ZAPATA CONVIVIÓ CON MORALES Y TUVO UN PRIMER EMBARAZO EN 2005

moraleszapata-005

VISOR BOLIVIA (Monitor, 17 mayo).- La vida personal de Evo Morales y Gabriela Zapata se convirtió en un tema público a partir del contexto de los contratos estatales firmados con la empresa China Camc Eng. Nuevos detalles fueron revelados este martes en una entrevista telefónica que hizo el programa Cabildeo a la detenida en el penal femenino de Miraflores.

Las periodistas Roxana Lizárraga y Amalia Pando compartieron una entrevista lograda al interior del centro penitenciario de Miraflores con la expareja del primer mandatario, en la cual la joven mujer confirma que convivió con Morales al menos hasta 2010 en ocasionales llegadas de Cochabamba hacia los departamentos de la avenida Bush y también la avenida 20 de Octubre en la ciudad de La Paz.

“Yo siempre he creído en él hasta un día antes de entrar a la cárcel. Lo hemos apoyado, lo hemos admirado, se lo cuidaba sus cosas (…) pero él no ha tenido consideración”, declaró.

El departamento en el edificio Manatial fue indagado por la oposición que la entrevistó en el penal de Miraflores como parte de la comisión multipartidaria, pero ella negó haber vivido allí como parte del “libreto” que le pasaron desde el propio Gobierno, creyendo que con eso iba a salir en libertad. “Pero todo resultó al revés”.

Su relación resultó más que tempestuosa, porque Morales nunca quiso ver al hijo de ambos argumentando temas de “seguridad”. También tuvieron problemas verbales que la obligaron a buscar ayuda de Waldo Albarracín en agosto de 2009, quien luego confirmó en la misma emisora que conoció a Zapata y un incidente denunciado, pero negó que se haya tratado de un caso de violencia doméstica.

Un tema que sorprendió a las entrevistadoras y la allegada de Zapata, Pilar Guzmán, que se encontraba en la cabina radiofónica, fue la revelación que hizo la mujer de 30 años de haber quedado en cinta por primera vez de Morales en 2005, pero se tomó la decisión de cortar el embarazo para no “perjudicar” al entonces candidato presidencial.

“No ha sido el primer embarazo, ojo, yo me embarazo el año 2005, pero porque tenía miedo de la situación y por lo que él pasaba se ha decidido no tener ese niño. He abortado, y el 2006 vuelvo a quedar embarazada, me salgo de casa para no tener problemas. Es por eso que corto la relación con mis padres, mi padre es un hombre correcto, es oficial de policía y no hubiera aceptado ese tipo de cosas conmigo porque yo estaba estudiando, y no he terminado de estudiar, esa es la verdad”, dijo.

Sobre el nacimiento de su hijo de nombre E.F., dijo que fue Morales quien le puso el nombre y lo vio apenas un par de veces con indiferencia. El alumbramiento se dio mediante una partera particular que coordinó Eusebio Gironda, abogado del mandatario, quien también realizó todos los trámites de registro y reconocimiento.

Zapata recordó que un día llevó al niño hasta Palacio de Gobierno, pero fue rechazada por el mandatario quien desde entonces rompió relación y derivó cualquier intermediación a Hernán Soliz, el hombre que hacía los depósitos de 100 dólares por manutención en una cuenta del Banco Mercantil.

A partir de entonces, Morales le prohibió ir a Palacio y luego la echó del departamento del edificio Manatial por “razones de seguridad”. “Decía que le podían grabar, me contó un cuento de película que alguien me podía hacer daño, le podía hacer daño a él y que no nos debíamos encontrar en ese departamento y tuve que buscar otro departamento para vivir”.

En algún momento ingresa en escena el ministro de la Presidencia, Ramón Quintana, quien “le hacía seguimiento” y de quien Zapata cree que sacó toda esta problemática a público por algún motivo inexplicable días antes del referendo constitucional.

Con casi una decena de proceso en su contra incluyendo uso indebido de influencias, falsedad material, enriquecimiento ilícito y ahora organización criminal, Gabriela Zapata vuelve a amenazar con revelar todo lo que sabe sobre las adjudicaciones de contratos y las comisiones que afirma cobraron desde los despachos de Obras Públicas, Minería, ABC, Comibol o la ANH.

“Yo esas cosas no voy a declarar por acá (teléfono) pero voy a hacer llegar mediante mis abogados”, sostuvo.

Zapata luego fue llamada a su pabellón en el penal de Miraflores, donde ya lleva tres meses en detención. Su historia, calificada en los medios como una “novela”, al parecer no está próxima a concluir y más bien anticipa que tendrá otros “capítulos reveladores”.

//@VisorBolivia// Foto Archivo//

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s