada de realizar la obra en su segundo tramo de 50 km que ingresa a la reserva natural, fue la brasileña OAS cuya adjudicación en su momento no fue aclarada.

 – MARCHAR, EL QUIEBRE MONOLÍTICO

En 2010 se produce la primera movilización y huelga de hambre de la bancada indígena en rechazo a los proyectos gubernamentales sin consulta a las comunidades. Los siete legisladores, incluidos del MAS, pidieron más cupos de representación par las 36 naciones indígenas, originarias, campesinas.

Aquella huelga tuvo la participación de representantes de la Confederación de pueblos Indígenas de Bolivia (CIDOB) y el Consejo Nacional de Allyus y Markas del Qullasuyu (CONAMAQ) como representantes de los pueblos de tierras bajas y tierras altas, respectivamente.

Ante las voces de alerta sobre las obras iniciadas en el tramo I de la vía Villa Tunari a San Ignacio de Moxos, el mandatario Evo Morales salía a decir el 29 de junio de 2011 que la carretera por el TIPNIS se iba a hacer “quieran o no quieran”

Los representantes de la Subcentral TIPNIS y Subcentral Sécure convocaron a los corregidores de las comunidades y con ello se inició la octava marcha indígena por la defensa del TIPNIS, que partió desde Trinidad el 25 de agosto de ese año.

El avance se detuvo por una semana en Yucumo, Beni, ante la amenaza de confrontación por el sector de los colonizadores vinculados a la Confederación de Comunidades Interculturales, célula afín al MAS. Un cerco policial para tratar de evitar la pelea impidió incluso que los indígenas se abastezcan de agua.

La tensión se disparó el 24 de septiembre luego de la visita del canciller David Choquehuanca que fue retenido y llevado por mujeres marchistas a comprobar que no podían abastecerse de agua. El Gobierno acusó secuestro y violencia. Choquehuanca declaraba “algo habrá que hacer” en el lugar.

El 25 de septiembre de 2011 400 efectivos policiales intervinieron la macha en la zona de Chaparina. Gases, golpes, amordazamientos, cinta masquin en la boca como mordaza, y traslado forzado de los marchistas, mujeres y niños incluidos se extendió de mediodía hasta el caer de la tarde.

La ciudadanía que aún no apoyaba esta causa se mostró indignada y la solidaridad con los indígenas permitió la reagrupación de la marcha y su avance sin mayor intervención. Luego de 65 días de caminata entre Beni, Cochabamba y La Paz, la marcha llegaba a la Sede de Gobierno con emotivo y masivo recibimiento de banderas tricolor y patujú.

banderas

 – LEY 180, LEY 222, LEY 266

Producto de esta movilización y luego de una vigilia en Plaza Murillo, los dirigentes Adolfo Chávez y Fernando Vargas se sentaban junto a Evo Morales y los presidentes de ambas cámaras Héctor Arce por Diputados y René Martínez por el Senado, para firmar el compromiso de no intervenir el TIPNIS y atender 15 puntos de la plataforma de la VIII Marcha.

El 24 de octubre de 2011 se promulga la Ley 180 que declara al TIPNIS como zona intangible y que estipulaba sobre la carretera en el art. 3 que esa vía “como cualquier otra, no atravesará el TIPNIS”.

Para enero de 2012 el sector de colonizadores asentados en el Polígono 7 del TIPNIS reunidos en el Consejo Indígena del Sur (CONISUR) al mando de Gumercindo Pradel, militante del MAS, partieron en marcha para pedir la construcción de la carretera y como argumento se usó la necesidad de la consulta previa en las 64 comunidades.

Las nuevas presidentas de ambas cámaras Gabriela Montaño (Senado) y Rebeca Delgado (Diputados) aprobaron en febrero de 2012 la Ley 222 de consulta previa que en su artículo 4 señala como finalidad: “Definir si el TIPNIS debe ser zona intangible o no, para viabilizar el desarrollo de las actividades de los pueblos indígenas Mojeño Trinitario, Chimane y Yuracaré, así como la construcción de la carretera Villa Tunari – San Ignacio de Moxos”.

