RAMIRO LLANOS RECHAZA CADENA PERPETUA Y PROPONE ALTERNATIVAS INTEGRALES AL SISTEMA PENITENCIARIO

Figura de cadena perpetua no es solución a los problemas de criminalidad y su aprobación constitucional, además, complicará el escenario político nacional

VISOR BOLIVIA (Redacción).- La cadena perpetua a delitos de violación y muerte a menores no es solución a la criminalidad en el contexto boliviano. La sugerencia aprobada en la Cumbre de Justicia hace dos semanas no se abordó en las precumbres que duraron tres meses y pareciera ser más un intento político para modificar la Constitución Política del Estado, que una acción destinada a combatir la inseguridad o mejorar la sociedad.

VISOR BOLIVIA conversó con el exdirector de Régimen Penitenciario, Ramiro Llanos, quien hace un análisis de la situación carcelaria actual y propone pasos elementales para que la penalización a  los casos de violación sean efectivos y se pueda dar soluciones a la sociedad más allá de draconianas medidas como la cadena perpetua en el contexto nacional.

Llanos recordó la temática abordad en la Cumbre de Justicia y se manifestó contrariado por la sugerencia de cadena perpetua que se aprobó casi por aclamación sin el debate necesario sobre sus alcances o beneficios para la sociedad.

La reincidencia, la rehabilitación y la segmentación de la población carcelaria fueron temas abordados en la entrevista con Llanos.

llanos2-006

¿Cómo vio esta propuesta de la cadena perpetua surgida en la Cumbre de Justicia?

“Resulta que el primer día de inauguración aparece un tema que no estaba en las precumbres, como la cadena perpetua, y todos con gran entusiasmo aceptan esto y aplauden al hombre que dice esto. Se aprueba además, sin haber sido considerado que puede ser una norma retrógrada que va contra los mismos preceptos constitucionales. Se aprueba y punto, y eso es peligroso”.

Esa figura necesariamente pasa por modificar la CPE ¿Sería una propuesta política en esa línea?

“Parece extraño lo que ha pasado, porque parecía que se iba a mover la CPE a través de anular el voto para la elección de los magistrados, pero cuando sale el tema de cadena perpetua hay otro candado que es el Artículo 411 que indica que los derechos fundamentales en la Constitución requiere de una Asamblea Constituyente para ser modificados. Primero hay que hacer la convocatoria a la Asamblea Constituyente y luego se debe redactar un nuevo texto y una vez que esté redactado se debe ir a un referendo para que la sociedad apruebe por el voto; es decir, son varias instancias para volver al soberano, se complica más para hacer una modificación a la Constitución”.

“La Asamblea Legislativa podría volverse en Asamblea Constituyente para redactar esas modificaciones, pero no es hacer piedra libre, porque hay procedimientos. En qué quedarían las funciones de legislación, de representatividad. No sé de dónde ha salido esa propuesta, tal vez para hacer expectativa en la población sobre este tema sensible para la sociedad, pero no parece que lo hayan madurado y va a generar más debate y conflicto”.

 ¿Entonces qué alterativas de solución se pueden plantear para estos delitos, la reincidencia y la impunidad?

“El camino que planteo es no subir las penas, es fortalecer la administración penitenciaria, porque ahí hay un equipo multidisciplinario que se llama Consejo Penitenciario, que es el que evalúa a todos los privados de libertad y tenemos que tener mucho personal trabajando en esa instancia. Actualmente hay 1.400 policías trabajando en cárceles y 160 de personal civil, y de esos civiles apenas 80 hacen este seguimiento y evaluación en los Consejos Penitenciarios en primer, segundo y tercer periodo antes de que un privado de libertad pueda salir”.