Meses después se tuvo que activar la novena marcha indígena para denunciar esa ley y aquella consulta previa. El reglamento de ambas normas contrapuestas y el compromiso de no construir la carretera desactivó el tema durante cinco años.

El 3 de julio de 2017 representantes de tres subcentrales llegaron a la Cámara de Diputados para presentar un proyecto de ley junto a la diputada Ramona Moye. El proyecto citaba la abrogación de la intangibilidad de la Ley 180 y abría la intervención de proyectos carreteros.

El artículo 9 era claro: “Articulación e integración del TIPNIS.- Las actividades de articulación e integración que mejoren establezcan o mantengan derechos de los pueblos indígenas como la libre circulación a través de la apertura de caminos vecinales, carreteras, sistemas de navegación fluvial, áreas y otras, se diseñarán de manera participativa con los pueblos indígenas debiendo cumplir la normativa ambiental vigente”.

La Ley 266 era aprobada en diputados y sancionada la madrugada del 9 de agosto de 2017 por el Senado.

Las bases indígenas y los colectivos ambientalistas anunciaron una nueva movilización y posible décima marcha por la defensa del TIPNIS.

rogercortez

APORTES Y DEBATE

Para el ingeniero Antonio Coca, la carretera por el TIPNIS no tiene estudio de factibilidad y esto genera dudas, porque para plantear un proyecto de semejante magnitud se debería tomar en cuenta, por ejemplo, el costo beneficio en el tiempo de desplazamiento de mercancías y el mantenimiento de los motorizados.

Los 415 millones de dólares que significaría la conclusión de la vía, sin este estudio, significará un gasto en calidad de préstamo, que será pagado con los impuestos de todos los bolivianos que tributan al fisco y que, paradójicamente, beneficiará solo a los sectores informales (interculturales) que no pagan impuestos.

El investigador Roger Carvajal y el senador Fernando Campero coinciden en que no se puede negar la expansión de cultivos de coca como un tema de fondo. El comunicador agrega que dentro del Polígono 7 del TIPNIS, limítrofe con el trópico de Cochabamba, la deforestación de estos productores de coca es evidente al ampliar su frontera de cultivos.

La ambientalista Carmen Capriles agrega que las consecuencias de la intervención sobre el TIPNIS y las hidroeléctricas reproducirán efectos contrarios a la biodiversidad reproduciendo desastres como los vividos en Trinidad con inundaciones permanentes. También observa que el criterio “intercultural” se va convirtiendo en una amenaza contra lo indígena.

En una segunda ronda de aportes y consultas, el sociólogo Ricardo Paz explica que el proyecto de Evo Morales para intervenir el TIPNIS nace por convicción y es en eses ámbito que la oposición y los colectivos sociales deberían encarara la lucha ideológica, caso contrario, los argumentos políticos solo sirven para blindar el discurso desarrollista del mandatario.

La exdiputada Marcela Revollo recuerda que la Asamblea Constituyente discutió el criterio “tierra – territorio” entre los sectores indígenas, campesinos y colonizadores. Luego de la octava marcha y el quiebre de esa alianza, la problemática del TIPNIS significó una derrota política para el Gobierno del MAS que no se supo capitalizar y esa falta de organización y unidad aún es una debilidad para las oposiciones políticas.

La analista y exlegisladora Erika Brockman retoma el criterio del TIPNIS como una fuente de vida y asegura que las proyecciones del Gobierno demuestran el fracaso en reenfocar el desarrollo alternativo, tanto en el ámbito energético como agrícola.

Finalmente, la senadora opositora Mirtha Arce llama a los organismos internacionales como “cómplices” de las políticas centralistas porque ni siquiera el informe de la UNODC sobre los cultivos de coca muestra las cifras rojas que, por ejemplo, EEUU ya alertó.

Además, concluye, la apropiación de tierras, ya se da mediante las políticas de saneamiento en que los nuevos propietarios revenden la tierra como pasa en Tarija.

firma180

EL TIPNIS EXCEDENTE Y LA BURGUESÍA ASCENDENTE

Para el director de la Fundación Vicente Pazos Kanki, Diego Ayo, los intereses sobre el TIPNIS  entendidos como un proyecto de toma territorial solo son la continuación de una guerra y revolución nacida en la década de los 80s, cuando grandes masas quedaron desplazadas y sin excedentes de capital que los obligó a buscar nuevas fronteras.

Contrabandistas, comerciantes informales, productores de coca, entre otros, se fueron expandiendo hasta tomar el poder en 2006 dejando a un lado o instrumentalizando el discurso utópico de los ideólogos comunitaristas del MAS sobre lo indígena originario campesino.

Esta nueva burguesía ascendente ahora busca avasallar nuevos territorios como el TIPNIS.

“Aunque es correcto decir que al TIPNIS no se toca, es casi inevitable que otros sectores busquen generar su excedente. El TIPNIS no solamente es tierra, significa llegar al Brasil  con contrabando, es tener la posibilidad de la gran tala de madera para contrabandearla ilícitamente, es un reducto de grandes fortunas y de consolidación de estas burguesías y clases medias”.

tipnis razones 2017

LA COCA YA INVADE SEIS PARQUES

La producción de coca en Bolivia se extiende en cuatro departamentos: La Paz, Cochabamba, Beni y Santa Cruz llegando a 23.100 hectáreas cultivadas, según el último reporte de monitoreo de la Organización de Naciones Unidas contra la Droga y el Crimen – ONUDC revelado el pasado 19 de julio.

La “hoja sagrada” además ha ingresado a seis de los 22 parques protegidos pese a las advertencias del Gobierno y la promesa de erradicación del mandatario Evo Morales.

Los parques nacionales intervenidos con cocales son: Carrasco (95 hectáreas), Apolobamba (45 ha), Cotapata (39 ha), Isiboro Sécure (30 ha), Amboró (23 ha) y Madidi (21 ha). La afectación entre 2015 y el reporte de 2016 revela el crecimiento de 49 hectáreas en comparación.

Las 22 áreas protegidas del país constituyen el 16% del territorio nacional. En el caso del Isiboro Sécure como área protegida este tiene 1.236.296 ha.

El TIPNIS fue declarado Parque Nacional por D.S. 7401 del 22 de noviembre de 1965 en el gobierno de Víctor Paz Estenssoro y luego adquirió rango de Territorio Indígena a través del D.S. 22610 del 24 de septiembre de 1990 en la administración de Jaime Paz Zamora.

La amenaza de expansión cocalera, finalmente, se evidencia en el crecimiento sostenido de cultivos en la zona del Polígono 7 y su limítrofe Villa Tunari del trópico de Cochabamba, que en 2010 subió 100 hectáreas y para 2016 llegó a 372 ha de crecimiento anual.

cortan

VEA: LA VERSIÓN DIGITAL DEL BOLETÍN IMPRESO PARA COMPARTIR:

https://www.flipsnack.com/IvanRada/bolet-n-7-hacia-el-bien-com-n.html

 

La Fundación Vicente Pazos Kanki autoriza la reproducción parcial o total de este boletín, siempre y cuando se cite la fuente de referencia.

Las opiniones, criterios y posiciones de los participantes en el coloquio son de carácter personal y no reflejan necesariamente el pensamiento y la posición de la Fundación Vicente Pazos Kanki

FVPK SELLO

DIRECTOR: Diego Ayo Saucedo

COORDINADOR: Iván Arias Durán

 

TEXTO DE CONSULTA:

“Pueblos en el camino en defensa de los territorios”, CAOI 2012

 

 

LINKS DE INTERÉS:

EVO MORALES, DIPUTADO, PROMETE TIERRA A COLONIZADORES

EL PROCESO DE LA CONSULTA PREVIA (PÓSTUMA)

https://chaskiclandestino.wordpress.com/2017/08/03/el-gobierno-se-apoya-en-una-consulta-postuma-y-de-mala-fe-para-imponer-la-carretera-por-medio-del-tipnis/

SEGUIMIENTO OCTAVA MARCHA FUNDACIÓN TIERRA

EVO MORALES, PRESIDENTE, PREVÉ PRONTA CARRETERA

DOCUMENTAL ASFALTAR BOLIVIA

 

//EDICIÓN: @GRUPOVEA 2017//