“Si este equipo es fortalecido evitamos que estas personas salgan, porque si no se han rehabilitado, en el caso de violaciones, por ejemplo, no han seguido el proceso con psicólogos, esos Consejos van a informar a los jueces que estas persona no pueden salir. El juez será informado que esta persona puede volver a cometer un delito y si no está en condiciones para rehabilitarse tiene que cumplir su pena máxima que en violación es de 25 años. No se necesita ningún tipo de modificación constitucional sino que se fortalezca administrativamente esa instancia para que cumpla su tarea junto al juez de ejecución”.

 SANPEDRO-006

¿Cuál es la situación actual en las cárceles del país?

“Apenas son 76 los que hacen el manejo de estos equipos multidisciplinarios, si dividimos en la población penitenciaria cada profesional debe atender a 800 personas por día, rotando de uno a otro centro en los nueve departamentos. Ese es el problema a atender para superar esta molestia que hay en la población de que la gente entra y sale de la cárcel, porque a veces les dan el certificado de buena conducta a detenidos preventivos que vuelven a delinquir, pasa con narcotraficantes, con violadores, con cualquiera,  porque estos equipos no tienen ese tiempo para evaluar”.

“Se dice que los violadores son los que tienen mejor comportamiento en las cárceles. Qué es mejor comportamiento: que trabaja, que estudia, que se porta bien. Eso le interesa al juez cuando hace su informe, no le importa una evaluación psicológica ni saber si esa persona es compulsiva para cometer ese delito y cuando sale de la cárcel el violador es compulsivo y va a volver a cometer ese delito”.

“Hay un caso muy particular en San Pedro de un sujeto que entró y salió seis veces por abuso sexual. Eso pasa con otros casos de gente que entra y sale de las cárceles porque las cárceles no están cumpliendo esa función de rehabilitación y tratamiento para estar seguros que esa persona no va a volver a hacer daño a la sociedad”.

Pero la gente apoya y pide mayores penas y castigos a violadores de niños, por ejemplo. ¿Por qué?

Porque duele perder a un ser querido, a un vecino, a un amigo, a una persona inocente que tenía un proyecto de vida, por supuesto que causa repulsa, sobre todo en caso de las niñas. Pero ya no estamos viviendo en los tiempos de la ley del talión, donde ojo por ojo, diente por diente y si alguien mata hay que matarlo. Esto se llama populismo jurídico, cuando se habla de seguridad ciudadana, de aumentar penas, el político que razona así no está cumpliendo su labor de orientador y se deja llevar por el conjunto de la gente y acá se comenten errores”.

“La línea que tiene Bolivia es progresiva, humanista y somos parte de las NNUU que pide que las condenas sean indeterminadas, que no exista cadena perpetua o pena de muerte; en esa línea está Bolivia y ahora queriendo ir a modificar la CPE estamos contra la propia doctrina que dice que todos podemos ser rehabilitados”.

 PALMASOLA-006

¿Qué hacemos con este círculo de reincidencia de cárcel, liberación, delito, cárcel?

“Cuando una persona reincide en un delito ya no debe volver a la cárcel sino a las casas de trabajo, porque debe ganar su sustento ya que ha hecho daño a la sociedad. A un principio la ciudad fue afectada y si vuelve a delinquir ya no puede seguir en las mismas condiciones, debe ir a estas casas de trabajo pero aquello no hay en el país. La gente protesta y hace que se tomen medidas duras como en el caso de linchamientos, porque la gente quiere satisfacer ese deseo de venganza. Sin embargo, en el caso de delitos sexuales o psicópatas estas personas no pueden estar en las cárceles sino en hospitales o centros psiquiátricos, pero al no haber personas profesionales psicólogos que los identifiquen y que vean que son personas que les gusta hacer daño también van a la cárcel con toda la población penitenciaria. Solo pueden estar en las cárceles los mental y físicamente sanos. Los que tienen problemas mentales deben estar en otras instancias de mayor seguridad, tienen que estar aislados, no pueden estar con la población, parece inhumano, pero si tienen alguna perturbación mental van a dañar a la sociedad y se debe restringir más sus libertades”

¿Cómo se maneja el tema de la cadena perpetua en la región?

“En Sudamérica hay varios países que manejan la cadena perpetua como en Perú, proyectos en Colombia o Argentina, pero no es la cadena perpetua que estamos considerando en Bolivia que sea cárcel hasta que se muera o hasta que sea un viejito. Se le da cadena perpetua a un sujeto pero revisable en 10, 20 o 30 años, el juez puede evaluar el caso y disponer su libertad en caso de rehabilitación. En EEUU se ve condenas de 400 años de cárcel, pero esto implica esa evaluación periódica, mientras en Bolivia no tenemos esas condiciones ni el personal capacitado y queremos dejar que la gente envejezca ahí con todas las condiciones inadecuadas y se mueran enfermas provocando otro problema a largo plazo para el Estado”.

¿Mayor personal especializado en las cárceles es una alternativa de solución?

“El primer paso es el personal. Fortalecer el personal civil trabajando en cárceles y el manejo civil en las cárceles, dejando esa tendencia policial que tenemos en Bolivia. La media internacional es un preso un rehabilitador, pero en Bolivia estamos 1 para 800, y si incluimos a los policías en esos equipos subimos el índice, pero ahora los policías solo están para cuidar la puerta. En Bolivia es el único lugar donde metemos a todos en las cárceles y sin ningún control ellos mismos comienzan a organizarse con métodos de terror, de miedo y de muerte. El Estado ha abandonado el tratamiento en los espacios penitenciarios, para ver cómo está la situación física y mental de un interno y conocer si puede retornar a la sociedad”.

“En Bolivia cuando un sentenciado a 20 años cumple la mitad de su condena ya busca su salida sin que haya tenido un proceso de rehabilitación. Qué rehabilitación puede haber en las cárceles hoy en día con una vida llena de alcohol, drogas, prostitución, hacinamiento y ocio. Pero el juez le va a dar su liberación y esa persona va a volver a cometer un delito. El personal capacitado es fundamental para resolver este problema”.

¿El segundo paso sería la infraestructura?

“La infraestructura es el otro paso. Los ancianos ya no pueden estar con los otros adultos de la población carcelaria. Solo se necesita una casa donde sean trasladados estos 70 ancianos, que sean trasladados allá y vivan su penuria en sus últimos años; las mujeres embarazadas que vivan en otra casa, con sus hijos hasta los seis años como dice la ley, son menos de cien mujeres actualmente en estado de gestación. Para cada segmento de la población se debe pensar en casas de aquellas que son incautadas al narcotráfico, por ejemplo, o hacer complejos penitenciarios con ese enfoque de segmentar y clasificar a la población carcelaria”.

“Lo que falta es decisión. Y por qué no se decide, porque cuando la cárcel está llena genera mucho dinero, y esa gallina de los huevos de oro genera millones de dólares, trillones de dólares, pero si segmentamos ya no se sacaría dinero a la gente”.

 CUMBRE-006

¿Quién debe tomar esa decisión?

“En este momento, es el presidente Evo Morales quien debe dar un mandato presidencial como cuando dijo: ‘quiero que encuentren a Martín Belaunde”, dio el mandato y en menos de 24 horas se lo encontró. Si el presidente no lo hace seguirá el problema como en el Estado Republicano donde nadie pudo hacer nada”.

Pero el mandatario ya se manifestó a favor de la cadena perpetua

“Se ha pronunciado en ese sentido porque no tiene el contexto necesario. Cadena perpetua, pero a qué cárceles, dónde se los va a enviar. Si se aprueba, mínimamente se debe tener el personal necesario, pero hace diez años que nadie puede mover esta situación, el único que puede es el presidente como Jefe de Estado y debe dar esa línea, sino vamos a seguir de tumbo en tumbo con las penurias para las personas privadas de libertad y sobre todo las penurias para la sociedad”.

//@VisorBolivia // Fotos: Archivo/ElDeber/Abi//